Desde que comenzamos con nuestra actividad, hace más de 127 años, nuestro modelo de negocio ha integrado el beneficio económico con el social y el medioambiental. Para nosotros, el primero no es viable sin los segundos.

Una filosofía que forma parte de nuestro ADN y que, hoy en día, adquiere más trascendencia que nunca: el desarrollo a largo plazo es el único válido si queremos hacer frente a los retos a los que nos enfrentamos en la actualidad.

Por fortuna, esta concepción se está extendiendo en los últimos años. De un modelo lineal, basado en el “usar y tirar”, estamos dando paso a un concepto de progreso inteligente, sostenible e integrador. La economía circular, que se basa en la optimización de los recursos y la eficiencia energética, se ha revelado como una herramienta clave. En este punto, es responsabilidad de todos los agentes sociales materializarla en acciones y políticas concretas.

Ante este reto, el sector privado español ha sabido recoger el guante. Una prueba de ello es el grupo de trabajo promovido por la Red Española de Pacto Mundial para impulsar la aplicación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) en la industria de Alimentación y Bebidas, uno de los principales sectores económicos del país cuyo valor de producción supera los 96.000 millones de euros. Como empresa adherida a esta iniciativa, confiamos en que el trabajo que desde aquí se desarrolle nos ayude a trasladar las mejores prácticas en materia de Sostenibilidad a todas las empresas que integramos el sector.

No obstante, debemos ir más allá e implicar también a todos los colaboradores que intervengan a lo largo de nuestra cadena de valor, con especial foco en dos colectivos: nuestros profesionales y nuestros proveedores. En este sentido, en Mahou San Miguel nos esforzamos para que nuestros más de 3.000 profesionales tomen conciencia del impacto de su trabajo en el compromiso de la compañía con la sostenibilidad. Todos ellos firman también un Código de Conducta, al tiempo que son formados en materia medioambiental y materializan su inquietud personal a través de talleres y acciones de voluntariado corporativo.

Por otro lado, para que como compañía podamos garantizar una gestión responsable de nuestra cadena de suministro, ya en 2015 lanzamos el programa de formación “Avanzamos juntos”, con el que extendemos nuestra política de Sostenibilidad a nuestros colaboradores al tiempo que compartimos nuestras buenas prácticas y les mostramos cómo estar comprometidos mejora su posición competitiva en el mercado. Tras su paso por el curso, un gran porcentaje de las empresas incorporan nuevos mecanismos en sus negocios y se adhieren a la Red Española de Pacto Mundial, junto con quien ponemos en marcha la iniciativa.

Prácticas como estas se fundamentan en el convencimiento de que la sostenibilidad es una responsabilidad compartida ha de ser integral, trasciende a un departamento e integra a todas las áreas de la Compañía y a todos los eslabones de la cadena de valor: desde la materia prima hasta que el producto llega al consumidor. Todo ello con el objetivo de ser una empresa referente en sostenibilidad en el sector del gran consumo y ser la cervecera con menor huella ambiental de nuestro país.

Beatriz Herrera, Directora de Sostenibilidad de Mahou San Miguel