Hoy más que nunca somos conscientes de que los océanos y mares son esenciales para el planeta y para el bienestar de la población. Por medio de ellos sabemos que se genera oxígeno, se regula el clima, contrarrestan los efectos del cambio climático gracias a la absorción del dióxido de carbono, también nos proporcionan innumerables recursos y alimentos, y de ellos depende el trabajo de más de 200 millones de personas.

Pero su capacidad para soportar la actividad humana es limitada. Los altos niveles de contaminación están destruyendo hábitats marinas y por ende agotando muchos de los recursos que nos proporcionan.

En nuestra política de RSC señalamos entre los principios de la compañía el “Compromiso firme por la preservación medioambiental y el respeto a la fauna y flora autóctonas en todos los destinos en los cuales operamos, desde el convencimiento de que la economía sostenible es el camino a seguir”.

Actualmente, en nuestros hoteles existen diversas iniciativas en materia de biodiversidad. Esto ha motivado que el cuidado de las especies adquiera una relevancia, si cabe, aún más especial.

Uno de los primeros programas que implantamos fue el “Programa de Protección a las tortugas marinas”, con el que en los últimos diez años hemos contribuido a la liberación de más de 1.000.000 de crías de tortuga.

Es necesario establecer planes de gestión eficiente y proactiva de estos ecosistemas para la conservación y utilización de los océanos, los mares y los recursos marinos, asegurando así la sostenibilidad del planeta, porque cada vez más estamos sufriendo las graves consecuencias de no actuar correctamente.

¿Qué podemos hacer?

Desde GRUPO IBEROSTAR hemos definido un plan de acción en el que dirigimos la mayor parte de nuestros recursos a trabajar asuntos medioambientales con un foco especial en el ODS14 “Vida submarina” con el objetivo específico de contribuir a la preservación y conservación de mares y océanos y la sostenibilidad de los recursos que de ellos obtenemos.

En este sentido hemos definido tres grandes líneas de trabajo claramente diferenciadas:

  • Pesca Sostenible

El 50% de las reservas de peces en grandes ecosistemas marinos están sobreexplotadas (UNESCO), alcanzando los máximos niveles que las especies pueden ofrecer (FAO). La pesca de arrastre, además de destruir los fondos marinos, es también en gran medida responsable de estas cifras, ya que un 40% de sus capturas son no deseadas.

Desde nuestro punto de vista, creemos que la herramienta más poderosa está en educar, concienciar y contribuir a crear nuevos hábitos de consumo mediante la diversificación del mismo. Al igual que sucede con las frutas y verduras, el mar nos ofrece diferentes tipos de pescado según la estación del año, con lo que el pescado también se puede denominar un producto “de temporada”.

Desde IBEROSTAR trabajamos junto a los equipos de compras y nuestros asesores de cocina con el fin de ajustar la oferta de pescado ofrecida en nuestros hoteles a pescados de temporada en los diferentes destinos. Pretendemos fomentar así un consumo responsable de este producto.

  • Disminuir la contaminación por el plástico

Se calcula que en 2020 el ritmo de producción de plásticos habrá aumentado hasta un 900 % respecto a 1980, y actualmente sólo se recicla alrededor del 25%. Cada segundo más de 200 kilos de plástico son vertidos en mares y océanos según Greenpeace (más de 8 millones de toneladas al año). Si no actuamos, en 2050 habrá más cantidad de plásticos que de peces en el mar.

Conscientes de ello estamos trabajando en la mejora continua de aquéllos productos plásticos que utilizamos en nuestros hoteles, con el fin de sustituirlos paulatinamente por otros fabricados con materiales biodegradables, e incluso estamos llevando a cabo campañas de concienciación para cambiar “la manera de consumir” algunos de estos productos (ej. campaña “Cañitas 0”)

  • Conservación y protección de los arrecifes de coral

Según la UNESCO, el 60% de los arrecifes de coral del mundo están actualmente amenazados, y el 90% de ellos podrían verse amenazados en el año 2030.

Proteger los arrecifes es proteger su incalculable valor por ser origen de biodiversidad donde muchas especies marinas se protegen y habitan, lo cual tiene un impacto directo sobre la pesca, por actuar como protección ante la erosión de las costas, por ser fuentes de compuestos químicos naturales necesarios para el tratamiento de enfermedades, y también por ser un importante atractivo turístico.

Desde IBEROSTAR colaboramos en su protección mediante acuerdos con otras instituciones, así como de manera indirecta por medio de las acciones llevadas a cabo en las dos líneas de trabajo previamente mencionadas.

Todas estas acciones las acompañamos siempre de jornadas formativas y de concienciación, según se requiera, porque estamos convencidos de que las personas son las que mueven el mundo e impulsan los cambios de mentalidad. Esta labor de concienciación y sensibilización no se realiza exclusivamente con los empleados, sino también con nuestros propios huéspedes, comunidades, proveedores y resto de grupos de interés. Esto no solo permite llevar a cabo una mejor gestión dentro de la compañía, sino que también contribuye a difundir, a través de todos ellos, actitudes a favor de la protección del medio ambiente.

Obviamente la solución no es fácil y los resultados podremos observarlos en el largo plazo, pero desde el sector turismo debemos actuar para alcanzar el objetivo 2030, pues nuestra industria está estrechamente ligada a los mares y océanos, porque además de todo lo que proporcionan, para nosotros es uno de los principales activos de muchos de los destinos en los que operamos.

Laura Molano, Corporate Marketing & CSR Director de Iberostar