Los participantes en la Tercera Conferencia Internacional sobre Financiamiento al Desarrollo alcanzaron el día 16 de julio un acuerdo con las medidas y prácticas a seguir para generar inversiones que impulsen la agenda de desarrollo sostenible que regirá los próximos 15 años.

Los recursos se asignarán a los mayores desafíos económicos, sociales y ambientales que afronta la humanidad.

La Agenda de Acción de Addis Abeba es un acuerdo histórico que provee la base para implementar la agenda de desarrollo sostenible que los líderes mundiales adoptarían en septiembre próximo.

El documento fue elaborado por los 193 Estados miembros de la ONU bajo el liderazgo de Etiopía, el país sede de la Conferencia y contiene más de cien medidas concretas que abarcan todas las fuentes de financiamiento y contemplan una amplia variedad de aspectos entre los que destacan la ciencia y la tecnología, las innovaciones y el comercio.

Establece también la movilización de recursos nacionales a través de una ampliación de la base tributaria, una mejora de los sistemas recaudatorios y el combate a la evasión fiscal y los flujos financieros ilícitos.

Asimismo, compromete a los países a cumplir con la partida de asistencia oficial al desarrollo, sobre todo hacia los países menos desarrollados, y estipula una mayor cooperación Sur-Sur.

La adopción del texto se logró tras meses de negociaciones entre los países y marca un hito en la creación de alianzas globales que propicien una prosperidad económica incluyente y mejoren el bienestar de la población en general, además de proteger el medio ambiente.

El Secretario General de la ONU, Ban Ki-moon, sostuvo que se trata de un paso muy importante en la construcción de un futuro sostenible para todos. “Proporciona un marco de trabajo para financiar el desarrollo sostenible. Los resultados en Addis Abeba nos dan el fundamento de una asociación global revitalizada para un desarrollo que no dejará atrás a nadie”, apuntó.

El cónclave de la capital etíope ha sido la primera de tres eventos cruciales que definirán este año el futuro mundial. El siguiente será la reunión en Nueva York para la agenda de desarrollo sostenible, y el tercero la Conferencia en París que tendrá lugar en diciembre para llegar a un acuerdo vinculante de mitigación del cambio climático.

El secretario general de la Conferencia de Addis Abeba, Wu Hongbo, afirmó que el acuerdo supone un punto de inflexión en la cooperación internacional que dará como resultado las inversiones necesarias para una agenda de desarrollo sostenible que mejore la vida de la gente dondequiera que se encuentre.

El Secretario General de Naciones subrayó que el resultado exitoso en la conferencia de financiación que se está celebrando en Etiopía es vital para la futura agenda de desarrollo sostenible, conforme las negociaciones para un documento provisional entraron en su etapa final.

«Esta Conferencia muestra el camino a seguir, con los gobiernos, las organizaciones internacionales, las instituciones financieras, las empresas y la sociedad civil trabajando juntos por el desarrollo sostenible. Me siento muy alentado por el fuerte impulso y la participación de todas las partes», dijo Ban Ki-moon en una rueda de prensa en Addis Abeba.

El titular de la ONU indicó que varias iniciativas y compromisos fueron anunciados esta semana en el marco de la Tercera Conferencia Internacional de la ONU sobre la Financiación para el Desarrollo, pero que hoy, mañana y en las próximas semanas habría más. «En conjunto, los resultados aquí en Addis Abeba pueden brindarnos la base para una alianza global revitalizada para un desarrollo sostenible que no deje a nadie rezagado», dijo. Ban urgió a los negociadores a recordar ese objetivo mientras concluyen su trabajo.

El documento, que una vez adoptado será conocido como la Agenda de Acción de Addis Abeba, presenta un ambicioso marco de financiamiento que incluye compromisos políticos concretos en al menos seis áreas cruciales.

Entre estos compromisos cabe destacar un nuevo pacto social para la inversión de calidad; un paquete para los países menos desarrollados, que incluye la promesa de incrementar la asistencia oficial al desarrollo; y un nuevo mecanismo de facilitación tecnológica que tiene como objetivo ayudar a desarrollar, transferir y difundir tecnologías relevantes para los objetivos de desarrollo sostenible.

«Un resultado positivo es crucial para crear confianza e impulso hacia la adopción de una ambiciosa agenda de desarrollo post-2015, en Nueva York, en septiembre, y un acuerdo universal sobre el cambio climático, en diciembre, en París», concluyó Ban.