El secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, protagonizó un discurso muy inspirador dirigido a las empresas en el ultimo foro para el sector privado de Naciones Unidas, "Empresas y la Agenda 2030: asegurando el camino a seguir", que se celebró en el marco de la Cumbre para Refugiados y Migrantes del pasado 19 de septiembre. En su intervención analizó la forma de trabajar en alianzas por un futuro sostenible y remarcó que las prioridades urgentes que tiene el mundo no se pueden resolver de forma aislada;  son un todo y así es como se deben de afrontar. Por ello, subrayó el papel del Pacto Mundial de Naciones Unidas para movilizar a empresas sostenibles y grupos de interés de cara a caminar unidos hacia la creación del mundo que queremos.

Discurso del Secretario General de Naciones Unidas

“EMPRESAS Y LA AGENDA 2030: ASEGURANDO EL CAMINO A SEGUIR”

Sus excelencias, Sr. Mogens Lykketoft y Sr. Peter Thomson, copresidentes de la Reunión de Alto Nivel de la Asamblea General de Naciones Unidas sobre Grandes Desplazamientos de Refugiados y Migrantes, excelencias, distinguidos dirigentes de empresas e industrias, damas y caballeros.

Agradezco la oportunidad de analizar cómo podemos trabajar juntos por un futuro sostenible.

Hace un año, Naciones Unidas aprobó la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible para las personas, el planeta, la paz, la prosperidad y la colaboración.

A ello siguió el histórico “Acuerdo de París sobre Cambio Climático” y la nueva “Agenda para la Humanidad”.

El desarrollo sostenible, el clima y las necesidades humanitarias están conectados y son prioridades urgentes en el mundo. No es posible resolverlos de forma aislada.

Las soluciones abarcan todo, desde la regulación a la innovación disruptiva – y a todos, desde los líderes mundiales y directores ejecutivos, a educadores, activistas y ciudadanos.

Los gobiernos han alcanzado estos acuerdos históricos a pesar de las contrariedades. Las empresas han dado un gran paso al frente para tomar medidas. Los ciudadanos se están haciendo oír más fuerte que nunca – y se preparan para que rindamos cuentas en 2030 como fecha límite.

Ahora, tenemos que asegurar nuestro camino a seguir hasta 2030.

Esto significa poner en marcha las medidas adecuadas de forma urgente. Para un final exitoso es esencial un comienzo sólido.

Ahora es el momento para que los gobiernos integren los Objetivos de Desarrollo Sostenible y el Acuerdo de París en sus agendas nacionales. Los países deben inspirar e impulsarse mutuamente para ser cada vez más ambiciosos.

También necesitaremos activar la economía como nunca antes, y de forma rápida. Estamos difundiendo estos contenidos por todas partes para que cada empresa tenga la responsabilidad de mejorar el mundo.

A través del Pacto Mundial de Naciones Unidas estamos movilizando un movimiento verdaderamente global de empresas sostenibles y grupos de interés para crear el mundo que queremos. Tenemos firmantes activos del Pacto Mundial en 165 países, todos comprometidos con el comercio responsable en línea con los principios de Naciones Unidas.

Casi todas las entidades de Naciones Unidas se han asociado con empresas para avanzar en objetivos comunes, desde la asistencia en casos de catástrofe y el saneamiento al empoderamiento de mujeres y la educación.

Hemos aprendido que los ODS marcan el camino hacia las prácticas empresariales y mercados del futuro.

La Agenda 2030 se compromete a no dejar a nadie atrás– y a ayudar primero a los que están los últimos.

La cumbre de hoy para Refugiados y Migrantes es un paso esencial en defensa de este compromiso. Cada vez más personas están desplazándose, dejando sus hogares en busca de seguridad y dignidad.

Tenemos la obligación moral de abordar las causas fundamentales y encontrar soluciones para poner fin a este sufrimiento.

En la cumbre de hoy líderes mundiales están trabajando juntos hacia una respuesta más adecuada y unificada de los grandes desplazamientos de refugiados y migrantes que logre salvar vidas, proteger sus derechos y asegurar su futuro.

Las empresas también cuentan con un papel crucial en esta labor. Aplaudo a todos aquellos que están tomando medidas. Pero necesitamos mucho más compromiso.

Insto al sector privado a combatir la xenofobia y la discriminación en el lugar de trabajo y en las comunidades. Las empresas deben permitir la igualdad de oportunidades de empleo para refugiados y migrantes. Y las compañías deben invertir en iniciativas de educación para jóvenes desplazados.

Ayúdennos elevando sus voces y asumiendo cualquier acción posible para defender a los más vulnerables.

En una década como Secretario General, he visto lo que es posible cuando trabajamos juntos. Naciones Unidas, los gobiernos y el sector privado están colaborando más estrechamente, con resultados importantes.

Estoy satisfecho de haber comenzado este Foro anual en 2008 para traer las voces de los directores generales y líderes de la sociedad civil a la semana de la Asamblea General. Espero que mi sucesor lleve adelante este importante diálogo, y crezca aún más nuestra colaboración global con las empresas a través del Pacto Mundial de la Naciones Unidas y en toda la Organización.

Os agradezco a cada uno de vosotros el compromiso de crear esta agenda global.

A pesar de los desafíos y crisis que se presentan, sigo convencido de que podemos marcar el comienzo de una era de paz y prosperidad en un planeta saludable.

Gracias por vuestro liderazgo y compromiso.

Ban Ki-moon