El sábado 12 de diciembre se alcanzó en París el Acuerdo contra el Cambio Climático que implica el compromiso de 195 países para limitar el aumento de las temperaturas del planeta en menos de 2 grados centígrados. A través de iniciativas como el Pacto Mundial de la ONU, las empresas responsables tendrán un papel crucial que desempeñar en los esfuerzos de aplicación de todo el Acuerdo que será firmado formalmente el 22 de abril del próximo año.

En la sesión de clausura de la Conferencia, el Secretario General de la ONU,  Ban Ki-moon,  extendió su más calurosa felicitación a los delegados y afirmó que el 12 de diciembre pasará a la historia porque el acuerdo es un triunfo monumental para los pueblos y el planeta.

"No podía irme sin darles las gracias a todos. En un momento de desafío sin precedentes, han demostrado un liderazgo sin precedentes", les dijo el máximo mandatario de la ONU.

Añadió que los gobiernos se han comprometido a un acuerdo vinculante, robusto, que pugna por la transparencia con el establecimiento de mecanismos de revisión; a partir de 2018 permitirá a las partes evaluar cada cinco años qué hace falta hacer en el campo climático.

El sector privado ante el reto

Lise Kingo, Directora Ejecutiva de Global Compact, ha trasladado tras el acuerdo del sábado sus felicitaciones "al Secretario General Ban Ki-Moon, la Secretaria Ejecutiva de la CMNUCC Christina Figueres,  y al ministro francés de Asuntos Exteriores, Laurent Fabius y líderes gubernamentales de 195 países por este hito histórico”.

Global Compact considera que el Acuerdo de París envía las señales de mercado adecuadas que proporcionarán previsibilidad, desbloquearán el capital, impulsarán la innovación y premiarán las prácticas empresariales responsables.

Tras el Acuerdo de París, el sector privado tiene un papel importante que desempeñar”, ha dicho Kingo, “y creemos que la empresa responsable puede ayudar a llenar la brecha entre lo que se ha comprometido por los gobiernos y lo que se necesita para llegar a una economía neutra en carbono”.

Una vez finalizada la cumbre de París, necesitamos el cien por cien de la participación del sector privado. Debemos aumentar el ritmo y la ambición por la sostenibilidad corporativa, puesto que los riesgos y las oportunidades son ahora aún más evidentes. Trabajando de cerca con nuestras redes locales en más de 80 países, vamos a seguir inspirando a las empresas a transformar sus modelos de negocio, reasignar su capital para invertir en tecnologías que reduzcan las emisiones de carbono y a ser transparentes acerca de sus esfuerzos para garantizar que se cumplan los compromisos”, se ha comprometido la responsable de Global Compact.

En todo el mundo, las empresas están poniendo en práctica medidas para anticipar y adaptarse a los impactos climáticos. De realizarse correctamente, este proceso trae múltiples beneficios a las empresas, tales como evitar costes, proteger a los empleados, la ampliación de las cuotas de mercado a través de nuevos productos y servicios y el acceso a nuevas fuentes de financiación. Las empresas reconocen que su capacidad de crecer y prosperar no puede ir aislada del bienestar de la comunidad.

En un comunicado, Kingo ha aseverado que “nosotros, en el Pacto Mundial de las Naciones Unidas estamos listos para ayudar a líderes gubernamentales y empresariales frente a este reto”.

Más información.