En el año 2030 se espera que un 60 por ciento de la población viva en ciudades, con un desarrollo sostenible del medio urbano se podrían alcanzar muchas de las metas que recogen los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), en particular el Objetivo 11, que trata de las ciudades y comunidades sostenibles, pero también con gran incidencia en el ODS 5 sobre igualdad de género, tal y como se recoge en el informe “Gender equality and the New Urban Agenda” de ONU Mujeres.

En la Conferencia de las Naciones Unidas sobre la Vivienda y el Desarrollo Urbano Sostenible (Hábitat III) se presentó la Nueva Agenda Urbana. En este documento se subrayan los vínculos entre una urbanización sostenible y la creación de empleo, las oportunidades de generar medios de subsistencia y la mejora de la calidad de vida, que deberían incluirse en todas las políticas y estrategias de renovación urbana para conseguir ciudades inclusivas para todos, con gran relevancia para mujeres y niñas que, según el informe, son las más vulnerables a las desigualdades.

El documento describe los desafíos y las oportunidades que ofrece la Agenda, al tiempo que analiza también cómo este tipo de políticas pueden garantizar la igualdad de género a través de ciudades sostenibles, inclusivas y sensibles al género. No obstante, este tema se analiza en profundidad en el informe “Gender equality and the New Urban Agenda” publicado a colación de la Nueva Agenda Urbana, en el que se analizan cómo las nuevas políticas urbanas pueden garantizar la integración de la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres.

Este documento, editado por ONU Mujeres, considera que mejorar la configuración espacial de las ciudades y los asentamientos humanos favorece la inclusión de género, y reconoce el aspecto crucial de los derechos de las mujeres en la agenda de desarrollo urbano. Esta Nueva Agenda Urbana viene a configurase como una oportunidad de responder a los desafíos y a las dinámica cambiantes de la civilización humana.

Las interconexiones estructurales entre la igualdad de género y el desarrollo urbano están también muy presentes en la Agenda 2030, que destaca el papel de la urbanización eficiente como el camino hacia el desarrollo sostenible. En concreto, el ODS 11 pretende garantizar que las ciudades y los asentamientos urbanos sean inclusivos, seguros, resistentes y sostenibles, y se compromete a proporcionar acceso universal a un medioambiente seguro, inclusivo y accesible, verde y con espacios públicos, con referencia explícita a las mujeres.

Fuente: “Gender equality and the New Urban Agenda” de ONU Mujeres