El Grupo de Trabajo de las Naciones Unidas sobre Empresas y Derechos Humanos reunidos en Ginebra el mes pasado, insta a los gobiernos de todo el mundo a velar para que el sector privado respete y trabaje por el desarrollo sostenible y por una mayor transparencia y rendición de cuentas frente a los riesgos e impactos en derechos humanos.

"Los Estados deben establecer una visión clara para conectar el creciente papel del sector privado y las empresas en el desarrollo sostenible, con la rendición de cuentas y las normas acordadas para alinear los negocios con los derechos humanos", dijo el grupo de expertos independientes en una carta1 que estable las líneas a seguir en el tramo final para la negociación de la Agenda Post2015.

“Los objetivos son ambiciosos piden un mundo que respete los derechos humanos y la dignidad humana, libre de pobreza, hambre, enfermedad y libre de miedo y violencia”, declaró Margaret Jungk, quien actualmente encabeza el Grupo de Trabajo. También alabó la Agenda Post2015 y su mensaje sobre la necesidad de que todos los sectores de la sociedad contribuyan.

En su carta, los expertos destacan la importancia de involucrar a todas las partes interesadas, incluido el sector privado, en la aplicación de la nueva Agenda de desarrollo Post2015. Sin embargo, advierten que las actividades empresariales también pueden socavar el respeto de los derechos humanos si no se regula adecuadamente.

"Es muy importante asegurar que el papel de las empresas en el desarrollo sostenible se ajusta con una adecuada rendición de cuentas", dijo el experto en derechos humanos.

(*) Véase la carta del Grupo de Trabajo: http://www.ohchr.org/EN/Issues/Business/Pages/2015Activities.aspx