La 21 Conferencia de las Partes de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP21) tiene como objetivo alcanzar un nuevo acuerdo que reemplace, a partir del año 2020, el Protocolo de Kioto firmado en 1997.

En este ámbito, en Repsol, como miembros de la Oil and Gas Climate Initiative (OGCI)  , apoyamos el futuro acuerdo y exponemos nuestro compromiso con esta iniciativa. Entendemos que la lucha contra el calentamiento global es un desafío que todos debemos afrontar con el mismo nivel de compromiso y determinación, siendo ambiciosos en los objetivos de reducción, y flexibles en los métodos para conseguirlos.

 

Contribución de la empresa privada

 Nuestro presidente, Antonio Brufau, ha declarado que “la contribución de la empresa privada va a ser crucial para la consecución de un acuerdo global” y se muestra plenamente de acuerdo con la posición de las Naciones Unidas respecto a que no sólo se debe incluir a los países, sino que este compromiso debe hacerse extensivo al sector industrial y a las compañías privadas.

Para Antonio Brufau, el mundo necesita un “nuevo modelo de acercamiento al cambio climático”, en el que el sector industrial y las empresas privadas deben ser consideradas “parte importante de la solución al cambio climático”, gracias a su capacidad para realizar inversiones en materia de innovación y tecnología. Además, en este modelo la reducción de emisiones debe ser compatible “con el crecimiento económico y la mejora de la competitividad industrial”.

En Repsol participamos en el esfuerzo colectivo para reducir las emisiones de CO2, y ello ha quedado reflejado en el nuevo Plan Estratégico. Hasta ahora nuestro Plan de Reducción de Emisiones de CO2 nos ha permitido alcanzar una reducción del 12,7% en el año 2014 respecto a 2010 y ahora, el objetivo a futuro, es lograr una disminución mayor del 22% en 2020.

Vamos a continuar coordinando nuestras acciones dentro de la OIGC e intensificando nuestras inversiones para contribuir a la reducción de la intensidad de los gases de efecto invernadero. En esta línea, apostamos por una mayor eficiencia energética en operaciones, por una contribución al aumento de la presencia del gas en el mix energético mundial y por profundizar en la captura y almacenamiento del CO2, aportando, también un esfuerzo tecnológico, entre otras acciones.

 

Iniciativas en Repsol

En el corto plazo, en Repsol estamos intensificando las iniciativas para reducir el impacto de nuestras operaciones y del uso de nuestros productos. En el largo plazo, estamos desarrollando nuevas tecnologías y examinando modelos de negocio para jugar un rol competitivo en un futuro que sin duda será más bajo en carbono.

Nuestro Plan de Energía y Carbono, nos ha permitido reducir cerca del 13% las emisiones en el año 2014 respecto a 2010 y marcarnos un nuevo objetivo de reducción mayor al 22% en 2020. Las áreas de Refino y Química son los principales motores de este esfuerzo en eficiencia, aunque con la adquisición de Talisman Energy, el negocio de Upstream aumentará la presencia en el cumplimiento de este objetivo.

El Plan integra la reducción de la intensidad energética y la de emisiones continuando con la búsqueda de oportunidades de negocio sostenibles y relacionadas con la generación renovable y la movilidad eléctrica. En esta estrategia de eficiencia energética, el grueso de las acciones recae sobre las áreas de Refino y Química, con medidas como la sustitución de equipos por otros más eficientes y la integración energética entre unidades para reducir el consumo a través de la recuperación de calor. En el plan anterior, adoptamos medidas de gran impacto en la reducción de emisiones como el cambio de combustible (de fuelóleo a gas natural) y la reducción de los gases de antorcha en todas las refinerías.

En Exploración y Producción de hidrocarburos las acciones pasan también por hacer más eficientes los grandes equipos consumidores de energía, como bombas, turbinas o compresores. En el área comercial, los negocios de mayor tamaño, GLP y estaciones de servicio, también están involucrados en este plan. En las estaciones de servicio proseguirá la instalación de domótica y el cambio a iluminación LED, que ahorra hasta un 80% del consumo eléctrico.

Por otro lado, hemos sido pioneros en la aplicación de la Norma Internacional ISO 50001, el estándar más aceptado para homologar sistemas de gestión de la energía. De hecho, la refinería de A Coruña fue la primera del mundo en certificarse bajo esta norma.

La Compañía también trabaja en conocer y reducir las emisiones de gases de efecto invernadero de sus productos, desarrollando diversas iniciativas para cuantificar y verificar su huella de carbono bajo la especificación técnica ISO 14067.

 

Arantza Hernanz Martín.

Subdirectora de Responsabilidad Corporativa, Relaciones con Comunidades y Derechos Humanos dentro de la Dirección Corporativa de Relaciones Institucionales y Responsabilidad Corporativa de Repsol.