Aprovechando la participación de Ramón Jáuregui en el debate que la Red Española del Pacto Mundial organizó en colaboración con el Grupo Prisa y Planeta Futuro sobre el papel de las empresas ante los ODS, le entrevistamos sobre la evolución de la RSE. Jáuregui ha sido y es uno de los impulsores de la responsabilidad social en nuestro país y su visión crítica y honesta sobre lo acontecido aporta un gran valor. Si lo prefieres, lo tienes en vídeo.

¿Cómo valora desde su experiencia la evolución de las empresas en materia de responsabilidad social?

Las empresas han avanzado seriamente en esta idea, pero no está extendida del todo al conjunto de las empresas y a las pymes en particular como una idea renovadora. Por eso creo que hay mucho camino por recorrer, soy bastante crítico con lo que se ha hecho hasta la fecha, valoro positivamente lo que han hecho muchas empresas, pero creo que, en general falta mucho camino por hacer.

¿Hacia dónde debería ir esa evolución?

Hacia la idea de que tiene que ser parte estratégica de la empresa. No se trata de que nos expliquen lo que hacen con sus beneficios, lo que queremos saber es cómo  los obtienen. La RSE es una política integral. De responsabilidad con la sociedad. Con sus impactos, con el hábitat sociolaboral y medioambiental. Va de abajo a arriba, abarca todos los departamentos de la empresa.

Que se incremente la responsabilidad de las empresas en los ODS recién aprobados, son el revulsivo necesario  para la RSE o un exceso de ambición?

Todo lo que sea que la empresa mejore su comportamiento para con el resto de la sociedad no puede ser un exceso de ambición. Revulsivo tampoco lo será, porque muchas empresas no van a saber de qué va esto de los ODS o la Agenda 2030 de Naciones Unidas, pero sí van a ser una referencia, una conexión con los objetivos de la sociedad internacional para que combatamos la pobreza, para que seamos capaces de hacer sostenible nuestro medioambiente… Va a vincular a las empresas con esos grandes objetivos de la sociedad. Pero creo que la RSE es más bien una política que tiene que ser asumida íntegramente por el seno de la empresa al margen de acontecimientos concretos.

¿Cuál es bajo su opinión el papel del Pacto Mundial en el escenario actual?

El Pacto Mundial está bien porque Naciones Unidas ha marcado unas referencias. Pero hace falta que la ONU establezca probablemente un instrumento jurídico para comprometer a las empresas en relación a los derechos humanos y con su participación en los ODS. Voluntariamente solo no vamos a avanzar demasiado. Por eso yo soy de los que cree que Naciones Unidas tiene que acabar construyendo una norma jurídica que vincule a las empresas con la vulneración de los derechos humanos que ellas puedan provocar. Entendiendo por derechos humanos los objetivos básicos de una ley universal de comportamiento digno en relación al ser humano y a la sostenibilidad medioambiental. Bajo ese paraguas creo que Naciones Unidas y el Pacto Mundial son una referencia que hay que aprovechar.

Ramón Jáuregui

Presidente de la Asamblea Parlamentaria Euro Latinoamericana