El ODS 5 está conectado con los Principios 1, 2, 3, 4, 5 y 6 del Pacto Mundial de Naciones Unidas.

“Lograr la igualdad entre los géneros y empoderar a todas las mujeres y las niñas”

 ¿En qué consiste el Objetivo de Desarrollo Sostenible 5?

La igualdad entre géneros no es solo un derecho fundamental, sino la base necesaria para conseguir un mundo próspero y equitativo, además es fundamental para el desarrollo sostenible de la sociedad. Sin embargo, a pesar de los avances en las últimas décadas, las mujeres y niñas de todo el mundo siguen sin experimentar una igualdad de derechos real.

Las mujeres siguen careciendo de una representación igualitaria en la vida política, económica y pública y continúan siendo objeto de discriminación. Un ejemplo de esto es que, a 1 de enero de 2019, la representación de la mujer en los parlamentos nacionales era en promedio solo del 24,3%.

En los últimos años se han logrado avances en materia de igualdad de género mediante la creación y la reforma de la legislación en muchos países. Sin embargo, los recursos y presupuestos para conseguir los compromisos contraídos para los derechos de la mujer aún no son suficientes.

1 de cada 5 mujeres y niñas en el mundo ha sufrido violencia física o sexual por parte de su pareja en los últimos 12 meses y 200 millones de mujeres siguen siendo víctimas de prácticas lesivas como la mutilación genital femenina y enfrentando obstáculos respecto a sus derechos sexuales y reproductivos.

El ODS 5 pretende facilitar a las mujeres y niñas igualdad en el acceso a la educación y atención médica, en las oportunidades para conseguir un trabajo digno y en la representación en los procesos de adopción de decisiones políticas y económicas.

Las empresas juegan un rol clave en este sentido, debiendo adoptar a nivel interno políticas y procedimientos para garantizar los mismos derechos y oportunidades laborales a la mujer e invirtiendo a nivel externo en programas de empoderamiento económico de las mujeres y niñas, fomentando así el crecimiento económico y el desarrollo social. Además, cuando se trata de avanzar en la igualdad de género, las organizaciones tienen un papel importante que desempeñar y mucho que ganar. Las empresas con un nivel alto de mujeres en su equipo ejecutivo tienen un 21% más de probabilidades de registrar ganancias superiores al promedio que las empresas con niveles más bajos.

¿Cómo pueden las empresas contribuir al ODS 5?

Todas las empresas, independientemente de su sector, pueden tomar medidas para contribuir a este ODS.

En el ámbito interno:

  • Creando un Plan de Igualdad con compromisos, medidas y objetivos concretos.
  • Garantizando que todas las políticas de la empresa incluyan la dimensión de género y que la cultura empresarial fomente la igualdad y la integración.
  • Aumentando el número de mujeres en cada nivel/posición dentro de la empresa, especialmente en puestos de responsabilidad y de la alta dirección como puestos directivos y en los consejos de administración.
  • Evaluando a los proveedores en temas de igualdad.
  • Elaborando un plan formativo en la empresa en materia de género, que incluya temáticas como los derechos humanos y la no discriminación y que llegue a todos los departamentos y puestos de la empresa.
  • Estableciendo políticas salariales que aseguren una igual retribución por igual trabajo, independientemente del género del empleado.
  • Implementando en la empresa un sistema de contratación y protección del empleo que integre la dimensión de género y formando al departamento de recursos humanos.
  • Implementando planes de conciliación dirigidos por igual a mujeres y hombres y ofreciendo medidas como servicio de guardería, jornada intensiva, horarios flexibles o teletrabajo.
  • Instaurando una política de tolerancia cero hacia cualquier forma de violencia en el entorno laboral que contemple los abusos verbales y físicos.
  • Respetando la dignidad de las mujeres y niñas en todos los productos y servicios de la empresa, ya sean de marketing u otros.
  • Formando a proveedores en materia de igualdad de género y capacitando a las mujeres de la cadena de suministro para adquirir nuevas habilidades laborales.
  • Integrando una cultura de derechos humanos en la empresa, a través de la implantación de los Principios Rectores sobre Empresas y Derechos Humanos de Naciones Unidas con especial hincapié en los derechos de la mujer.
  • Contratando a mujeres en situación de vulnerabilidad.
  • Llevando a cabo programas de formación para mujeres en las comunidades locales donde opere la empresa, con el objetivo de empoderarlas y mejorar sus habilidades laborales.
  • Expandiendo las relaciones comerciales con empresas lideradas por mujeres, apoyándolas a través de recursos financieros y capacitación tecnológica.
  • Asegurando que los productos que se comercializan no refuerzan los estereotipos de género.
  • Apoyando los Principios de Empoderamiento de la Mujer  y comprometiéndose con iniciativas o programas como ONU Mujeres, dedicada a promover la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres.

En el ámbito externo:

  • Utilizando los productos y servicios de la empresa para mejorar las condiciones de las mujeres y niñas. Por ejemplo, una empresa de telecomunicaciones, formando a comunidades locales en materia de género.
  • Realizando acciones de comunicación y marketing que promuevan la igualdad de género.
  • Creando programas filantrópicos y becas para apoyar el compromiso empresarial con la integración, la igualdad y la defensa de la mujer.
  • Ofreciendo becas de formación para mujeres en con el objetivo de empoderarlas y mejorar sus habilidades de liderazgo.
  • Llevando a cabo donaciones a fundaciones y organizaciones cuyo objeto se base en asuntos de género o en la protección de mujeres y niñas.
  • Realizando proyectos de cooperación al desarrollo con el foco en cuestiones de género.
  • Llevando a cabo alianzas con universidades, escuelas de negocio, ONG y sector público, para realizar proyectos que contribuyan a la igualdad de género.

Experiencias de nuestros socios

Algunas de las entidades socias del Pacto Mundial cuentan en primera persona casos de éxito con los que contribuyen a este ODS, puedes consultarlos a través de la plataforma online COMparte.

¿Cómo pueden medir las empresas su contribución al ODS 5?

Las empresas cuentan a su disposición con la guía SDG Compass, proyecto en común del Pacto Mundial de Naciones Unidas, WBCSD y Global Reporting Initiative. Esta guía contiene indicadores específicos para que las empresas puedan comprobar los avances en sus contribuciones a los diferentes Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Algunos ejemplos de indicadores relativos al ODS 5 son:

  • Número total y distribución de empleados por sexo, edad, país y clasificación profesional.
  • Promedio anual de contratos indefinidos, temporales y a tiempo parcial por sexo, edad y clasificación profesional.
  • Número de despidos por sexo, edad y clasificación profesional.
  • Remuneraciones medias y su evolución desagregados por sexo, edad y clasificación profesional o igual valor.
  • Brecha salarial de género.
  • Número total y sueldo de nuevos empleados y rotación de empleados por grupo de edad, sexo y región.
  • Composición de los órganos directivos, desglosado por categoría de empleado en función del sexo, grupo de edad, pertenencia a minorías y otros indicadores de diversidad.
  • Porcentaje de empleados que son evaluados regularmente en relación a su desempeño profesional, por sexo y por categoría laboral.
  • Número y tipo de incidentes de violencia de género o acoso ocurridos en el lugar de trabajo.
  • Número total de empleados con derecho a permiso parental, por sexo.

¿Qué herramientas tienen las empresas a su disposición para facilitar la contribución al ODS 5?

Las empresas cuentan con diferentes herramientas para guiar sus contribuciones a los ODS y más específicamente al ODS 5.

  • Derechos del niño y principios empresariales:principios elaborados por el Pacto Mundial de Naciones Unidas junto con UNICEF y Save the Children, que establecen las acciones empresariales para respetar y promover los derechos del niño, con incidencia en temas educativos.
  • Business Call to Action: iniciativa promovida por el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), que busca instar al sector privado a implementar modelos de negocio innovadores que combinen beneficio e impacto sobre el desarrollo.

Datos y cifras

Internacional:

  • En 2018, las mujeres representaban el 39% de la fuerza de trabajo, pero sólo ocupaban el 27% de los cargos directivos.
  • La brecha salarial a nivel global es del 23% por el mismo empleo. En promedio, las mujeres ganan 77 centavos por cada dólar que ganan los hombres.
  • Según el World Economic Forum la brecha de género a nivel global no se cerrará, si seguimos así, hasta dentro de 108 años.
  • Las mujeres ocupan el 15% de los puestos en los consejos de administración a nivel mundial, y sólo el 4% de los puestos de CEO y presidentes de consejos de administración a nivel mundial.
  • El PIB mundial podría aumentar en 5,3 billones de dólares para 2025 si se acabara con la brecha de género.
  • Las mujeres dedican aproximadamente el triple de tiempo que los hombres cada día al cuidado y trabajo doméstico no remunerado.
  • Según datos de 51 países, sólo el 57% de las mujeres toman sus propias decisiones sobre las relaciones sexuales, el uso de anticonceptivos y los servicios de salud.
  • De un estudio basado en datos recogidos en 2018 que cubría cuatro áreas del derecho de 53 países:
    • Casi dos tercios de esos países carecían de leyes que regulen la discriminación directa e indirecta contra la mujer.
    • El 68% no disponía de leyes sobre la violación que descansaran en el principio del consentimiento.
    • En más de la mitad de los países no existían leyes que obliguen a pagar lo mismo por un trabajo de igual valor.
    • Menos de un tercio de los países contaban con leyes que establecieran los 18 años como la edad mínima para contraer matrimonio para mujeres y hombres, sin incluir excepciones.
  • A nivel mundial, por cada 100 niños, son 118 las niñas que no asisten a la escuela. Siendo en Asia central, África septentrional, Asia occidental y África subsahariana, las regiones donde más obstáculos se encuentran las niñas para acceder a la enseñanza.

Nacional:

  • Las mujeres directivas representan solo un 27% del total en las empresas españolas en 2018 por segundo año consecutivo.
  • La presencia de la mujer en las sociedades cotizadas del mercado continuo subió un 15% durante el año 2017, hasta sumar 258 consejeras, que suponen el 19,15% del total de los 1.347 miembros existentes en los Consejos de Administración. Pero se mantiene lejos de cumplir el 30% de consejeras en el año 2020 que recomiendan Europa y la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).
  • La brecha salarial en España es de 4.849 euros. Las mujeres cobran un 29,3% menos que los hombres.
  • La pensión media de las mujeres apenas supera los 706,44 euros, mientras que la de los hombres asciende a 1.119,60 euros. Las mujeres perciben un 37,35% menos que los hombres en la cuantía media de sus pensiones.
  • En España hay un 16% de mujeres en paro, frente al 13% de los hombres.
  • Más de 38.000 mujeres fueron víctimas de violencia de género en el primer trimestre de 2019, un 2,1 % más que el año anterior.
  • A 30 de julio de 2019 un total de 38 mujeres fueron asesinadas por violencia de género en lo que va de año según el balance del Ministerio de la Presidencia, Relaciones con las Cortes e Igualdad.

Metas del ODS 5

  • Poner fin a todas las formas de discriminación contra todas las mujeres y las niñas en todo el mundo.
  • Eliminar todas las formas de violencia contra todas las mujeres y las niñas en los ámbitos público y privado, incluidas la trata y la explotación sexual y otros tipos de explotación.
  • Eliminar todas las prácticas nocivas, como el matrimonio infantil, precoz y forzado y la mutilación genital femenina.
  • Reconocer y valorar los cuidados no remunerados y el trabajo doméstico no remunerado mediante la prestación de servicios públicos, la provisión de infraestructuras y la formulación de políticas de protección social, así como mediante la promoción de la responsabilidad compartida en el hogar y la familia, según proceda en cada país.
  • Velar por la participación plena y efectiva de las mujeres y la igualdad de oportunidades de liderazgo a todos los niveles de la adopción de decisiones en la vida política, económica y pública.
  • Garantizar el acceso universal a la salud sexual y reproductiva y los derechos reproductivos, de conformidad con el Programa de Acción de la Conferencia Internacional sobre la Población y el Desarrollo, la Plataforma de Acción de Beijing y los documentos finales de sus conferencias de examen.
  • Emprender reformas que otorguen a las mujeres el derecho a los recursos económicos en condiciones de igualdad, así como el acceso a la propiedad y al control de las tierras y otros bienes, los servicios financieros, la herencia y los recursos naturales, de conformidad con las leyes nacionales.
  • Mejorar el uso de la tecnología instrumental, en particular la tecnología de la información y las comunicaciones, para promover el empoderamiento de la mujer.
  • Aprobar y fortalecer políticas acertadas y leyes aplicables para promover la igualdad entre los géneros y el empoderamiento de las mujeres y las niñas a todos los niveles.

Periódicamente organismos nacionales e internacionales publican informes y reportes especializados de donde se han extraído los datos: