En el siglo XXI las ciudades se han convertido en un factor clave para el desarrollo socioeconómico de cualquier país. Más de la mitad de la población mundial habita ya en ciudades y se estima que en el año 2050 esta cifra ascienda hasta el 70%. En el caso de España, la población que habita en las ciudades ya alcanza el 80%.

Este movimiento demográfico del entorno rural hacia núcleos urbanos supone la aparición de un conjunto de retos que la sociedad moderna debe afrontar para garantizar un nivel adecuado de calidad de vida para las generaciones presentes y futuras. Entre ellos, el reto del cambio climático destaca sobre los demás, siendo aún mayor en las ciudades. Cabe destacar que el 80% de las emisiones, de origen mayoritariamente de carácter energético, se producen en el entorno urbano a pesar de que la superficie ocupada no supera el 2%.

Por ello, ENDESA ha identificado el desarrollo urbano sostenible como uno de sus ejes prioritarios de actuación en su estrategia de sostenibilidad y de negocio. Para ello, trabajamos activamente en el desarrollo de soluciones innovadoras dirigidas a promover la electrificación de la sociedad, la eficiencia energética, las energías renovables y las redes inteligentes.

Se estima que casi tres cuartas partes de las emisiones producidas en España se deben a factores ajenos a la producción de electricidad.  En este sentido, ENDESA apuesta firmemente por la promoción de la electricidad como vector energético de las ciudades, ya que es la fuente de energía más sostenible al ser la única que no produce emisiones en consumo. Por ello, promovemos la electrificación de determinados servicios como solución a la lucha contra el cambio climático en las ciudades. Un claro ejemplo de ello es la movilidad eléctrica, donde ofrecemos un portfolio de productos y servicios adaptados a las necesidades de nuestros clientes. Además, a lo largo del año 2015, pusimos en marcha el Plan de Movilidad Eléctrica para Empleados, a través del cual 158 vehículos eléctricos fueron adquiridos por empleados de la Compañía, lo cual supone una cuota del 10% del mercado de turismos eléctricos en España en 2015 y evitarán la emisión anual de más de 300 toneladas de CO2.

Por otro lado, ENDESA ofrece a sus clientes un conjunto de soluciones que, además de aportarles mejoras económicas, también generan una reducción de las emisiones y promueven la eficiencia energética. Así, durante 2015 hemos lanzado diferentes productos que permiten a nuestros clientes entrar en una dimensión más proactiva en la gestión de su demanda. Por ejemplo, a través del proyecto NEXO, los clientes pueden instalar dispositivos en el hogar que, gestionados a través de una aplicación móvil, les permite controlar y programa su consumo energético a distancia.

En este nuevo contexto, la red de distribución de ENDESA adquiere un papel esencial para lograr alcanzar un modelo energético que permita cubrir la demanda de una forma más sostenible. Para ello, hemos continuado avanzando en la telegestión, habiendo instalado en 2015 más de 6,8 millones de telecontadores. Asimismo, nos comprometemos a reducir las pérdidas de electricidad en un 20% y mejorar la calidad del suministro un 10% en 2020, respecto a 2015.

Por otro lado, con el fin de conseguir que las ciudades sean inclusivas para todos, ENDESA mantiene un fuerte compromiso para paliar el grave problema que supone la pobreza energética en muchos hogares. Por ello, hemos sido pioneros en la firma de más de 90 acuerdos con administraciones locales que dan cobertura a más de 8 millones de clientes y que han evitado el corte de suministro a más de 30.000 familias en 2015.

Somos muy conscientes de que estos retos nos los podemos afrontar en solitario y, por ello, a través de nuestro nuevo posicionamiento estratégico “Open Power”, buscamos abrirnos a nuestros colaboradores y la sociedad en su conjunto para que, entre todos, logremos cumplir con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas y garantizar así un futuro sostenible para las próximas generaciones.

Javier Bolaños. Coordinador de desarrollo sostenible en Endesa