El 29 de diciembre de 2018 se ha publicado la Ley 11/2018, de 28 de diciembre, por la que se modifica el Código de Comercio, la Ley de Sociedades de Capital, y la Ley de Auditoría de Cuentas, en materia de información no financiera y diversidad (la Ley 11/2018).

Esta nueva Ley procede del Real Decreto-Ley 18/2017 (el RDL), con relevantes novedades sobre el mismo que se resumen a continuación, e incorpora al Derecho español la Directiva 2014/95/UE, por la que se modifica la Directiva 2013/34/UE en lo que respecta a la divulgación de información no financiera e información sobre diversidad.

Incremento de las sociedades obligadas

La Ley 11/2018 amplía significativamente el número de sociedades obligadas a presentar el estado de información no financiera (el EINF) frente al RDL, que se circunscribía únicamente a las entidades de interés público que cumpliesen una serie de requisitos. Ahora, la consideración como entidad de interés público es solo uno de los criterios que pueden llevar a ser objeto de estas nuevas obligaciones. La regulación tiene una aplicación escalonada y creciente, acabando por afectar, transcurridos tres años desde la entrada en vigor, a las sociedades con más de 250 empleados (500 empleados a fecha de su entrada en vigor) que, o bien sean de interés público (excepto las pymes), o bien cumplan con uno de estos dos requisitos: (i) que el total de las partidas del activo sea superior a 20.000.000 de euros, o (ii) que el importe neto de la cifra anual de negocios supere los 40.000.000 de euros.

Mayor detalle del contenido del EINF y eliminación de excepciones

La Ley proporciona una mayor concreción que el RDL sobre cuál debe ser el contenido del EINF a incluir en el informe de gestión (o en el informe separado, en su caso). Adicionalmente a la información sobre el modelo de negocio y sus riesgos, respecto de aspectos ya apuntados en el RDL, la Ley 11/2018 detalla más pormenorizadamente sobre qué informar: las políticas que aplica la empresa, resultados de esas políticas y riesgos e indicadores clave de resultados no financieros, utilizando especialmente estándares de indicadores clave no financieros que puedan ser generalmente aplicados y que cumplan con las directrices de la Comisión Europea y los estándares GRI.

Asimismo, como novedad, detalla los aspectos sobre los que aportar información significativa, agrupados en las siguientes temáticas: medioambientales, sociales y relativas al personal, respeto de los derechos humanos, lucha contra la corrupción y el soborno, y sobre la sociedad (compromisos con el desarrollo sostenible, subcontratación y proveedores, consumidores, e información fiscal).

Roberto García Polo, director en G-advisory (Grupo Garrigues).