Los Objetivos de Desarrollo Sostenible juegan un papel fundamental en el desarrollo de nuestro futuro y ese futuro debemos construirlo entre todos, empezando por los más pequeños con una educación de calidad.

El ODS número 4, nos ayuda a que podamos generar un compromiso con la educación de nuestros niños. Si desde pequeños les educamos en la responsabilidad, igualdad, conciliación y en valores que garanticen la sostenibilidad futura, serán ellos mismos los que el día de mañana sean capaces de dirigir empresas y transmitir estos valores en el desarrollo de su liderazgo.

Debemos entender que una educación de calidad supone una educación integral en todos los sentidos, y los centros educativos deberían esforzarse en transmitir los conocimientos de la mejor manera posible aplicando una metodología adecuada, acompañado todo ello de un programa de educación en valores y del desarrollo de una política de responsabilidad social que complemente esa educación integral de la que hablamos.

Y dando por supuesto que todos los centros aplicamos la metodología que consideramos más adecuada para nuestros alumnos y que la parte académica está cubierta, creo que deberíamos detenernos y reflexionar para poder desarrollar esa responsabilidad social tan necesaria hoy en día. Basada en mi experiencia en el Colegio Ramón y Cajal podríamos estructurarla desde distintos aspectos:

  • El colegio y la sociedad: para poder desarrollar acciones de voluntariado promovidas por los alumnos y en las que estén implicados (recogidas de alimentos, colaboración con colectivos desfavorecidos…). Acciones de obra social, con integración de personas con discapacidad y ancianos para colaborar en su bienestar y favorecer la empatía. Colaboración con fundaciones para el desarrollo personal de nuestros alumnos ligado al proyecto educativo del centro.
  • Colegio Sostenible Juntos por el Medio Ambiente: promoviendo que en todos los cursos se organice al menos una salida anual de carácter ambiental. Reciclando y asegurándonos de que nuestro entorno lo haga (alumnos y familias). Planteando objetivos ambientales desde la dirección, medibles y controlados dentro de la planificación estratégica y de acuerdo a la norma ISO 14001.
  • Fomentando actividades en familia: realizando excursiones en familia a la naturaleza para visitar entornos naturales y fomentar la actividad física en familia. Escuela de música con la posibilidad de aprender a tocar un instrumento a la vez padres e hijos. Escuela de buceo para promover el deporte en familia.
  • Preocupación por las personas: no es lo mismo ocuparse que preocuparse y en esa línea la implantación del modelo de empresa familiarmente responsable, puede ayudar mucho. En nuestro centro nos preocupamos por transmitir valores de conciliación e igualdad a los alumnos y sus familias y por supuesto a fomentarlo entre nuestros empleados con más de 50 medidas a su disposición para mejorar su calidad de empleo.
  • Colegio saludable: fomentar los desayunos y comidas saludables para el mejor rendimiento de nuestros alumnos redundará en su beneficio.

Belén Muñoz, Subdirectora de los Colegios Ramón y Cajal