Hay cuestiones que no deberían ni debatirse, todas las personas son iguales y todas las personas tienen los mismos derechos, pero sabemos que la realidad es muy distinta; desde el inicio de la humanidad nos han impuesto diferencias por muy diversos motivos y en la actualidad nos encontramos con que ser de otra raza, de otro sexo, de otro color, de otra  cultura, de otra religión,  y de muchos otros, implica que no tienes los mismos derechos y las mismas oportunidades que los demás. Es obligación de todos conseguir la reducción y futuro cese de estas desigualdades.

Dentro de nuestra escasa influencia y como reflejo de lo que siempre hemos pensado, nos planteamos cómo podíamos contribuir como empresa a ese cambio.  El convertirnos en una empresa socialmente responsable se convirtió en nuestro objetivo y, dentro de esa responsabilidad, nos centramos inicialmente en la igualdad.

En el año 2010 se convocó por primera vez el “Distintivo Igualdad en la Empresa” y decidimos obtenerlo. La obtención de este distintivo implica el establecimiento de muy diversas medidas para la detección y la reducción de las desigualdades que puedan existir, no solo la desigualdad de género sino también las desigualdades por orientación sexual, religiosa, política, etc. por lo que adquirimos el compromiso de implantar en nuestra empresa una estrategia que nos permitiera gestionar la diversidad, estrategia que como paso final se tradujo en la redacción de un Plan de Igualdad y, la posterior obtención en 2014, del Distintivo Igualdad en la empresa.

El Plan de Igualdad nos permitió establecer una serie de procedimientos relacionados con el acceso al empleo, la igualdad de oportunidades, igualdad en la promoción profesional, de formación, igualdad retributiva, conciliación de la vida laboral y familiar y gestión de la diversidad, todos ellos relacionados con los principios 1,2,3,4,5 y 6 del Pacto Mundial.  Actualmente el seguir implementado medidas de igualdad nos permite contribuir al desarrollo de dos de los ODS

Obj. 5 Lograr la igualdad entre los géneros y empoderar a todas las mujeres y niñas.

Obj. 10 Reducir la desigualdad en y entre los países

Supuso un gran esfuerzo ya que, al ser una Pyme, los medios económicos y el personal disponible eran escasos, pero lo conseguimos demostrando con ello que no hace falta ser una gran empresa ni invertir una gran cantidad, lo único imprescindible es la voluntad, la implicación de la dirección y de los trabajadores para la consecución de un objetivo.

Los gobiernos son los destinatarios principales de los objetivos de desarrollo sostenible pero todos podemos colaborar. Teniendo en cuenta que un pilar fundamental para el igual desarrollo de todos los países y el logro de los objetivos deseados es la educación y que  ésta no solo se consigue en las escuelas, se infiere que el comportamiento de las empresas también influye, por lo que el desarrollo de una política de igualdad y el intento de ser una empresa socialmente responsable contribuye a la erradicación de las desigualdades; si además tenemos en cuenta que el tamaño no importa, las actuaciones de todos por pequeñas o insignificantes que puedan parecer son el arma que tenemos las empresas para contribuir al cambio.

Ricardo Luz. Administrador en Ricardo Luz y Asociados