El 26 de noviembre tuvo lugar la sesión  Los derechos humanos en las cadenas de suministro internacionales – ¿Dónde está la desconexión?  organizada por la Red Española del Pacto Mundial, junto con Global Compact y otras redes locales en la séptima edición del Foro de Empresas y Derechos Humanos de Naciones Unidas que tiene lugar en Ginebra, Suiza.

En la sesión, moderada por Steve Kenzie, Director Ejecutivo de la Red Británica y en la que estuvieron presentes 16 redes locales del Pacto Mundial, se ofrecieron pautas y experiencias prácticas de empresas en diferentes etapas de la cadena de suministro, desde la oficina central de una multinacional o una filial, hasta un proveedor local y permitió conocer cómo cada uno de los eslabones aborda sus particulares retos en derechos humanos y las potenciales desconexiones que pueden surgir entre todos a la hora de implementar procesos de gestión conjunta.

La sesión comenzó con la intervención de Claus Teilmann, director de Empresas y DDHH del Instituto Danés de Derechos Humanos, que opinó que la desconexión que se da entre empresas y proveedores, normalmente se debe a la falta de entendimiento por parte de ambos de los requerimientos existentes en el marco de los Principios Rectores sobre Empresas y Derechos Humanos, que resulta demasiado complejo para el lenguaje empresarial. Teilmann insistió en la importancia de continuar adaptando y traduciendo el lenguaje de derechos humanos al ámbito empresarial y en el papel clave que han de jugar las redes locales del Pacto Mundial para realizar esta labor a nivel país, adaptándose a cada contexto local.

La sesión contó con la participación de Ramón Zumárraga, Director de Servicios de Compras de Iberdrola que centró su intervención en la gestión de proveedores bajo un enfoque de derechos humanos en diferentes contextos y países de operación. Zumárraga explicó de forma detallada los procesos que llevan a cabo en Iberdrola: una evaluación de riesgos en derechos humanos en la cadena de suministro, un análisis de las filiales de la empresa en los cinco países en los que operan y medidas para impulsar la adhesión de sus proveedores al Pacto Mundial. En cuanto a los retos pendientes, Zumárraga hizo hincapié en la importancia de que las empresas encuentren un balance entre los recursos disponibles y los riesgos potenciales en la cadena de suministro.

En la sesión participaron, asimismo, Natalie Komatisch, jefa Derechos Humanos de TOTAL y Yann Wyss, director de Asuntos Públicos, Impacto social y Ambiental de Nestle. Ellos detallaron las medidas que llevan a cabo con sus proveedores, principalmente herramientas de autodiagnóstico y auditorías. Tantrie Soetjopto, directora de Marketing de Java, una empresa de Indonesia, ofreció la visión de un proveedor local en un país asiático, detallando todas las acciones que llevan a cabo para impactar positivamente sobre sus trabajadores a nivel local y cómo gestionan las relaciones con las empresas contratistas de otros lugares del mundo. Soetjopto identificó como la principal causa de las desconexiones en la cadena de suministro la falta de comunicación existente entre proveedores y contratistas.

Por último, Lise Kingo, Directora Ejecutiva del Pacto Mundial de las Naciones Unidas hizo público el compromiso del Pacto Mundial con los Principios Rectores sobre Empresas y Derechos Humanos y llamó a la acción a todos los asistentes y a las redes locales del Pacto Mundial ‘’para llevar al siguiente nivel el respeto empresarial a los derechos humanos’’. Aprovechó la ocasión para reivindicar además el 70 ª aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Por último, Kingo resaltó la conexión de los Objetivos de Desarrollo Sostenible con el respeto a los derechos humanos y comunicó que, según varios estudios del Pacto Mundial, el Objetivo 8 de trabajo decente y crecimiento económico, conectado de forma directa con los derechos humanos, siempre lidera el interés del mundo empresarial. ‘’No podremos alcanzar los ODS en 2030 sin respetar los derechos humanos; la importancia de los derechos humanos no debe ser nunca cuestionada’’, concluyó la máxima responsable a nivel mundial de Global Compact.