Isabel Garro, directora general, rescata una fábula para hablar de las capacidades del sector privado de cara al desarrollo sostenible.