La Política de Derechos Humanos y Relación con Comunidades de Repsol es clara en nuestra meta, respetar los derechos humanos internacionalmente reconocidos y establecer relaciones sólidas con las comunidades donde la Compañía tiene presencia. La debida diligencia marca nuestra forma de actuar en todas nuestras actividades y en todos los países donde operamos.

Los pueblos indígenas han tenido una especial atención por parte de Repsol, que incluye en su Política el compromiso de reconocer y respetar la naturaleza única de los pueblos indígenas, tribales, aborígenes y originarios. Por lo tanto, nos comprometemos a reconocer y respetar sus derechos, de acuerdo con la legislación vigente y con el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), esté incorporado o no a la legislación de cada país.

Esto incluye, entre otros, los derechos a las tierras, sus territorios y recursos, a su organización, a su estructura social y económica y a la consulta libre, previa e informada, mediante procedimientos apropiados y en particular a través de sus instituciones representativas. Por eso se establecen estrategias de diálogo diferentes en función del pueblo indígena, hasta un total de diecisiete en ocho países (Bolivia, Canadá, Colombia, Ecuador, Indonesia, Papúa Nueva Guinea, Perú y Rusia). (*) Páginas 145 y 146 del Informe de Gestión Integrado 2018 de Repsol.

Cuando llegamos a una nueva zona de operación, realizamos los estudios de línea de base social para identificar aquellas comunidades indígenas, que se encuentran en diferentes fases de contacto con la cultura mayoritaria, y que puedan ser afectadas por nuestras actividades.

A continuación dialogamos y nos acercamos a las comunidades indígenas ajustándolo a las características culturales de cada etnia o comunidad, e involucrando a los órganos representativos de las comunidades indígenas, garantizando la representación de hombres y mujeres, de los diversos grupos de edad y de los líderes, de acuerdo a sus tradiciones, reconociendo y respetando el derecho a la consulta libre, previa e informada (CLPI) otorgado a los pueblos indígenas a través de sus instituciones representativas. Por eso cada estrategia es diferente.

Para asegurar el diálogo con las comunidades y los pueblos indígenas, contamos con la figura de los “relacionadores comunitarios”, encargados de establecer un diálogo entre la empresa y la comunidad próxima al área de operación, basado en la confianza y el respeto. En Repsol contamos con un equipo de alrededor de 70 “relacionadores comunitarios” en los diferentes países donde estamos presentes.

Repsol elaborará un Plan de Contingencia Antropológico si tuviera conocimiento directo o por terceros de la presunción de existencia de pueblos indígenas en aislamiento voluntario y/o contacto inicial.  Este plan definirá las medidas preventivas para evitar posibles contactos y las medidas a realizar si se produjera avistamiento o indicios de presencia en la zona, y será de obligado cumplimiento para la compañía, sus contratistas y subcontratistas. El plan prohibirá expresamente el acercamiento a estas personas, llamar su atención y, particularmente, dar o intercambiar utensilios o recoger cualquier objeto encontrado. Estos planes se han desarrollado para las operaciones en Ecuador y Perú.

Las evaluaciones de impactos en derechos humanos, y los proyectos de desarrollo social se realizan con la metodología de Repsol, siempre teniendo en cuenta las características culturales de cada etnia o comunidad. Podemos destacar el caso de la evaluación de impactos en derechos humanos realizada con la comunidad indígena Wayuu en la Guajira (Colombia).

Fernando Ruiz Fernández, director de Sostenibilidad en Repsol.