Como amante que soy de la naturaleza, y como visitante asiduo de las sierras de Cádiz y Málaga desde que en 2002 incorporamos el hotel Fuerte Grazalema, me siento muy orgulloso del proyecto de RSC que Fuerte Group Hotels inició en 2017 y que ha culminado este mismo año.

Se trata de la rehabilitación de una de las parcelas de un precioso pinsapar que está ubicado en la Sierra de las Nieves (Málaga), a unos 50 kilómetros de nuestro establecimiento y muy cerca de Ronda. Como saben, el “Abies pinsapo Boiss” es una especie en riesgo de extinción, que en la época de las glaciaciones buscó refugio en el sur de Europa.

Aunque su presencia es relativamente habitual cuando uno visita esta zona de Andalucía, ya sea paseando por pueblos como Grazalema o haciendo senderismo en la montaña, lo cierto es que desde hace unos años su conservación se ha visto gravemente perjudicada por factores como el cambio climático, los incendios y el contagio de enfermedades, entre otros.

Según nos comentaron en su día los Ingenieros Forestales Clara V. Freiherr von Furstenberg García y Juan Francisco Ramírez Aragón, fundadores de la asociación “El Glaucal de la Nava” cuando vinieron a presentarnos su proyecto, uno de los factores clave para preservar este majestuoso árbol, que tanto se parece a los abetos, es la limpieza de la zona donde está ubicado.

A veces pensamos que cuidar el medioambiente supone grandes esfuerzos, cuando en realidad es mucho más fácil de lo que imaginamos, y por ello todos deberíamos implicarnos. Obviamente, ese aseo de la zona ha de ser implementado por profesionales, que saben perfectamente qué restos de madera han de ser quitados del suelo para permitir el nacimiento de nuevos pinsapos o de otros árboles y arbustos; que conocen bien cómo podar los ejemplares vivos para que los nuevos brotes salgan con más fuerza y que tienen identificados los lugares donde es mejor hacer un cortafuegos sin dañar al bosque, entre muchos otros detalles.

Hemos empezado con un área pequeña, si comparamos con la totalidad del pinsapar, pero gracias a este proyecto, que ha supuesto una inversión por parte de Fuerte Group Hotels de 2.500 euros, hemos logrado restaurar 0,63 hectáreas, una superficie en la que hemos podido constatar que la naturaleza ha vuelto a nacer.

Sin material vegetal muerto en el suelo, cuya presencia conllevaba un alto riesgo de incendios y propiciaba el rápido contagio de enfermedades; con la incorporación de un nuevo manto protector elaborado con los restos de la poda de madera sana; y con el saneamiento de muchas copas que han permitido a los árboles absorber una mayor cantidad de dióxido de carbono, se ha logrado acelerar la dinámica natural del pinsapar, y proteger el ecosistema haciéndolo menos vulnerable y aumentando su capacidad de adaptación a las adversidades.

Creo que constituye una buena práctica muy aconsejable para otras empresas que deseen colaborar, ya que la inversión no es demasiado costosa pero los efectos positivos para el pinsapar y para el entorno medioambiental de la zona no paran de multiplicarse. Y es que a veces es cuestión de dejar a la naturaleza que siga su propio curso, sin, simplemente, ponerle obstáculos en su camino.

Para más información: https://www.youtube.com/watch?v=229emIzDhFE

José Luque García, Director general de Fuerte Group Hotels