Nueva York, 25 de junio de 2015. En la mañana del 25 de junio se ha clausurado el 15º aniversario de Global Compact con una Asamblea presidida por Ban Ki-moon, Secretario General de Naciones Unidas. Ante más de mil asistentes del ámbito político, de la empresa, de las Naciones Unidas y del Pacto Mundial, el mandatario ha reconocido el trabajo y la imparable trayectoria de Global Compact, a pesar de que “algunos pensaban que era ilusorio hace quince años hablar a las empresas de Diez Principios éticos, hoy tiene un impacto positivo en las cuestiones que afectan a toda la humanidad”.

“Apostar por el desarrollo sostenible no es beneficencia, es una decisión inteligente, y nosotros somos la primera generación que puede acabar con la pobreza”

Cuestiones que ha desgranado haciendo especial hincapié en las medioambientales: “tenemos la oportunidad de combatir el cambio climático, de hacer un mundo resiliente; en diciembre decidiremos cómo actuar para parar lo que puede ser catastrófico”.

Pero no sólo ha tenido en cuenta la agenda medioambiental. Ban Ki-moon ha sido contundente en sus palabras: “apostar por el desarrollo sostenible no es beneficencia, es una decisión inteligente, y nosotros somos la primera generación que puede acabar con la pobreza”. Para Ki-moon, en el mes de septiembre los Objetivos de Desarrollo del Milenio y los Objetivos de Desarrollo Sostenible convergerán de manera definitiva y será labor de todos los agentes darnos cuenta y actuar sabiendo que “sociedad saludable y mercados saludables van de la mano”.

Con los próximos Objetivos de Desarrollo Sostenible siempre presentes, el secretario de NNUU ha exhortado a los representantes del Pacto Mundial a “buscar compromisos por la sostenibilidad”. “Trabajen desde sus empresas por el cumplimiento de los Diez Principios”, ha apuntado.

Ante la Asamblea se ha felicitado de que quince años después, las Naciones Unidas se hayan abierto a la comunidad empresarial, algo que no había sido nada habitual. Por ello ha clausurado su mensaje con una llamada a la colaboración del sector privado: con los gobiernos para combatir la corrupción, con los inversores para orientar la financiación al desarrollo y con las Naciones Unidas para fortalecer sus valores desde el multilateralismo.

A las palabras de Ban Ki-moon les ha seguido una nutrida ronda de intervenciones de todos los grupos de interés, así como la presentación de un estudio sobre el impacto que ha tenido Global Compact durante los últimos quince años. Del mismo se han extraído conclusiones tan interesantes como que el Pacto Mundial está listo para trabajar con el sector privado en proyectos colaborativos, pero necesita agilizar los procesos, dado que la sostenibilidad ya está en la agenda de las empresas. Hasta tal punto que reconocen que éstas consideran estratégico convertir los riesgos relacionados con la sostenibilidad en oportunidades.

Vanesa Rodríguez. Directora de comunicación de la Red Española del Pacto Mundial