Desde hace cuatro años en Famosa mantenemos un permanente debate interno acerca de cómo responder de manera responsable a las expectativas de nuestros grupos de interés, dentro de nuestro marco estratégico de responsabilidad social corporativa. Nuestro programa de RSC viene abordando desde entonces con una nueva óptica los retos de sostenibilidad a los que nos enfrentamos dentro del ámbito global del sector juguetero; y, en particular, los derivados de nuestro contexto socioeconómico más cercano.

En 2012 comenzamos a desarrollar e implantar con éxito nuestro Plan de Mejora Ambiental en nuestras instalaciones en España, para lo que publicamos nuestra Política integrada de Calidad, Medio Ambiente y Prevención de Riesgos Laborales, y revisamos nuestros procedimientos internos con el ánimo de lograr la excelencia en nuestras operaciones. Esto nos permitió certificar en 2013 nuestras instalaciones de acuerdo a un Sistema Integrado de Gestión, sobre el que año a año seguimos trabajando en una senda de permanente mejora continua. Además, así respondemos satisfactoriamente a las demandas externas de información ambiental que recibimos, tanto de las administraciones públicas de España como de los países europeos en los que fabricamos: Portugal, Italia, Alemania y Francia.

En 2013 realizamos un estudio multidisciplinar acerca del concepto del juguete responsable, para el que contamos con la colaboración de destacados representantes de la industria juguetera, asociaciones de consumidores y entidades de educación para el consumo responsable, mundo académico, organizaciones de la sociedad civil, representantes del mundo de la publicidad y expertos en RSC. Nuestro objetivo era obtener una visión contextual de la RSC desde las diferentes perspectivas de nuestros grupos de interés, aplicada a la cadena de valor del juguete, y destacando las características diferenciales de nuestro sector productivo. Los resultados de este estudio, presentados en la jornada Juegorama 2013 celebrada en nuestra fábrica de Alicante, nos permitieron poner el foco en aquellos aspectos más relevantes de nuestra actividad como industria caracterizada fundamentalmente por unos consumidores extremadamente exigentes y vulnerables – la infancia – y una producción altamente deslocalizada en Asia.

Aquel estudio nos permitió sintetizar las claves de lo que debía ser un juguete responsable como eje de nuestra actividad: aquel que es divertido y atractivo para los niños, facilita su desarrollo y promueve valores positivos, fomenta su salud física, mental y emocional, es respetuoso con las personas y el medioambiente, y se produce de manera ética, rentable y sostenible.

El compromiso de Famosa con una producción y un consumo sostenibles del juguete quedó recogido en 2014 en nuestro Código de Conducta, que hemos difundido y promovido en todo el Grupo Famosa. En él se manifiesta nuestro firme compromiso con los principios del Pacto Mundial de Naciones Unidas e, igualmente, queremos hacer partícipes del mismo a las entidades con las que nos relacionamos. Así, desde finales de 2014 transmitimos nuestros compromisos y expectativas en la materia a nuestros proveedores a través de nuestro Código de Conducta para Proveedores. A pesar del breve periodo de tiempo transcurrido, podemos decir que ya lo han suscrito 31 proveedores estratégicos, que suponen más del 75% del importe total de compras productivas en 2015, incluyendo todos los proveedores nuevos de producto acabado propio en China, las principales referencias en peluches, los proveedores chinos de componentes como baterías y cargadores, y los principales proveedores españoles de cables y conjuntos metálicos. También venimos desarrollando una activa colaboración con nuestros grandes clientes para cumplir con sus demandas de información en relación con el cumplimiento de los principales estándares de RSC a lo largo de toda la cadena de valor.

La Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas, considerada por muchos como una sugerente hoja de ruta para construir la RSC de las empresas en los próximos años, nos interpela hoy desde un contexto global y nos obliga a cuestionarnos cuál queremos que sea la aportación de nuestra empresa y nuestro sector, y cómo nuestras decisiones de gestión contribuyen al buen progreso hacia el cumplimiento de sus 17 Objetivos.

El ODS 12 apunta hacia el mismo foco que Famosa, ya que nos invita a trabajar por modelos de consumo y producción responsables y sostenibles, marcando un camino que venimos recorriendo en estos últimos años, tanto en nuestra producción local como en la relación con nuestros principales proveedores. A pesar de contar con casi 60 años de existencia en el mercado español e internacional, en Famosa seguimos cada día preocupados por el cumplimento de las más exigentes normativas en materia de seguridad del producto, por fomentar la innovación continua en el diseño y desarrollo del juguete, por desarrollar una activa colaboración sectorial hacia la mejora de los impactos industriales, y por garantizar la protección de la infancia, incluyendo los aspectos de etiquetado y publicidad.

El juguete es un producto muy especial y atractivo, porque contribuye de manera directa al desarrollo y el bienestar de la infancia. Pero del mismo modo su producción y consumo se apoyan en una cadena de valor de alta visibilidad y exigencia para todos los que formamos parte de ella. Y eso nos obliga a aspirar a mejorar cada día en nuestros estándares de sostenibilidad en el aprovisionamiento, la fabricación y la distribución de nuestros productos.

En Famosa estamos orgullosos de contribuir a los Objetivos de Desarrollo Sostenible y, en particular, al ODS 12. Trabajar por la innovación y la sostenibilidad en el sector juguetero nos permite desarrollar una estrategia de RSC en torno a la producción y el consumo responsables, ante los que las empresas fabricantes y distribuidoras no podemos ser ajenas, y por los que las Administraciones Públicas deben ejercer igualmente un papel activo.

Antonio Fernández Aguado. Director Corporativo de Recursos Humanos de Famosa