-Supone una mejora en 12 puntos respecto al dato del pasado años, aunque los derechos fundamentales siguen siendo el menos trabajado de los cuatro bloques recogidos en los Diez Principios del Pacto Mundial de las Naciones Unidas

-A pesar de que 23 compañías analizan la implicación de sus proveedores en esta materia, únicamente 13 de ellas informan sobre los impactos de su propia actividad en su cadena de suministro

-El pasado julio, España aprobó su Plan Nacional sobre Empresas y Derechos Humanos con la intención de fomentar la puesta en marcha de iniciativas concretas del sector privado

La Declaración Universal de los Derechos Humanos marca un hito en la historia, ya que por primera vez se establecen los derechos fundamentales que deben protegerse por parte de todos los agentes sociales. Elaborada por representantes de todas las regiones del mundo con diferentes antecedentes jurídicos y culturales, fue proclamada por la Asamblea General de las Naciones Unidas el 10 de diciembre de 1948 como un ideal común para todos los pueblos y naciones. Ahora que entramos en la celebración de su 70 aniversario, existe un consenso cada vez mayor sobre la necesidad de que las organizaciones de todo tipo impulsen estos derechos. Un acuerdo en el que la acción del sector privado es fundamental.

Sin embargo, y a pesar de su creciente compromiso, estamos ante un reto que aún presenta claroscuros entre las grandes empresas de nuestro país. Por ejemplo, 12 compañías del IBEX 35 ya llevan a cabo evaluaciones de derechos humanos en sus centros de actividad, lo que representa el 34,28%. Si bien el dato presenta un importante potencial de mejora, cabe destacar que supone un aumento muy considerable respecto a 2016, cuando se situaba en el 22%. Así se extrae de un análisis que la Red Española de Pacto Mundial ha realizado a partir de las memorias de sostenibilidad de las compañías que componen este índice bursátil, que evidencia que todavía se reporta poca información cuantitativa. De hecho, de las cuatro áreas definidas en los Diez Principios Rectores del Pacto Mundial de las Naciones Unidas –derechos humanos, trabajo, medioambiente y anticorrupción–, los derechos fundamentales son el menos trabajado.

Factores para evaluar el compromiso

La Red Española de Pacto Mundial va más allá y desglosa una serie de elementos que ayudan a materializar el compromiso del ámbito empresarial con la aplicación y difusión de los derechos humanos. La sensibilización interna es uno de ellos, pero 19 de las 35 compañías analizadas (54,3%) no reflejan en sus memorias ningún tipo de formación en esta materia a su plantilla. Este indicador experimenta un retroceso respecto al pasado año, cuando se situaba en el 45%. “Tenemos que seguir insistiendo en esta materia para alcanzar una implicación global. No obstante, es necesario aclarar que la sensibilidad interna no es suficiente. También hay que trasladar esta cultura a toda la cadena de suministro”, indica Isabel Garro, directora general de la Red Española del Pacto Mundial. Las grandes compañías de nuestro país son conscientes de esta necesidad, y 23 empresas (una más que en 2016) ya analizan el grado de compromiso de sus proveedores. A pesar de ello, solo  13 informan sobre los impactos de su propia actividad en su cadena de suministro.

Otro indicador hace referencia a los mecanismos de reclamación, en línea con el eje central del VI Foro de las Naciones Unidas sobre Empresas y Derechos Humanos, que se celebró del 27 al 29 de noviembre en Ginebra (Suiza). En este sentido, destaca el hecho de que el 57% de las empresas del IBEX35 ya ofrece información sobre este tipo de procedimientos, así como del número de reclamaciones abordadas y resueltas.

Por otro lado, movimientos como la globalización están aumentando la presencia internacional de muchas compañías, evidenciando otro riesgo: la vulneración de los derechos de la población autóctona. Así, y aunque 29 de las 35 corporaciones del IBEX tienen actividades en países con pueblos indígenas, únicamente el 34% proporciona información acerca de su impacto sobre ellos.

El Plan Nacional sobre Empresas y Derechos Humanos

Con el objetivo de fomentar iniciativas concretas del sector privado en la gestión de riesgos a nivel local, el pasado julio España aprobó su Plan Nacional sobre Empresas y Derechos Humanos. Se trata de un documento que  recoge la responsabilidad de proteger los derechos humanos especialmente frente a cualquier impacto de la actividad privada. “Es una medida que veníamos reclamando desde hace años, debido a la capacidad del tejido empresarial para implantar una cultura transversal favorable a esta temática”, señala Garro. De hecho, el plan desarrolla el proceso de debida diligencia, que es la parte clave de los Principios Rectores de Empresas y Derechos Humanos de Naciones Unidas.

Sin duda, la implementación de esta hoja de ruta entre las empresas de nuestro país supondrá un importante avance en materia de derechos humanos, pero el reto está en trasladarlo a las pymes. “El 99% del tejido empresarial español debe participar de este proceso, hay que dar incentivos y facilidades”, concluye Garro.

Un foro dedicado a la reflexión

Con la intención de ahondar en los nuevos desafíos a los que la sociedad actual debe de hacer frente para garantizar el cumplimiento de los derechos fundamentales, la Red Española de Pacto Mundial coorganiza el lunes 11 de diciembre, junto con El País y la FAO, la primera edición del Foro Internacional de Derechos Humanos: de lo global a lo local.

Se trata de una cita en la que expertos en la materia examinarán cómo el cambio climático y la pobreza tienen un impacto directo sobre estas garantías universales, debatirán sobre cómo influye esta materia en el desarrollo de las ciudades y profundizarán en el papel del sector privado. El evento, que contará con la presencia de Fernando García Casas, secretario de Estado de Cooperación Internacional y para Iberoamérica y el Caribe, se celebrará a partir de las 09:00 h. en el Auditorio de la Fundación Rafael del Pino (C/ Rafael Calvo, 39 A).