De cara al cumplimiento de la Agenda 2030 destacan algunas preferencias en el interés de los agentes y expertos que la Red Española del Pacto Mundial consultó con motivo de la elaboración de la publicación ODS Año 2, análisis, tendencias y liderazgo empresarial.

Aunque estas tendencias experimentarán cambios de aquí al año 2030, hoy parecen cobrar relevancia. En algunos casos, se trata de medios, en otros, de actores. Se mencionan un total de 13, una por cada año de vigencia que les queda a estos ODS.

  1. Crear concienciación

La urgencia de crear conciencia entre todos los sectores de la población se identifica como preocupación al alza, porque sin modificación en las prioridades de las personas, no habrá transformación. Los ODS alcanzarán la relevancia que les corresponde cuando todas las personas nos identifiquemos con sus metas.

 

  1. Negocios inclusivos

Los nuevos retos universales que plantean los ODS obligan a desarrollar nuevos modelos de negocio para asegurar la rentabilidad y la sostenibilidad. Para ello, es imprescindible escuchar las necesidades de los actores que intervienen en todo el proceso productivo, especialmente a las poblaciones más vulnerables y convertirles en parte imprescindible del negocio.

 

  1. Agenda política

Aunque el informe español de la contribución como país se publique en el mes de julio, y hay manifestaciones sobre el un impulso público en el que el Gobierno de nuestro país está trabajando sobre la Agenda 2030, por ejemplo, en materia de indicadores o de identificación de actores clave. Este impulso, especialmente a partir de verano, ayudará asimismo a difundir la Agenda entre los ciudadanos, lo que articulará el marco institucional necesario.

 

  1. Europa

Por sí misma, o por el paso atrás de otras potencias, las miradas viran hacia la Unión Europea con el deseo de que ésta asuma el liderazgo en la defensa de los derechos humanos y de los ODS.

 

  1. Igualdad

Acabar con la desigualdad ha ganado relevancia y complejidad en los ODS y seguirá siendo así. La desigualdad entre zonas urbanas y rurales y entre países ricos y pobres, sigue siendo un gran problema de la humanidad. O la desigualdad entre hombres y mujeres. El cierre de las brechas tiene una vertiente económica, política, social, cultural, ambiental, territorial y cognitiva.

 

  1. Cambio climático

Es “solo” un ODS, pero tiene sus objetivos propios, su relevancia propia y su eco mediático, lo que lo convierte en una agenda dentro de la Agenda 2030. La urgencia a combatir el cambio climático no disminuirá, sino todo lo contrario.

 

  1. Smart cities

La expansión de las ciudades ha permitido un rápido progreso social y económico, pero también ha traído consigo problemas incipientes que hay que abordar entre todos con los ODS en mente. En las ciudades nos veremos (casi) todos: personas, políticos y empresas.

 

  1. Economía circular

Todos los conceptos que conlleva se relacionan con la sostenibilidad: reducción de residuos, innovación, impacto medioambiental, nuevas profesiones, colaboración… un sustrato que se sitúa en el centro de los ODS, generando oportunidades para los negocios, la producción y la mentalidad de todos los actores.

 

  1. Empleo de calidad

El ODS 8 ha sido el más citado entre el sector privado desde la aprobación de la Agenda. Pero no solo en España; también a nivel internacional se trata del Objetivo que más oportunidades de negocio genera y sobre el que más se trabaja. Las nuevas tecnologías suponen un reto que afectará al empleo y que, por tanto, será necesario abordar cuanto antes, así como la igualdad y la financiación de los nuevos modelos de crecimiento.

 

  1. Alianzas

El ODS 17 es el más repetido, el más señalado, el preferido por los expertos, la llave para conseguir los demás y sin embargo no es el más trabajado. De entre todas las alianzas posibles, se reclama con más intensidad la creación de asociaciones sectoriales.

 

  1. Inteligencia artificial

Cómo dar relevancia al poder de las máquinas para alcanzar la Agenda de la Humanidad. Es un debate complejo y, al mismo tiempo, una evolución necesaria, pues se necesita, de cara al año 2030, hacer más con menos. Se sabe que puede servir mejor a las personas; entre las reticencias, la ciberseguridad, derechos humanos y privacidad, o su impacto en el mercado laboral.

 

  1. Big Data

El control, la medición y la gestión de los datos serán, y lo está siendo ya, una revolución para el desarrollo sostenible. Cuando aún estaban vigentes los ODM, ya existía la preocupación de saber cómo se había avanzado en su cumplimiento. Hoy ya no se trata solo de medir. Se trata de abrir una ventana a la optimización de la información, compartirla, potenciarla y ponerla al servicio de las personas.

 

  1. Sector privado

No sólo por haber sido agentes de nueva inclusión en estos ODS por primera vez, sino porque han recogido el testigo con celeridad y responsabilidad, las empresas están siendo y seguirán siendo agentes fundamentales para alcanzar los Objetivos y para trazar alianzas eficaces. Eso implica novedades en sus estrategias y en sus memorias de sostenibilidad, que sintonicen con la Agenda de la Humanidad. Si quieres ver algunas de sus buenas prácticas en el marco de los ODS, puedes consultar nuestra sección