Las empresas son un elemento clave para el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo de Naciones Unidas. Éste es el mensaje principal que se desprende del Leaders Summit, que acaba de celebrarse en Nueva York, la Cumbre trienal de Líderes del Pacto Mundial de NNUU que este año ha transcurrido bajo el lema "Arquitectos para un mundo mejor".

Ban Ki-moon, Secretario General de la ONU, declaró que la planificación de Global Compact supone una nueva arquitectura que tiene el objetivo de "impulsar y ampliar las acciones de las organizaciones para alcanzar los objetivos de las Naciones Unidas". El líder animó a los más de un millar de directivos asistentes a alinear los intereses comerciales con el progreso social y el medio ambiente.

Todo ello queda recogido en la publicación Building the Post-2015 Business Engagement Architecture, que se presentó en la cumbre, y en tres nuevas plataformas de acción para las empresas: para la educación, la agricultura y la paz.

El plan para vincular el compromiso empresarial con las prioridades mundiales es un hito en el desarrollo del Pacto Mundial de las Naciones Unidas desde su fundación en 2000, cuando los lazos entre la ONU y las empresas eran escasos. Hoy el Pacto mundial es la mayor iniciativa del mundo de sostenibilidad corporativa, con la participación de 8.000 empresas y 4.000 organizaciones de la sociedad civil de 145 países.

Como recordó Ban Ki-moon, después de este encuentro los gobiernos se reunirán en la sede Naciones Unidas para evaluar el progreso en los Objetivos de Desarrollo del Milenio en el mundo y su plan de seguimiento con el horizonte de que vencen en 2015.