"Las empresas deben apoyar la libertad de afiliación y el reconocimiento efectivo del derecho a la negociación colectiva."

El término de libertad de afiliación hace referencia al derecho de empresarios y trabajadores a constituir asociaciones y sindicatos en función de sus necesidades. Los empresarios no deben interferir en la decisión de un empleado sobre su derecho de afiliación ni discriminado por afiliarse, como tampoco un representante de dicho empleado.

La libertad de afiliación implica que los empresarios, los sindicatos y los representantes de los trabajadores puedan discutir libremente sus problemas en los centros de trabajo con el fin de alcanzar acuerdos conjuntamente aceptados. Así como permitir que los trabajadores (y las organizaciones) ejerzan su derecho de defender sus intereses económicos y sociales.

El término de negociación colectiva se refiere al proceso o actividad que conduce a la firma de un convenio colectivo. La negociación colectiva es un proceso voluntario utilizado para determinar las exigencias y las condiciones de trabajo y para regular las relaciones entre los empresarios, los trabajadores y sus organizaciones.

Por qué deben preocuparse las entidades

Las empresas enfrentan muchas incertidumbres en el  actual  mercado global en continuo cambio. El establecimiento de un auténtico diálogo con representantes de los trabajadores elegidos libremente, permite que tanto los trabajadores como los empleadores puedan comprender los problemas que surjan en el negocio y encontrar la manera de resolverlos. La libertad de asociación y el ejercicio de la negociación colectiva proporcionan oportunidades para el diálogo constructivo y de no confrontación.

Esto aprovecha la energía necesaria para formular soluciones que resultan en beneficios para la empresa, sus grupos de interés, y la sociedad en general y con frecuencia es más flexible y eficaz que la regulación estatal. Por lo tanto puede ayudar a prever posibles problemas y avanzar en mecanismos pacíficos para tratar con ellos. Un número de estudios indican que la dinámica resultante de la libertad de asociación puede poner en marcha un "trabajo decente" ciclo que aumenta la productividad, los ingresos y los beneficios para todos los interesados.

Por otra parte, la garantía de la representación a través de una "voz en el trabajo" facilita las respuestas locales a una economía globalizada, y sirve como base para el crecimiento sostenible y la rentabilidad de las inversiones seguras. Los resultados ayudan a cerrar la brecha de representación cada vez mayor en sistemas de trabajo globales, y facilitar la entrada de esas personas, regiones y sectores económicos – especialmente las mujeres y los trabajadores del sector informal – que de otra manera pueden ser excluidos de participar en los procesos de creación de ambientes de trabajo decente.

¿Qué pueden hacer las empresas?

Las distintas acciones que pueden llevar a cabo las entidades en el respeto a este principio, se pueden llevar a cabo:

En el lugar del trabajo

  • Respetar el derecho de todos los trabajadores a formar y afiliarse a un sindicato de su elección sin temor a la intimidación o represalia, de conformidad con la legislación nacional.
  • Establecer políticas y procedimientos no discriminatorios con respecto a la organización sindical, la afiliación sindical y la actividad en áreas tales como aplicaciones para el empleo y las decisiones sobre ascensos, despidos o transferencia.
  • Proporcionar a los representantes de los trabajadores con instalaciones apropiadas para ayudar en el desarrollo del convenio colectivo eficaz.
  • No interfiera con las actividades de los representantes de los trabajadores mientras llevan a cabo sus funciones de manera que no son perjudiciales para las operaciones regulares de la empresa.
  • Prácticas tales como permitir el cobro de las cuotas de afiliación dentro de la empresa, la publicación de avisos sindicales, la distribución de documentos de la Unión, y el suministro de locales, han demostrado que ayuda a construir buenas relaciones entre la dirección y los trabajadores, siempre que no se utilizan como una camino para la empresa para ejercer un control indirecto.

En la mesa de negociación

  • Reconocer a las organizaciones representativas para fines de negociación colectiva.
  • Utilizar la negociación colectiva como un foro constructivo para hacer frente a las condiciones de trabajo y de empleo y las relaciones entre los empleadores y los trabajadores o sus respectivas organizaciones.
  • Frente a cualquier resolución de problemas u otras necesidades de interés para los trabajadores y la dirección, incluida la reestructuración y la formación, los procedimientos de despido, las cuestiones de seguridad y salud, de quejas y procedimientos de solución de diferencias, las normas disciplinarias y la familia y el bienestar de la comunidad.
  • Proporcionar la información necesaria para la negociación significativa.
  • Compensar el trato con el sindicato más representativo para asegurar la viabilidad de las organizaciones más pequeñas a continuar representando a sus miembros.

En la comunidad de la operación

  • Tener en cuenta el papel y la función de las organizaciones representativas de empleadores nacionales.
  • Tomar medidas para mejorar el clima de relaciones laborales, sobre todo en aquellos países que carecen de un marco institucional y legal adecuado para el reconocimiento de los sindicatos y de la negociación colectiva.