Los Objetivos de Desarrollo Sostenible, ODS, significan, sin lugar a dudas, el mayor compromiso global con un crecimiento económico sostenible e integrador y que sea capaz de ayudar a corregir las desigualdades que hoy persisten a nivel mundial. Ser capaces de crear empleo, como condición necesaria para dignificar la vida de las personas y entrar en un proceso de aprendizaje constante, que aúne los objetivos propios de España, el objetivo PAIS, con los ODS y alinearnos, para comprender, facilitar y ayudar a otros países que hoy nos demandan también nuestra atención.

Empleo de calidad, empleo sostenido en el tiempo y empleo inclusivo, son las tres premisas del empleo en  mayúsculas que es el primer reto que tenemos como Gobierno. España ha recuperado ya el 60% del empleo destruido por la crisis, en esa recuperación el 72% es indefinido. En el primer semestre de 2017 hay más empleo que hace una década, y tenemos el objetivo de llegar a 2020 con 20 millones de personas trabajando. Y queremos hacerlo sumando e integrando y hacerlo en el marco del diálogo social, con los agentes sociales y con la sociedad española en su conjunto.

Hacer de nuestro país un referente en Europa en la que hace unos años éramos quienes aportábamos más desempleo para convertirnos hoy en un país en el que 1 de cada 3 jóvenes que deja el paro es español, dice mucho de la madurez de España y de cómo las reformas operadas, dan sus frutos. Pero este crecimiento económico tiene que, además de traducirse en empleo, ser capaz de sumar e incluir a todas las personas posibles, porque no puede quedarse nadie fuera.

Es fundamental adaptarnos a los cambios en la nueva agenda de talentos y capacidades. Adelantarnos a lo que nos demandan las empresas y dar más y mejores oportunidades a los jóvenes.

Formación que permita la suficiente versatilidad y conocimiento, para integrarnos en un mundo global. Ese seguirá siendo el objetivo compartido en la Estrategia de emprendimiento y empleo  joven, y ese objetivo será el que  compartamos para colaborar de manera activa en la consecución de los ODS, en particular del ODS 8. En ese TRABAJO DECENTE que significa también seguir impulsando medidas que eliminen la diferente velocidad de incorporación al mundo laboral entre mujeres y hombres. Hoy trabajan más mujeres que nunca en la historia de España, más de 8,5 de afiliadas en el sistema, y ya hemos recuperado el número de autónomas que se perdieron durante los más duros años de la crisis. El emprendimiento, es, sin duda, un pilar esencial en el objetivo de ese trabajo decente y de la recuperación y crecimiento económico.

Pero para ello necesitamos caminar en la misma dirección, que nuestros aliados naturales, los empresarios, los agentes sociales, las organizaciones privadas, todos sin excepción. Compartamos esa ambición y ese extraordinario reto que es ganar el futuro. Por ello, no es la primera vez que subrayo la necesidad de reclamar y reivindicar el ODS 17 como el más importante de todos. El de las ALIANZAS para alcanzar los anteriores. No de una unión temporal, como de socios por conveniencia, no. La alianza que nos permita, como siempre lo ha hecho el Gobierno de España, poner por delante lo que nos une y apartar lo que nos separa. Sin duda, los ODS son muestra de esa unión. Fortalezcamos el músculo de nuestras relaciones, así crearemos trabajo decente y un crecimiento económico  sostenido, sostenible e integrador.

Carmen Casero
Directora General del Trabajo Autónomo, de la Economía Social y de la Responsabilidad Social de las Empresas

 

Tribuna recogida en la publicación “ODS año 2. Análisis, tendencias y liderazgo empresarial en España”.