Los Principios del Pacto Mundial 3, 4, 5 y 6 relativos a los aspectos laborales son esenciales para cualquier entidad ya que afectan a uno de los principales grupos de interés, los empleados. Su correcta gestión puede repercutir en la mejora de la productividad, la retención del talento o la satisfacción del empleado, entre otros beneficios. Por ello no es de extrañar que casi la totalidad de las empresas adheridas al Pacto Mundial en España que han sido analizadas, un 88% en concreto, disponga actualmente de políticas o prácticas en este área según el informe Comunicando el Progreso de la Red Española.

En referencia al Principio 3, el 72% de las empresas analizadas reconoce la libertad de asociación de todos los trabajadores. Además de ser un derecho, la libertad de asociación permite que los trabajadores se unan para proteger mejor no sólo sus propios intereses económicos, sino también sus libertades civiles, como el derecho a la vida, a la seguridad, a la integridad y a la libertad personal y colectiva. En concreto, en el área de seguridad, el 84% de las grandes empresas dispone de políticas para garantizar condiciones de trabajo seguras frente al 71% de las pymes. En esta línea, el 82% posee políticas o programas para promover la salud y el bienestar entre los empleados a nivel general.

En cuanto a los Principios 4 y 5, el 45% de las grandes empresas lleva a cabo una política contra el uso o la obtención de beneficios derivados del trabajo forzoso y la mitad de ellas desarrolla una política contra el trabajo infantil. Este porcentaje es menor en el caso de las pymes, en el que tan solo dispone de estas políticas un 28% y un 33% respectivamente.

Por último, respecto al Principio 6, el 74% y el 73% dispone de políticas en las áreas de igualdad de oportunidades y no discriminación. En este aspecto, y en relación con la paridad de género en el órgano de gobierno más alto de la empresa, los datos muestran un mayor porcentaje de hombres tanto en grandes empresas (72%) como en pymes (73%) dejando el porcentaje de mujeres en un 28 y 27% respectivamente.

Estos Principios han de ser promovidos por las empresas mediante acciones específicas que aseguren su correcto cumplimiento. En particular, las medidas de implementación más frecuentes llevadas a cabo por las empresas son: la adopción de convenios colectivos en los que son tratadas las condiciones laborales, implementados por el 76% de las empresas analizadas; la realización de programas de capacitación y sensibilización a empleados, llevada a cabo por el 74% de las grandes empresas frente al 39% de las pymes; y el desarrollo de campañas públicas en derechos laborales, llevada a cabo por el 63% de las grandes empresas y el 36% de las pymes.

El compromiso del IBEX 35 con las normas laborales se mantiene

La aplicación de los derechos laborales es crucial para cualquier empresa, pero más si cabe para las compañías que pertenecen al índice bursátil, ya que para mantener su posición de liderazgo han de invertir en una política laboral favorable. En concreto, los datos extraídos del informe de la Red Española muestran que el 89% incluye en sus memorias de sostenibilidad el porcentaje del total de empleados cubiertos en acuerdos de negociación colectiva, manteniendo el compromiso de lbex 35 en esta materia al mismo nivel que el año anterior.

Dado su carácter internacional, los Principios 4 y 5 cobran mayor importancia en estas compañías, ya que algunas de ellas desarrollan sus actividades en países extranjeros. En este sentido, el 60% reporta sobre su compromiso por la erradicación de prácticas ilegales relacionadas con la explotación infantil y el trabajo forzoso. Al igual que en el punto anterior, este porcentaje es prácticamente el mismo que en 2017.

Finalmente, en lo que se refiere a las políticas de igualdad, 20 de las 35 empresas del índice bursátil releja en sus memorias de sostenibilidad la existencia de un plan de igualdad dentro de su entidad, una cifra mejorable dado que es un aspecto regulado por la Ley de Igualdad. Otro aspecto que llama la atención en esta área es que tan solo el 26% de las empresas del índice bursátil reporta de forma cuantitativa la relación entre el salario base de los hombres con respecto al de las mujeres. Este porcentaje es menor que el año anterior, en el que un 34% de las empresas reportaban esta información, lo que implica, sin duda, un área de mejora para las empresas del índice bursátil español.