En 2013 Repsol aprobó su “Política de Respeto a los Derechos Humanos” siguiendo las recomendaciones específicas del Marco de Naciones Unidas “Proteger, Respetar, Remediar” y de sus Principios Rectores sobre las Empresas y los Derechos Humanos.

En la política, Repsol se compromete a respetar los derechos humanos internacionalmente reconocidos, que abarcan los derechos enunciados en la Carta Internacional de Derechos Humanos y los principios relativos a los derechos establecidos en la Declaración de la Organización Internacional del Trabajo relativa a los Principios y Derechos Fundamentales en el Trabajo y los ocho Convenios Fundamentales que los desarrollan.  Asimismo,  recoge los compromisos adquiridos en materia de derechos humanos en nuestras actuaciones con nuestras partes interesadas: empleados, comunidades locales, clientes, socios y otras relaciones comerciales.

Para Repsol respetar los derechos humanos significa evitar que sus actividades y decisiones provoquen consecuencias negativas sobre los derechos humanos y que, si se producen, haga lo posible por reparar el daño. Además, Repsol se compromete a hacer lo que esté a su alcance para prevenir o mitigar consecuencias negativas sobre los derechos humanos directamente relacionadas con las actividades y decisiones de nuestras relaciones comerciales, de las que se tenga conocimiento.

Repsol dispone de mecanismos que facilitan la prevención de potenciales impactos en los derechos humanos derivados de sus actividades o de las de sus relaciones comerciales. El proceso de debida diligencia es el que se utiliza para evaluar los impactos, reales o potenciales que la actividad puede tener sobre los derechos humanos, con objeto de proponer medidas de prevención y remediación de los impactos negativos y de maximizar los impactos positivos.

En 2011 se aprobó la normativa interna, que se utiliza para evaluar los impactos ambientales, sociales y de la salud y que incorpora los derechos humanos como parte del proceso de evaluación de impactos para asegurar que los riesgos en derechos humanos se identifican desde la fase de diseño del proyecto hasta su desmantelamiento.

Asimismo, en 2014 se desarrolló una guía específica de apoyo a las unidades que llevan a cabo las evaluaciones de impacto para facilitar la integración de los aspectos de derechos humanos en las mismas.

Otro elemento que estamos implementando, siguiendo las recomendaciones del marco de Naciones Unidas, son los mecanismos de reclamación eficaces a nivel operacional.  Desde el comienzo de la actividad y tan pronto como sea posible en la planificación de los proyectos son incluidos en las operaciones para que las personas directamente afectadas puedan poner en conocimiento de Repsol cualquier situación de posible impacto en los derechos humanos.

La puesta en marcha de estos mecanismos en nuestras operaciones contribuye a la identificación temprana de preocupaciones y quejas, facilita una intervención y resolución rápida y, por tanto, previene impactos en los derechos humanos y conflictos.

Repsol considera que la formación y la sensibilización en derechos humanos son una pieza clave para consolidar la cultura de respeto a los mismos. Por esta razón, Repsol ha promovido la formación en dos ámbitos: formación general, obligatoria para todos los empleados de la compañía a través de un módulo de formación on-line en derechos humanos y formación específica, centrada en los procesos de evaluación de impactos en los derechos humanos y en la puesta en marcha de mecanismos de reclamación a nivel operacional.

Repsol reconoce las obligaciones de los Estados soberanos de proteger, respetar y cumplir con los derechos humanos y las libertades fundamentales en sus territorios o jurisdicciones. No obstante, Repsol considera que el respeto de los derechos humanos es uno de los pilares fundamentales del desarrollo de su actividad en cualquier parte del mundo. Por ello, la responsabilidad de respetar los derechos humanos es el modelo de comportamiento que sigue en todos los países en los que está presente y para todas sus operaciones.

En línea con nuestro compromiso, Repsol ha participado en los Foros Anuales sobre Empresas y Derechos Humanos organizados por Naciones Unidas como parte del mandato del UN Working Group. Este año tuvo lugar los días 14, 15 y 16 de noviembre en Ginebra. El tema elegido para esta ocasión fue “Liderazgo e influencia: incorporando los derechos humanos en las normas y relaciones que impulsan la economía mundial”.

Repsol tuvo la oportunidad de asistir y participar en diferentes sesiones lideradas por sociedad civil, por empresas y por gobiernos, así como en dos sesiones paralelas, una organizada por UNICEF y otro por la Organización Internacional de Empleadores (OIE).  En Repsol, consideramos que la participación en este tipo de eventos es relevante ya que permite entender la evolución de las expectativas que se tienen con respecto a la materia de empresas y derechos humanos.

En el evento se identificaron tres asuntos que continúan generando intensos debates entre gobiernos, empresas y sociedad civil: el Tratado de Ecuador como elemento legal internacional de obligado cumplimiento, la necesidad de evidenciar avances en la implementación de los Principios Rectores sobre Empresas y Derechos Humanos y los mecanismos de reclamación no judiciales a nivel operativo. Este último tema será el eje vertebral en el Foro del año 2017.

Repsol participó el día 16 en uno de los paneles organizados por el Grupo de Trabajo de las Naciones Unidas de Empresas y Derechos Humanos sobre mecanismos de reclamación a nivel operacional, cuyo título fue: the challenges and opportunities of operational-level grievance mechanisms. Repsol compartió  panel con Statoil  y con dos panelistas que abordaron el Caso de Porgera. Tuvimos la oportunidad de compartir el recorrido de Repsol destacando las buenas experiencias, especialmente las desarrolladas por nuestros compañeros de relación con comunidades de Bolivia y Perú.

Desde Repsol querríamos aprovechar esta tribuna para animar a que los miembros y socios de la Red Española del Pacto Mundial  participen en este Foro Anual no solo con el objetivo de escuchar y tomar las mejores prácticas y lecciones aprendidas, sino también para compartir los avances en la implementación de los Principios Rectores sobre Empresas y Derechos Humanos.

Repsol