Las Redes española y colombiana del Pacto Mundial dedican una jornada con expertos y empresas a desgranar las claves que las empresas que se internacionalizan en Colombia deben tener en cuenta para respetar los DDHH. La situación postbélica, desconfianza de las comunidades, inseguridad política o ciudadana están en el lado negativo de las operaciones. En el de las oportunidades, la escucha activa con los grupos de interés, el cuidado a su entorno o el impacto social positivo
La Red Española y la Red Colombiana del Pacto Mundial han celebrado en la tarde del día 30 de mayo la jornada "DDHH: Retos y oportunidades de las empresas españolas en Colombia" a través de un sistema de videoconferencia que conectó expertos y representantes empresariales de ambos países.

Los directores generales de las redes locales española y colombiana de Global Compact, Isabel Garro y Mauricio López, respectivamente, han destacado que el respeto de los derechos humanos es un pilar fundamental para el trabajo de las redes dentro de los Diez Principios, por lo que, superado el momento de reflexión es hora, como en esta jornada, de hablar de acciones concretas.

En un primer panel, titulado "Peculiaridades del contexto español y colombiano" tomaron la palabra María Prandi, experta en DDHH, y Ángela Rivas, directora de la Fundación colombiana Ideas para la paz.

Prandi ha reconocido que "el tema de los DDHH no es nuevo, pero evoluciona muy rápido. Lo que antes estaba lejos ahora está muy cerca y las empresas han de gestionarlo desde el punto de vista de la participación".

Para Prandi, las empresas españolas que tengan implantación en Colombia han de hacer un "análisis por el tipo de país, por el sector y sin olvidar que Colombia está una situación de reconstrucción postbélica".

Su compañera colombiana de ponencia, Angela Rivas, ha desgranado desde un punto de vista crítico los problemas que Colombia ofrece para el respeto de los DDHH y la actividad de empresas. Entre ellos, "las bandas criminales emergentes, el desplazamiento forzado de gran parte de la población o el factor institucional, muy relacionado con la ingobernabilidad". Otros puntos problemáticos, según Riva serían "el trabajo infantil, el hostigamiento a la población y las denuncias a las fuerzas de seguridad".

Una segunda mesa redonda, centrada en casos prácticos ha contado con expertos empresariales y sus colegas colombianos, que han ilustrado la realidad del trabajo en DDHH de las empresas españolas en el país latinoamericano. De la tertulia se destacan interesantes aportaciones, como:

– Jaume Corbella (Repsol, S.A.)
– "Nuestros principales impactos son ambientales: emisiones contaminantes, deforestación, ruidos, degeneración de caminos...".
– "Hay impactos que no necesariamente son negativos. Influyen de otra forma en el desarrollo social. Por ejemplo, donde tenemos comunidades cercanas hay aumento de contenido local con contratistas locales o se realizan inversiones en infraestructuras básicas para permitir el acceso a suministros, se contribuye en la generación de igualdad de oportunidades y ejecución de proyectos sociales".

– Claudia Patricia Lagos (Repsol en Colombia)
–  "Es importante saber cómo te ve la otra parte."
– "Cuando trabajas con comunidades étnicas hay que entender cómo las comunidades entienden el desarrollo y construir con ellas el desarrollo y la confianza."

– Asunción Soriano (Inforpress España)
– "En la relación con los empleados hay que dar un gran salto. Si las empresas quieren conseguir logros con sus equipos hay mucho por avanzar en comunicación interna y ser menos paternalista".
– "Destaco un impacto positivo: hay mucha sensibilización respecto al compromiso que las compañías tienen con las comunidades".

– Juan Eduardo Prada (Inforpress Colombia)
– "Cada vez hay una conciencia más profunda sobre la responsabilidad social".

– Marcela Velazquez (Telefonica Colombia)
– "En el respeto a los DDHH influye el contexto y la actividad. A nosotros nos preocupan los riesgos asociados a la actividad, las cadenas de valor, y la protección de los datos de las personas que utilizan las redes".
– "Las tecnologías de la información son un canal que facilita el ejercicio de los DDHH, por ejemplo, la libertad de expresión, se pueden usar las tecnologías a favor de las causas sociales".

– Andrea Padilla (Punto nacional e contacto de la OCDE en Colombia):
– "Hay que hacer aterrizar las líneas directrices de la OCDE para las empresas multinacionales y añadir herramientas sectoriales".