La cooperación al desarrollo puede ser definida como el conjunto de actuaciones destinadas a promover el progreso económico y social de los países y redistribuir de una forma más equitativa los recursos de la población mundial. Tradicionalmente, la cooperación ha sido una cuestión abordada por los estados; no obstante, las grandes transformaciones económicas y sociales a nivel internacional han puesto de relieve la importancia que el sector privado puede y debe jugar en la materia.

Durante los últimos años, muchas empresas han ido adquiriendo responsabilidades en materia social y algunas  ya han realizado proyectos de cooperación a través de políticas enmarcadas en la responsabilidad social corporativa. Sin embargo, cada empresa ha llevado a cabo estos proyectos de acuerdo a su propio modelo de negocio. Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) vienen a establecer un marco común para el desarrollo sostenible a nivel internacional, lo que proporciona por primera vez a las empresas una guía específica para conocer qué temáticas trabajar y cómo encuadrar sus contribuciones en materia de desarrollo.

Actualmente, la Red Española del Pacto Mundial colabora con la AECID en un novedoso proyecto que pretende impulsar las alianzas público privadas, tal y como estipulas los ODS al tiempo que acerca a las empresas diferentes recursos y apoyos para emprender acciones que contribuyan al desarrollo sostenible, en este caso, fuera de nuestras fronteras.

En el IV Plan Director de la AECID donde se concretan  áreas prioritarias sobre las que el sector privado puede elegir  trabajar para generar desarrollo sostenible: a través del tejido económico inclusivo y la generación de empleo, fomentando la  sostenibilidad ambiental e innovando en materia científica y tecnológica. Estos dos marcos son complementarios y pretenden guiar la labor de las empresas españolas en materia de cooperación.

La AECID es el principal órgano de gestión de la cooperación española, orientado a la lucha contra la pobreza y al desarrollo humano sostenible. Junto a ella trabajamos por dar un cauce adecuado a las empresas para que se posicionen como motores de la nueva agenda de desarrollo.

Resulta fundamental que el sector privado cuente con estos marcos específicos. En el caso de la cooperación al desarrollo que puede representar una verdadera oportunidad de negocio, cuenta además con el respaldo de la AECID, que pone a disposición de las empresas diferentes fondos a través de los cuales éstas pueden financiar sus proyectos en cooperación:

  • Convocatorias de subvenciones para acciones de cooperación para el desarrollo
    Convocatorias de subvenciones para la realización de proyectos de innovación para el desarrollo
    Alianzas Público Privadas para el Desarrollo (APPD)

En primer lugar, el participar en proyectos de cooperación da acceso a las empresas a nuevos mercados y oportunidades de negocio, más allá de nuestras fronteras, adquiriendo además la licencia social necesaria para poder desplegar sus actividades comerciales y expandirse.

En segundo lugar, invertir en los ODS constituye en sí una oportunidad de negocio. Cada uno de los objetivos de desarrollo sostenible puede encuadrarse dentro de un ámbito diferente que necesita soluciones innovadoras y servicios específicos (por ejemplo las energías renovables, el agua y saneamiento o la lucha contra el cambio climático).

En los próximos años, los ODS concentrarán un gran número de inversiones públicas y privadas para dar respuesta a estas soluciones, lo que supone una oportunidad de negocio real para las empresas. En tercer lugar, la apuesta por el desarrollo sostenible trae consigo la creación de sistemas financieros y comerciales abiertos y regulados, lo que mejora el clima para la inversión financiera y consecuentemente la productividad empresarial.

Y por último las empresas que trabajen en materia de cooperación al desarrollo, se posicionarán como agentes motores del desarrollo sostenible a nivel internacional a través de la contribución dentro y fuera de nuestras fronteras a los ODS y conseguirán llevar sus políticas de responsabilidad social corporativa a un nuevo nivel, alineadas con la nueva agenda global de Naciones Unidas.

El próximo mes celebramos una interesante jornada en colaboración con la AECID donde se hará una aproximación teórica y práctica al papel de las empresas en el desarrollo y cómo se puede acceder a recursos que sustenten sus acciones.

Si estás interesado en asistir, rellena este sencillo formulario y te haremos llegar una invitación.