El ODS1 está relacionado con los Principios 1 y 2 del Pacto Mundial de Naciones Unidas. 

¿En que consiste el Objetivo 1?

Mientras la tasa de pobreza en el mundo se ha reducido a la mitad desde el año 2000, todavía aproximadamente el 17% de la población mundial – más de 1 billón de personas – viven con menos de 1,13 euros al día. Si bien se han conseguido avances, aún hay mucho por hacer. Una lección aprendida durante los últimos años es que los mercados para ser fuertes necesitan de sociedades fuertes de las que ir de la mano.

"Las empresas han encontrado oportunidades de negocio en la adopción de medidas para ayudar a reducir la pobreza"

En los países en desarrollo, los mercados se han expandido de forma considerable en la última década, lo que ha mejorado el acceso a nuevas oportunidades económicas. El volumen de recursos provenientes de inversiones del sector privado en estos países ha hecho que disminuya la ayuda externa que venían recibiendo, adquiriendo las empresas un papel protagonista en la reducción de la pobreza global.

Las empresas han encontrado oportunidades de negocio en la adopción de medidas para ayudar a reducir la pobreza en aquellos mercados donde operan. Particularmente, en la creación de modelos de negocio inclusivos y desarrollando productos y servicios innovadores que beneficien a las comunidades afectadas por la pobreza. Al llevar a cabo estas acciones, muchas empresas han contado con las comunidades como consumidores, empleados en la cadena de suministro, proveedores o distribuidores, incidiendo positivamente en las mismas.

Las empresas pueden tener un impacto positivo en muchos de los aspectos derivados de la pobreza como la seguridad alimentaria, la precariedad laboral, la falta de acceso a servicios básicos de calidad, la sanidad, la educación, el saneamiento, la escasez de recursos naturales, la falta de autonomía y la seguridad personal.

¿Cómo pueden las empresas contribuir al ODS 1?

Las empresas pueden contribuir de diferentes maneras al Objetivo 1. Hay determinadas empresas cuyo núcleo de negocio está más directamente ligado a este objetivo, como las del sector de tecnología e innovación, cuyos avances pueden impulsar la reducción de la pobreza a escala global o las del sector financiero. No obstante, todas las empresas, independientemente de su sector, pueden tomar medidas para contribuir.

A nivel interno:

  • Proporcionando condiciones laborales adecuadas a sus trabajadores, que les permitan acceder a condiciones de vida dignas.
  • Poniendo en marcha políticas de igualdad en la empresa, dando a las mujeres la oportunidad de desarrollarse laboralmente de forma igualitaria.
  • Llevando a cabo medidas de diversidad en la empresa, proporcionando a los grupos desfavorables igualdad de oportunidades laborales.
  • Fomentando el empleo joven, para proporcionar a las nuevas generaciones igualdad de oportunidades.
  • Mejorando las cuestiones relacionadas con la prevención y la salud laboral.
  • Proporcionando formación continua a los empleados.

A nivel externo:

  • Utilizando los productos y servicios de la empresa para encontrar soluciones a las diferentes variables que producen pobreza. Por ejemplo, una empresa del sector bancario a través de la extensión de microcréditos, una empresa de telecomunicaciones, creando conexiones entre diferentes actores para fomentar el crecimiento económico o una empresa de tecnología, fomentando avances científicos que ayuden a reducir la pobreza.
  • Disminuyendo el impacto medioambiental que tienen sus actividades y operaciones, para evitar crisis ambientales y económicas que repercutan en la población.
  • Realizando proyectos de cooperación al desarrollo, que permitan mejorar las condiciones de vida de miles de personas fuera de nuestras fronteras.
  • Creando alianzas público-privadas con ONG y administraciones públicas para proyectos específicos que favorezcan la reducción de la pobreza.

Experiencias del sector privado

Algunos de nuestros socios, cuentan en primera persona casos de éxito con los que contribuyen a erradicar la pobreza en todas sus formas y en todas partes:

Banco Popular: Bancarización a través de microcréditos

Caixabank: Objetivo: romper el círculo de la pobreza hereditaria

¿Cómo pueden medir las empresas su contribución al Objetivo 1?

Las empresas tienen a su disposición diferentes indicadores dentro de la herramienta ‘’Global Compact Compasss’’, elaborada por GRI, UN Global Compact y el World Business Council for Sustainable Development (WBCSD).

Esta herramienta cuenta con indicadores específicos para que las empresas puedan comprobar sus avances en las contribuciones de los diferentes ODS.

Algunos ejemplos de indicadores relativos al ODS 1 son:

  • Porcentaje medio de sueldos desagregados por tipo de contrato.
  • Porcentaje de beneficios que se reinvierten localmente o en el país donde se realizan las operaciones.
  • Iniciativas para mejorar el acceso a servicios financieros para personas desfavorecidas.
  • Volumen de biocombustibles producidos y adquiridos con criterios de sostenibilidad.

¿Qué herramientas tienen las empresas a su disposición para facilitar la contribución al objetivo 1?

Las empresas cuentan con diferentes herramientas para guiar sus contribuciones a los ODS y más específicamente al objetivo 1.

Algunos Datos sobre la erradicación de la pobreza

  • 836 millones de personas aún viven en la pobreza extrema
  • El 28,6% de la población española está en situación de riesgo de pobreza o de exclusión social (INE)
  • Alrededor de 1 de cada 5 personas de las regiones en desarrollo vive con menos de 1,25 dólares diarios
  • La gran mayoría de esos pobres pertenece a 2 regiones: Asia Meridional y África Subsahariana
  • Los elevados índices de pobreza se ven a menudo en países pequeños, frágiles y afectados por conflictos
  • En el mundo, 1 de cada 7 niños menores de 5 años no tiene una altura adecuada para su edad
  • En 2014, 42 000 personas tuvieron que abandonar sus hogares cada día en busca de protección debido a un conflicto

Metas del ODS1

  • Para 2030, erradicar la pobreza extrema para todas las personas en el mundo, actualmente medida por un ingreso por persona inferior a 1,25 dólares de los Estados Unidos al día.
  • Para 2030, reducir al menos a la mitad la proporción de hombres, mujeres y niños de todas las edades que viven en la pobreza en todas sus dimensiones con arreglo a las definiciones nacionales.
  • Poner en práctica a nivel nacional sistemas y medidas apropiadas de protección social para todos, incluidos niveles mínimos, y, para 2030, lograr una amplia cobertura de los pobres y los vulnerables.
  • Para 2030, garantizar que todos los hombres y mujeres, en particular los pobres y los vulnerables, tengan los mismos derechos a los recursos económicos, así como acceso a los servicios básicos, la propiedad y el control de las tierras y otros bienes, la herencia, los recursos naturales, las nuevas tecnologías apropiadas y los servicios financieros, incluida la microfinanciación.
  • Para 2030, fomentar la resiliencia de los pobres y las personas que se encuentran en situaciones vulnerables y reducir su exposición y vulnerabilidad a los fenómenos extremos relacionados con el clima y otras crisis y desastres económicos, sociales y ambientales.
  • Garantizar una movilización importante de recursos procedentes de diversas fuentes, incluso mediante la mejora de la cooperación para el desarrollo, a fin de proporcionar medios suficientes y previsibles a los países en desarrollo, en particular los países menos adelantados, para poner en práctica programas y políticas encaminados a poner fin a la pobreza en todas sus dimensiones.
  • Crear marcos normativos sólidos en los planos nacional, regional e internacional, sobre la base de estrategias de desarrollo en favor de los pobres que tengan en cuenta las cuestiones de género, a fin de apoyar la inversión acelerada en medidas para erradicar la pobreza.