La Agenda 2030 y sus 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) suponen una oportunidad única para repensar no sólo cómo atajamos los retos más acuciantes de la humanidad como la pobreza o la consecuencias del cambio  climático, sino también de qué manera construimos un futuro mejor para las generaciones venideras.

En este sentido, la Agenda 2030 y los 17 ODS son al mismo tiempo una fuente de inspiración y una fuente de  innovación. Esta constatación es particularmente relevante para el ámbito empresarial, ya que la agenda supone una invitación a desarrollar soluciones innovadoras en multitud de ámbitos tales como las energías renovables (ODS 7), las telecomunicaciones (ODS 9), la agricultura (ODS 2), la salud (ODS 3), las infraestructuras urbanas (ODS 11) y el medio ambiente (ODS 13), entre muchos otros.

Ésta es pues una ocasión única para ampliar nuestros horizontes en materia de innovación y contribuir entre otras cosas a que la revolución digital sirva para mejorar la vida de las personas en todo el mundo y sin dejar nadie atrás. En este contexto, el papel del sector privado será clave. Tal como reconocen el conjunto de gobiernos firmantes de la Agenda 2030, “la actividad empresarial, la inversión y la innovación privadas son los grandes motores de la productividad, el crecimiento económico inclusivo y la creación de empleo”. Por ello, añaden, “reconocemos el papel que desempeñarán en la implementación de la nueva Agenda los diversos integrantes del sector privado, desde las microempresas y las cooperativas hasta las multinacionales”.

Por otra parte, los ODS ofrecen también una oportunidad de generar nuevas alianzas no sólo entre organizaciones del ámbito empresarial, sino también con el sector público, las organizaciones de la sociedad civil, el mundo  académico y muchos otros actores relevantes.

Este esfuerzo colectivo y la generación de una alianza mundial revitalizada serán las claves del éxito en la  implementación de los ODS. Y para ello es fundamental contar con una opinión publica informada; que conozca los ODS y que cuente con herramientas innovadoras para participar en su implementación. Esta opinión pública incluye
al personal y a los directivos de cualquier empresa, a los estudiantes de cualquier universidad, a los funcionarios de cualquier institución pública; y por ello la labor de sensibilizar y recabar el apoyo de estos grupos concierne  igualmente a todo tipo de instituciones.

En este contexto, la Campaña de Acción de Naciones Unidas para los ODS dedica gran parte de sus esfuerzos a diseñar herramientas y enfoques innovadores que faciliten los esfuerzos de sensibilización e incidencia política en torno a los Objetivos. Ello incluye por ejemplo la encuesta MI Mundo 2030 (www.myworld2030.org) que permite
no sólo informar a la ciudadanía sobre los ODS sino también calibrar los Objetivos que consideran más urgentes y la percepción de progreso en cada uno de ellos. Los datos resultantes son analizados y volcados en una plataforma digital abierta y actualizada en tiempo real.

Esta fuente de información contribuye por tanto a comunicar los Objetivos y complementar los esfuerzos de monitoreo y rendición de cuentas en torno a los mismos; y ofrece así una plataforma permanente de consulta que actúa como correa de transmisión entre la ciudadanía y los decisores políticos.

Este ejercicio da muestra de cómo poner el análisis de “Big Data” al servicio de los ODS y refleja una tendencia creciente, que la propia Campaña de Acción ha abrazado, de explorar el potencial de las nuevas tecnologías tales como la realidad virtual (unvr.sdgactioncampaign.org) y la realidad aumentada, así como las nuevas plataformas comunicativas, para generar
empatía y sumar apoyos en torno a la Agenda 2030.

Los ODS plantean pues numerosos retos complejos, pero al mismo tiempo ofrecen un sinfín de oportunidades, que en el caso del sector privado suponen un valor añadido evidente. Cabe emplazar por tanto a todo el mundo a  aprovecharlas adecuadamente y sumarse a este esfuerzo. El futuro que queremos depende de ello.

Xavier Longan. Responsable de Programas.

Tribuna recogida en la publicación “ODS año 2. Análisis, tendencias y liderazgo empresarial en España”.