La Red Española del Pacto Mundial busca que sus socios y firmantes tengan lo más fácil posible la articulación de sus primeros pasos a seguir para incorporarse con un papel activo y protagonista al cumplimiento de los nuevos Objetivos de Desarrollo Sostenible que se acaban de presentar. Estos 17 ODS con sus 169 metas marcan las líneas de la nueva Agenda de Desarrollo Sostenible que los estados han acordado en Naciones Unidas.

Sucesores de los antiguos Objetivos de Desarrollo del Milenio, como ya se conoce, reúnen varias diferencias, entre ellas una muy importante: el papel más destacado que tiene el sector privado y las empresas en particular a la hora de alcanzar su consecución.

Que las empresas identifiquen sus primeros pasos a seguir para incorporarse con un papel protagonista

Para que éstas puedan conocer detalles de lo que se espera, de la importancia de su contribución y de los que pueden ser los primeros pasos a seguir, queremos compartir los cinco primeros retos que tienen por delante para convertirse en protagonistas del desarrollo:

1. Conocer los 17 objetivos de desarrollo sostenible, evaluar su impacto y definir prioridades. Son más numerosos que los anteriores, pero presentan una mayor preocupación por la sostenibilidad económica y medioambiental. Cada empresa tiene unas características particulares y por lo tanto determinados ODS afectarán más a su área de negocio que otros. Las empresas deben identificar qué objetivos les afectan de forma más directa y priorizar la actuación sobre ellos. Para ello es necesario evaluar los impactos de la empresa sobre el conjunto de los ODS, lo que facilitará la labor de definir prioridades.  Junto a la pobreza y el hambre se va a trabajar con la energía, las ciudades o la empleabilidad. Conócelos aquí.

2. Innovar hacia un modelo de negocio sostenible e inclusivo, estableciendo metas de empresa que estén alineados con los ODS identificados como prioritarios.  Una vez identificadas las prioridades en relación a los ODS, las empresas deben empezar a establecer objetivos medibles y tangibles a corto y largo plazo.

3. Fomentar las alianzas público-privadas y sectoriales.  Los ODS no pueden entenderse sin las alianzas entre los diferentes actores de la sociedad, esta será una cuestión clave en la consecución de los mismos. Es importante la colaboración entre las propias empresas, a través de la cadena de valor e iniciativas sectoriales, pero la cuestión primordial será establecer alianzas estratégicas entre gobiernos, sociedad civil y sector privado.

4. Garantizar el reporte y la comunicación de la contribución de las empresas a los ODS de forma concisa, confiable y eficaz. Los ODS brindan la oportunidad a las empresas de utilizar un lenguaje y marco común en materia de desarrollo sostenible a la hora de reportar y comunicar. Toda información encuadrada dentro del marco internacional será mejor entendida y mayor valorada por todos los grupos de interés.

5. Replicar el nuevo modelo de negocio en todos los países donde las empresas desarrollan su actividad y cadena de suministro. Este nuevo escenario ligado al desarrollo sostenible es complementario y se ha de apoyar en otros marcos y referencias con los que ya vienen trabajando las empresas responsables, como los Diez Principios o el marco de John Ruggie. Por eso se mantiene la importancia de extender las prácticas a todos los países donde se opera los estándares de DDHH, medioambientales y de lucha contra la corrupción, así como trabajar para que se implanten en todos los niveles de la cadena de suministro, alcanzando a proveedores y grupos de interés.