Desde la oficina española del Pacto Mundial de Naciones Unidas, nos han invitado a participar en esta tribuna de opinión y como organización que trabaja en tema de la Empresa y Derechos Humanos, con mucho gusto acedemos a ello, uniéndonos a través de esta colaboración a la espléndida labor que el Pacto Mundial está llevando a cabo en España, celebrando así juntos el día de los Derechos Humanos, el próximo 10 de diciembre.

En el Grupo Alta Eficacia, estamos convencidos de la importancia que tiene el difundir entre las empresas españolas, la necesidad de una adecuada gestión de los riesgos en materia de Derechos Humanos y entendemos que una formación rigurosa es una herramienta imprescindible que permitirá a las empresas, tener una base solida, para avanzar con profesionalidad en este camino, consiguiendo como resultado una mayor sensibilización y un mejor criterio a la hora de actuar hacia  todos los grupos de interés.

Por eso los empleados y colaboradores del Grupo Alta Eficacia, cuyo trabajo no se centra en esta materia (Alta Eficacia, Alta Eficacia Tecnología, Factoría I+D), participaron el pasado mes de febrero en el seminario “Formación en Derechos Humanos” impartido por el Pacto Mundial, en un ambiente muy agradable y con la proximidad con la que el Pacto trata a sus socios, siendo este un primer paso y toma de contacto para ellos en esta materia. Para nosotros siempre es un placer colaborar con el Pacto Mundial y aún lo es más, en actividades como la formación en Derechos Humanos, en la que compartimos un objetivo común, difundir el respeto a estos derechos en las empresas.

Como todos sabemos, en 2011 se publicaron los Principios Rectores sobre las Empresas y los Derechos Humanos de Naciones Unidas. El representante Especial del Secretario General para la cuestión de los Derechos Humanos y las empresas transnacionales y otras empresas, John Ruggie lideró la implantación de los mismos tras varios años de consultas, estudios e investigaciones.

Sin duda ninguna, es un hecho histórico la aprobación unánime en ese 16 de junio cuando este Consejo, hizo suyos los Principios en la resolución 17/4, pero para llevar a cabo desde las empresas, en el día a día el debido respeto a los Derechos Humanos, se requiere algo más que buena voluntad. Hay que recorrer un largo camino que permita aterrizarlos en cada realidad empresarial, con criterios, sistematización y liderazgo.

Para avanzar este camino, estamos convencidos de que la formación es una herramienta imprescindible, y lo estamos hasta tal punto, que desde hace más de un año, el equipo que compone Across-RSC-Internacional.org del Grupo Alta Eficacia, trabaja intensamente tanto en el desarrollo de materiales, como en el diseño de talleres y actividades que permitan a los profesionales conocer cuál debe ser la actuación correcta en esta materia.

Creemos que una buena formación sobre Derechos Humanos en las empresas, debe estar dirigida a todos los grupos de interés, pero a cada uno con un enfoque específico, debe considerar la internalización de las empresas y ahondar en las características especificas de cada sector y sin lugar a dudas tiene que partir, al menos de las dos siguientes fuentes: un excelente conocimiento técnico en materia de Derechos Humanos y un conocimiento profundo de cómo modificar la cultura de una empresa y como funciona esta como sistema (procesos, procedimientos e indicadores de evolución).

En particular en relación a  la formación de los empleados, colaboradores y accionistas, estos tienen de poder asimilar desde los conceptos fundamentales, hasta capacitarse en la gestión eficiente de los riesgos, comprendiendo la necesidad de una metodología transversal que implique a los distintos departamentos de las compañías, así como la importancia de evaluar cómo su empresa cumple en materia de Derechos Humanos y de esta manera integrar en sus actividades y decisiones, el enfoque en Derechos Humanos.

Todo ello permitirá a los profesionales responderse a preguntas tales como: ¿Cuáles son los Derechos Humanos que podemos vulnerar en nuestra compañía?, ¿Cómo podemos aplicar los Principios Rectores?, ¿Cómo debemos rendir cuentas y comunicar ante nuestros grupos de interés?, ¿Cuáles son las fases que debemos abordar para prevenir y mitigar el daño? … pero sobre todo le permitirá actuar adecuadamente respetando los Derechos Humanos, en todos los procesos en el que él o ella como empleados tienen tareas y responsabilidades, alineándose de este modo a la estrategia de la compañía en esta materia.

En definitiva, la formación en la empresa sobre Derechos Humanos, debe ser constante y creciente ya que se trata de una disciplina amplia y especializada.

 

Begoña Sánchez Ramos

Presidenta del Grupo Alta Eficacia y Across Internacional.

Experta en Empresa y Derechos Humanos.

Socia de Dirse.

Miembro del Instituto de Consejeros-Administradores (I-CA).