En K-plan consideramos que cualquier actividad económica debe ser responsable, y en la medida en que dicha actividad facilite la difusión de los 10 principios estará generando valor económico, pero también un valor social. Suscribir los 10 principios es una garantía de transparencia y ética en el desarrollo de todas nuestras áreas de negocios.