Este Principio del Pacto Mundial de las Naciones Unidas sobre los derechos humanos implica la debida diligencia de las empresas para evitar la violación de los derechos humanos ("do no harm”) y aborda los impactos adversos sobre los derechos humanos con los que está involucrada la organización.

Las empresas deben apoyar y respetar la protección de los Derechos Humanos fundamentales reconocidos internacionalmente dentro de su ámbito de influencia.

Además, se alienta a las empresas a tomar medidas para apoyar los derechos humanos, aportándoles la oportunidad de tomar acciones voluntarias para hacer una contribución positiva hacia la protección y el cumplimiento de los derechos humanos, ya sea a través del negocio más “core”, inversión social estratégica, filantropía, compromiso, defensa de políticas públicas y/o alianzas y otras acciones colectivas.

Las acciones de apoyo a los derechos humanos debe ser un complemento y no un sustituto de la acción para respetar los derechos humanos. Se debe prestar especial atención a los derechos de los grupos vulnerables, incluidas las mujeres, los niños, las personas con discapacidad, los pueblos indígenas, los trabajadores migratorios, las personas de edad, etc.

Entre los elementos particularmente importantes de un enfoque de gestión integral de los derechos humanos destacarían:

  • Evaluar los impactos en los derechos humanos. Considerar las implicaciones potenciales por parte de las organizaciones, de las actividades y relaciones dentro del contexto operativo.
  • Integración de políticas de derechos humanos en una empresa. Si la conciencia de los problemas de derechos humanos y su importancia no está completamente integrada en todas las funciones y procesos internos relevantes, pueden producirse acciones inconsistentes o contradictorias.
  • Tomar medidas: la actuación adecuada que debe emprender una empresa variará según si ha causado o ha contribuido a un impacto, y si está directamente relacionada con ese impacto a través de sus relaciones comerciales. En función de lo cual la compañía deberá cesar, prevenir, o mitigar el impacto
  • Seguimiento del progreso: los procesos de supervisión generan la información necesaria para crear incentivos y desincentivos adecuados para los empleados, garantizar la mejora continua y realizar los ajustes necesarios en las prioridades y los enfoques.
  • Comunicar los progresos: la generación de informes es un motor para el cambio, tanto externa como internamente.
  • Reparación: una compañía debe compensar o participar en la compensación de los impactos adversos sobre los derechos humanos que ha causado o en los que ha contribuido.

Sobre los derechos humanos

Los derechos humanos son derechos inherentes a todos los seres humanos, sin distinción alguna de nacionalidad, lugar de residencia, sexo, origen o etnia, raza, religión, lengua, o cualquier otra condición. Estos derechos son interrelacionados, interdependientes e indivisibles, según la definición que nos proporciona la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos de Naciones Unidas.

Por qué los derechos humanos son importantes para las empresas

La responsabilidad de respetar los derechos humanos no les corresponde sólo a los gobiernos o a los estados soberanos. Los derechos humanos son importantes tanto para los individuos como para las organizaciones que los individuos crean. Parte del compromiso asumido por el Pacto Mundial es que la comunidad empresarial tiene la responsabilidad de hacer que se respeten los derechos humanos, tanto en los lugares de trabajo, como en su esfera de influencia más amplia.

El respeto y el apoyo a los derechos humanos, también refuerza a su vez las relaciones de la empresa con sus stakeholders.

Algunos ejemplos de cómo las empresas apoyan y respetan los derechos humanos a través de sus actividades:

En el lugar de trabajo

  • Proporcionando condiciones de trabajo seguras y saludables.
  • Garantizando la libertad de asociación.
  • Proporcionando acceso a la salud básica, la educación y la vivienda para los trabajadores y sus familias, si no se les proporciona en otro lugar.
  •  Teniendo un programa de acción que impulse la contratación de víctimas de violencia doméstica.
  •  Haciendo ajustes razonables para adaptarse a las prácticas religiosas de todos los empleados.

En la comunidad

  • Previniendo el desplazamiento forzoso de individuos, grupos o comunidades
  • Trabajando para proteger los medios de vida económicos de las comunidades locales.
  • Tomando parte en el debate público. Las empresas interactúan con todos los niveles de gobierno de los países donde operan. Teniendo, por lo tanto, el derecho y la responsabilidad de manifestar su visión sobre los asuntos que influyen en sus operaciones, empleados, clientes y comunidad de la que forman parte.
  • Quizás lo más importante, sea que una empresa de éxito proporcione trabajo decente, produzca bienes o servicios de calidad que mejoran vidas, especialmente para los pobres u otros grupos vulnerables, es una contribución importante al desarrollo sostenible, incluidos los derechos humanos; siendo una importante contribución al desarrollo sostenible incluyendo los derechos humanos.
  • Si las empresas utilizan servicios de seguridad para proteger sus operaciones, deben asegurarse de que se respeten las directrices y estándares internacionales vigentes para el uso de la fuerza.

Recursos

Principios Rectores de Naciones Unidas. Guía para la interpretación

Plan nacional de Empresas y Derechos Humanos del Gobierno de España

Declaración Universal de los Derechos Humanos

Como desarrollar una política de Derechos Humanos (en inglés)

Guía de DDHH para pymes de la Comisión Europea

Pymes y Derechos Humanos

Pack de formación en DDHH