El pasado 23 de enero el Pacto Mundial de las Naciones Unidas hizo un llamamiento a la acción para financiar la implementación de la Agenda 2030 y hacer frente al déficit de financiación, estimado en 2,5 billones de dólares americanos anuales.

En él se insta a las empresas, los gobiernos y otros agentes a que colaboren con los intermediarios financieros para recaudar la financiación necesaria para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Asimismo, se alienta a las partes interesadas a encontrar nuevas formas de medir y comunicar sus avances y contribuciones a la Agenda 2030 a la vez que muestran los beneficios empresariales a largo plazo para los inversores.

Estos temas fueron discutidos en paralelo a la Reunión Anual del Foro Económico Mundial de 2019 en Davos, donde el Pacto Mundial de las Naciones Unidas organizó en colaboración con PIMCO un side event que reunió a empresas, inversores e intermediarios financieros para debatir nuevas estrategias y herramientas financieras para la integración de las inversiones de los ODS. En esta reunión se puso de relieve la estimación realizada por Naciones Unidas en la que se prevé que será necesario movilizar entre 5 y 7 billones de dólares cada año para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Necesidad que no puede satisfacerse únicamente con ayudas.

Durante la jornada Lise Kingo, CEO y Directora Ejecutiva del Pacto Mundial de las Naciones Unidas, quiso incidir en la necesidad de este tipo de financiación. En sus palabras, «Financiar los Objetivos de Desarrollo Sostenible es un gran desafío, pero no insuperable […] Un estudio tras otro demuestra que no existe un equilibrio a largo plazo entre la sostenibilidad y el rendimiento de las inversiones; de hecho, creemos que debemos seguir avanzando hacia un punto de inflexión en la inversión convencional, que recompensará al inversor que tiene una orientación a valores».

Las finanzas sostenibles responden las expectativas de los inversores socialmente responsables y sus necesidades de inversión en estrategias empresariales sostenibles. Los modelos de negocio basados en los ODS han surgido como otra forma de financiar las actividades del sector privado alineadas con los ODS, y un cambio en la perspectiva de los inversores puede ayudar aún más a dirigir los fondos hacia modelos de negocio sostenibles en lugar de hacia proyectos verdes independientes. De esta forma, los instrumentos de renta fija, como los bonos ODS, pueden convertirse en nuevas soluciones para integrar las inversiones en ODS y salvaguardar el déficit de financiación.

Por su parte, Scott Mather, Director de Inversiones de PIMCO, destacó la importancia de la unidad en la financiación, señalando que «la financiación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible requerirá que todos trabajemos juntos: el sector público, las finanzas privadas y la sociedad civil». Y añadió, «A través de nuevas innovaciones, como los bonos ODS, creemos que podemos ayudar a integrar estrategias de inversión de impacto para obtener beneficios y resultados sociales y ambientales positivos. Esto redunda en beneficio de todos y nos ayudará a lograr economías y sociedades sostenibles e inclusivas».

Lise Kingo también quiso mandar un mensaje de optimismo y alentó a invertir en la Agenda 2030: «invertir con los ODS en mente puede ser rentable y es por eso que debemos ser fundamentalmente optimistas sobre la viabilidad de la Agenda 2030».

El objetivo final es crear un mercado que sea lo suficientemente grande, líquido, diversificado y transparente para que los inversores institucionales puedan contribuir de manera significativa a la implementación de la Agenda 2030.

La Plataforma de Acción del Pacto Mundial de las Naciones Unidas sobre Innovación Financiera para los ODS sirve como incubadora de ideas, conceptos y recomendaciones para desbloquear el capital privado y crear un mercado para las principales inversiones en Objetivos de Desarrollo Sostenible. La plataforma involucra a empresas líderes, bancos e inversores para identificar soluciones innovadoras que permitan aprovechar los mercados de capital globales para los ODS.

El año pasado, la Plataforma de Acción publicó un informe titulado «Bonos de ODS y finanzas corporativas – Una hoja de ruta para las inversiones» para inspirar y guiar a las partes interesadas que participan en la aplicación de la Agenda 2030 a fin de aprovechar los mercados de capital privados y beneficiarse de una financiación más barata y fiable.