El sol baña diariamente nuestro Planeta desprendiendo cantidades enormes de energía. Que la industria sepa aprovechar esta fuente para que sus líneas de producción funcionen es hoy ‘vital’ para la sostenibilidad de nuestro Planeta, en definitiva para vivir mejor y dejarlo en buenas condiciones para las generaciones que vienen.

Y en este compromiso no valen matices. El mundo camina hacia una mejor gestión de la energía y sobretodo utilizar una energía verde, renovable y sostenible. El Grupo Cooperativo Fruits de Ponent ha iniciado este año su gran salto hacia este tipo de energías, con la instalación de placas solares en la cubierta de todas sus naves de confección de fruta. El objetivo: conseguir que la energía solar ‘alimente’ la producción industrial en el proceso de limpiado y confección o colocación en cajas de las piezas de fruta, así como dotar de energía a los almacenes y a las cámaras frigoríficas.

Se trata de una medida que entronca con el ODS 13 “Acción por el Clima”. Un paso más del Grupo Cooperativo para mejorar su eficiencia energética y caminar hacia la sostenibilidad. De hecho, calcula que la energía sobrante será ofrecida a los socios de esta cooperativa para que puedan utilizarla en sus explotaciones.

A su vez, contamos con otras acciones cuyo objetivo son la de luchar contra el cambio climático o evitar el desperdicio de recursos como el agua.

Desde hace seis años que el Grupo está adherido al programa de la Generalitat de Catalunya “Acuerdos Voluntarios”, que obliga a reducir año tras año las emisiones de gases de efecto invernadero. Se trata de un compromiso adquirido y validado cada año por el organismo autonómico, cuyos resultados no han hecho más que reafirmar la reducción drástica de este tipo de gases. La misma Oficina que ‘audita’ este trabajo destaca en su último informe: “la tendencia de la organización Fruits de Ponent en la reducción de las emisiones por cada tonelada de fruta confeccionada mediante medidas de optimización de todos los elementos lumínicos y mecanizados”.

Otro de los aspectos que enlaza con el ODS 13, ‘Acción por el Clima’ es la reutilización del agua industrial, gracias a la instalación de una planta depuradora de aguas, que permite disponer de un circuito cerrado, de forma que se ahorra la totalidad de este recurso. Y, en las explotaciones agrícolas, los socios-agricultores practican la llamada ‘agricultura de precisión’, ayudados por nuevas tecnologías que indican el punto exacto donde se debe regar, evitando así desperdicios innecesarios de agua.

La filosofía del grupo es de una clara ‘proactividad’ y ‘compromiso’ en cuanto al cuidado del medio ambiente y el entorno natural. 

En definitiva, ir por los senderos de la transición energética es un avance para todos, puesto que la sociedad ya no dependerá de unas fuentes energéticas finitas y concentradas en las manos de unos pocos. También significa que se puede reducir la emisión de gases de efecto invernadero, y por lo tanto mitigar el cambio climático.

Por lo tanto, no hay vuelta atrás. Demos el paso.

Josep Presseguer, Director General de Fruits de Ponent