Recientemente, Meliá Hotels International anunciaba ante sus accionistas su compromiso firme para eliminar los plásticos de un solo uso antes del final del presente año 2018.

No era una decisión espontánea ni motivada por una “moda”, sino que llevábamos más de un año eliminando elementos desechables como pajitas, botellas y platos, entre otras muchas iniciativas que integran nuestra Política Global de Sostenibilidad.

Y es que la sostenibilidad y la responsabilidad social han estado siempre presentes en el ADN de una Compañía de origen familiar y como tal, con fuertes valores, que además, tiene como objeto la gestión de hoteles en los mejores destinos y entornos naturales del mundo.

Pero podemos identificar algunos hitos recientes que han sido claves en la evolución de nuestro compromiso responsable: en primer lugar, la Cumbre del Clima de Paris 2015, conocida como COP21, y el segundo lugar, la designación del año 2017 como el Año Internacional del Turismo Sostenible para el desarrollo, que ha dado un impulso internacional al concepto de sostenibilidad aplicada al turismo, y su importancia para alcanzar los retos de la sociedad global.

Respondiendo a los retos marcados por estos dos hitos, hemos desdoblado nuestra Política Global de Sostenibilidad en torno a dos focos y estrategias bien diferenciadas: una Política de Responsabilidad Corporativa, que establece los criterios de un modelo de hotelería responsable que refuerza la relación de Meliá con sus grupos de interés, y sus compromisos para contribuir de forma activa al bien común, y una Política de Medioambiente. Aunque nuestro código ético ya incluía estos compromisos, el hecho de contar con sendas políticas corporativas reforzaría nuestros planteamientos y facilitaría su implementación.

La política medioambiental de Meliá tiene por objetivo fortalecer el uso adecuado de los recursos naturales presentes y futuros, impulsar la protección de los entornos en los que opera, e integrar el factor medioambiental en toda su cadena de valor: al diseñar e integrar un hotel en su entorno, al utilizar la tecnología, y al optimizar la innovación para minimizar y compensar los impactos que el hotel, inevitablemente, genera.

La estrategia de medioambiente de Meliá incluye cuatro líneas principales de trabajo: medición y control, uso responsable de recursos, innovación y tecnología, y sensibilización y comunicación, que incluye planes de concienciación y formación, así como la Certificación de nuestros sistemas bajo un modelo de gestión sostenible.

Uno de los grandes retos para avanzar hacia los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas (ODS) es la dificultad de las Compañías para integrarlos en su negocio y definir indicadores para medir su desempeño, por lo que en Meliá hemos priorizado algunos ODS que por su alineamiento con nuestra actividad, pudieran integrarse en nuestra estrategia. Estos Objetivos Específicos 2020 se refieren a ODS relacionados con el agua, la energía no contaminante, las comunidades sostenibles, la producción y consumo responsables, y la reducción de emisiones de CO2 por estancia.

Fruto de esta integración de la sostenibilidad en el negocio, en Meliá hemos conseguido reducir en 2017 las emisiones por estancia en un 12,64% y el consumo de agua en un 8,14%, contamos ya con el 100% de los hoteles de España e Italia con suministro de energía renovable certificada, y hemos certificado nuestro sistema de Gestión de Energía según la norma ISO 50.001, además de comenzar con la eliminación de los plásticos en nuestros emblemáticos resorts de la marca Paradisus y en otros hoteles de México y República Dominicana.

Con el compromiso de eliminar la práctica totalidad del plástico de un solo uso ya en el año 2018, Meliá ha distribuido ya una hoja de ruta para que todos los hoteles y oficinas corporativas del Grupo dispongan la eliminación de botellas, vasos y posavasos, bolsas o pajitas de plástico no reutilizable, y los sustituyan por materiales biodegradables y ecológicos.  Estamos instalando dispensadores de agua en todas las oficinas y zonas de personal, y en nuestros hoteles del Caribe, estamos usando como alternativas a las botellas de plástico, agua purificada en botellas de cristal. Como industria que mueve a millones de personas, es también muy importante la concienciación a nuestros clientes, para que valoren positivamente las iniciativas y para que se conviertan, a su vez, en “embajadores” del compromiso contra el cambio climático.

Nuestra apuesta tendrá un impacto medible y significativo, pues simplemente con dejar de consumir botellas de plástico en nuestros hoteles (unos 22 millones de unidades al año) reduciremos nuestras emisiones en más de 15 toneladas de CO2 anualmente, resultantes del tratamiento de estos residuos.

Porque somos una Compañía familiar, responsable y dedicada a una de las industrias más vinculadas e influenciadas por el Medio Ambiente, y porque como líderes en el sector tenemos que ofrecer ejemplo a los demás, en Meliá nos comprometemos con un futuro más sostenible.

Gabriel Escarrer Jaume. Vicepresidente Ejecutivo & CEO de Meliá Hotels International