Las organizaciones del siglo XXI no pueden prevalecer en el tiempo si no son consecuentes con los principios fundamentales expresados por el Pacto Mundial. Prescribimos los principios porque creemos firmemente que no se puede aspirar a la excelencia en solitario. Para que una organización puede aspirar realmente a la excelencia tiene que trabajar activamente para que su entorno sea excelente.