El ODS 6 está relacionado con los Principios 1, 2 y 7, 8 y 9 del Pacto Mundial de Naciones Unidas. 

“Garantizar la disponibilidad de agua y su gestión sostenible y el saneamiento para todos”

¿En qué consiste el Objetivo de Desarrollo Sostenible 6?

En el último siglo, la demanda de agua a nivel mundial ha aumentado debido a la alta tasa de crecimiento demográfico, la rápida urbanización, el desarrollo económico y las modalidades cambiantes de consumo. Además, esta demanda se intensifica con el cambio climático y los fenómenos meteorológicos extremos que cada vez son originados con más frecuencia como sequías e inundaciones.

Las sequias en España son un fenómeno recurrente, que, sumado a la sobreexplotación del agua de ríos y acuíferos, hacen que algunas zonas del sur y este del país presente los niveles más graves de sobreexplotación de Europa.

Cada país posee una huella hídrica diferente en función de la cantidad de bienes y servicios que es capaz de generar y consumir, del grado de disponibilidad del recurso y de su calidad. Según Water Footprint Network, España ocupa el octavo puesto en la clasificación mundial de países con mayor huella hídrica (producción y consumo) y el segundo puesto en el ranking europeo.

Actualmente, más de un tercio de la población mundial vive en países con escasez de agua, en 2025 se espera que el número crezca a dos tercios, y se estima que para el año 2030, 700 millones de personas podrían ser desplazadas por una escasez intensa de agua. Además, la contaminación del agua va en aumento, consecuencia directa de las aguas residuales industriales, de las prácticas agrícolas y de la inadecuada eliminación de desechos humanos. Según el Banco Mundial, el mundo enfrenta una crisis en la calidad del agua que disminuye en un tercio el potencial de crecimiento económico en zonas altamente contaminadas y pone en peligro el bienestar humano y ambiental.

Todas estas cuestiones dificultan en multitud de países el acceso a agua limpia y a un saneamiento adecuado, causando grandes impactos en términos ambientales y económicos, pero también sociales y humanitarios. A pesar de los logros conseguidos en los últimos años, millones de personas aún no tienen acceso a agua potable, a un baño básico ni a instalaciones adecuadas para lavarse las manos.  Cada día, alrededor de 1.000 niños mueren debido a enfermedades diarreicas asociadas a la falta de higiene.

El ODS 6 pretende lograr un acceso universal y equitativo al agua potable y a servicios de saneamiento e higiene adecuados, así como mejorar la calidad del agua a nivel global.

«La empresa ha de gestionar de forma sostenible los recursos hídricos en la creación de sus productos y servicios…»

Las empresas juegan un rol clave en este sentido, debiendo gestionar de forma sostenible los recursos hídricos disponibles en el entorno que son utilizados para la creación, producción y distribución de sus productos y servicios. Deben fomentar y facilitar la mejora de la gestión del agua en su cadena de valor y apostar por la educación y la innovación en la temática.

¿Cómo pueden las empresas contribuir al ODS 6?

Las empresas pueden contribuir de diferentes maneras al ODS 6. Hay determinadas empresas cuyo núcleo de negocio está más directamente ligado a este Objetivo, como las del sector químico o las del sector agroalimentario. No obstante, todas las empresas, independientemente de su sector, pueden tomar medidas para contribuir a este ODS.

En el ámbito interno:

  • Integrando la gestión del agua como una cuestión clave dentro de la estrategia de negocio.
  • Calculando la huella hídrica: cuánta agua es necesaria para producir un producto o prestar un servicio y estableciendo objetivos de reducción.
  • Estableciendo y comprometiéndose públicamente con objetivos de reducción del consumo hídrico basados ​​en el contexto, lo que significa alinear los objetivos de reducción del consumo de agua con las necesidades de comunidades locales y ecosistemas.
  • Realizando una gestión sostenible del agua en las operaciones y fábricas de la empresa, con una política estricta de consumo y reutilización del agua.
  • Implantando sistemas de gestión ambiental certificados.
  • Asegurando que los trabajadores tengan acceso a agua potable y a espacios apropiados para la higiene personal en las instalaciones.
  • Concienciando y formando a empleados y proveedores sobre la importancia de un uso eficiente y una gestión sostenible del agua y de los productos químicos en los procesos de fabricación.
  • Invirtiendo en tecnologías que mejoren a corto y largo plazo la gestión sostenible del agua.
  • Mejorando la calidad de los vertidos de aguas residuales y reduciendo el uso de materiales y productos químicos peligrosos en las operaciones de la empresa, para minimizar el impacto medioambiental.
  • Tomando medidas para impulsar una mejor gestión del agua a través de todo el ciclo de vida de los productos.
  • Invirtiendo en tecnologías que mejoren la sostenibilidad de la extracción y el abastecimiento de agua dulce, los servicios de saneamiento e higiene o la calidad del agua.
  • Desarrollando tecnologías para ahorrar, recuperar y reutilizar agua.
  • Proporcionando condiciones laborales dignas a los proveedores en países con legislaciones débiles, asegurándose de que los trabajadores cuenten con sistemas de agua potable y saneamiento en las instalaciones y un sueldo suficiente, que les permita a ellos y su familia adquirir agua potable y productos de higiene.
  • Fomentando una mejor disponibilidad de productos destinados a la higiene personal a bajo coste especialmente dirigidos a personas en situación de vulnerabilidad.

En el ámbito externo:

  • Utilizando los productos y servicios de la empresa para encontrar soluciones al acceso al agua y al saneamiento. Por ejemplo, una empresa del sector de la construcción, construyendo tanques de agua potable para comunidades rurales o una empresa del sector químico, realizando avances científicos que permitan un saneamiento adecuado para personas en áreas marginales.
  • Integrando en la empresa los Principios Rectores sobre Empresas y Derechos Humanos, para asegurar que las operaciones de la empresa no impactan sobre el derecho humano al agua y saneamiento de los grupos de interés, por ejemplo, provocando la contaminación de un río que afecte a una comunidad local próxima a él.
  • Compartiendo buenas prácticas relacionadas con la gestión sostenible del agua en workshops.
  • Adhiriéndose a iniciativas como CEO Water Mandate y comprometerse públicamente a progresar continuamente en la gestión sostenible del agua.
  • Realizando proyectos de cooperación al desarrollo destinados a actividades y programas relativos al agua y al saneamiento.
  • Creando alianzas público-privadas con ONG, universidades, sector público y otras empresas para realizar proyectos que contribuyan a un mayor acceso al agua y saneamiento de la población.

 Experiencias de nuestros socios

Algunas de las entidades socias del Pacto Mundial cuentan en primera persona casos de éxito con los que contribuyen a este ODS, puedes consultarlos a través de la plataforma online COMparte.

¿Cómo pueden medir las empresas su contribución al ODS 6?

Las empresas cuentan a su disposición con la guía SDG Compass, proyecto en común de Global Compact, WBCSD y Global Reporting Initiative. Esta guía contiene indicadores específicos para que las empresas puedan comprobar los avances en sus contribuciones a los diferentes Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Algunos ejemplos de indicadores relativos al ODS 6 son:

  • Porcentaje de empleados que reciben formación en materia de higiene.
  • Porcentaje de instalaciones adheridas a estándares de calidad del agua.
  • Porcentaje y volumen total de agua reciclada y reutilizada.
  • Grado de reducción de los impactos ambientales en los productos y servicios.
  • Cálculo de la huella hídrica de productos y servicios.

¿Qué herramientas tienen las empresas a su disposición para facilitar la contribución al ODS 6?

Las empresas cuentan con diferentes herramientas para guiar sus contribuciones a los ODS y más específicamente a este Objetivo.

  • Business Call to Action: iniciativa promovida por el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), que busca instar al sector privado a implementar modelos de negocio innovadores que combinen beneficio e impacto sobre el desarrollo.
  • Water Action Hub: herramienta global de colaboración e intercambio de conocimientos en línea desarrollada por el CEO Water Mandate, que cataloga y facilita los proyectos para la gestión del agua en las cuencas de los ríos y regiones alrededor del mundo.
  • Alianza Empresarial para el Agua y el Clima (BAFWAC): establece un programa de tres acciones para empresas que desean demostrar su compromiso por la gestión responsables del agua. Proporciona herramientas, recursos y estudios de casos sobre agricultura resistente al clima, gestión del agua circular e infraestructura natural.
  • Exploring the Case for Corporate Context-Based Water Targets: informe para que empresas y organizaciones comprometidas con la correcta gestión y la mejora de la seguridad del agua comprendan la importancia de emplear métricas de agua basadas en el contexto y establecer objetivos de agua significativos que estén alineados con la mejor ciencia disponible.
  • The Global Water Tool: herramienta del WBCSD que ofrece recursos para identificar riesgos y oportunidades corporativos del agua.
  • Aqueduct Water Risk Atlas: herramienta del WRI de mapeo de riesgo de agua global que ayuda a las empresas, inversores, gobiernos y otros usuarios a comprender dónde y cómo están surgiendo los riesgos y oportunidades de agua en todo el mundo.
  • Water Risk Filter: herramienta desarrollada por WWF y el DEG que ayuda a las empresas e inversores a evaluar y responder a los riesgos relacionados con el agua que enfrentan sus operaciones e inversiones en todo el mundo.
  • Water Aidorganización internacional cuya misión es posibilitar el acceso a agua potable y a saneamiento a las comunidades más pobres y marginadas.
  • Water Footprint Network: plataforma internacional de aprendizaje que busca conectar las diversas comunidades interesadas en la sostenibilidad, la equidad y la eficiencia del uso del agua.

Datos y cifras del ODS 6 

Internacionales:

  • Entre los años 2000 y 2017, la proporción de la población mundial que utilizaba agua potable gestionada de manera segura aumentó de 61% a 71%, pero aún 785 millones de personas no cuentan con servicios básicos de agua potable.
  • 2.000 millones de personas aún carecen de un servicio de saneamiento básico. El 70% de estos viven en zonas rurales.
  • El 59% de todos los flujos de aguas residuales domésticas se recolectan y se tratan de manera segura. El 41% no tratado presenta riesgos para el medioambiente y salud pública.
  • El agua contaminada puede transmitir enfermedades como la diarrea, el cólera, la disentería, la fiebre tifoidea y la poliomielitis. Se calcula que la contaminación del agua potable provoca más de 502.000 muertes por diarrea al año.
  • 673 millones de personas (un 9% de la población mundial) aún practican la defecación al aire libre, en su mayoría en Asia meridional.
  • 2 de cada 5 personas en todo mundo no cuentan con instalaciones básicas con agua y jabón para lavarse las manos en el hogar.
  • En 2016, un tercio de todas las escuelas primarias no contaba con servicios básicos de agua potable, saneamiento e higiene.
  • En 2016, 1 de cada 4 centros de salud en todo el mundo no contaba con servicios básicos de agua potable lo que afecta a más de 2.000 millones de personas y aumenta el riesgo a sufrir infecciones de personas en busca de atención médica.
  • 2.000 millones de personas viven en países donde hay un alto nivel de estrés por la escasez de agua y unos 4.000 millones de personas sufren una escasez de agua grave durante al menos un mes al año.
  • Para el 2030, 700 millones de personas podrían ser desplazadas por una escasez intensa de agua.
  • El mundo ha perdido el 70% por ciento de sus humedales naturales durante el siglo pasado.
  • El sector agrícola representa casi 70% de las extracciones mundiales de agua dulce.
  • El rendimiento agrícola cae a medida que aumenta la salinidad de las aguas y los suelos como consecuencia de las sequías más intensas, las marejadas ciclónicas y el incremento de las extracciones de agua. Debido a la salinidad de las aguas, en el mundo se pierde cada año una cantidad de alimentos suficiente para 170 millones de personas.

Nacionales:

  • Se estima que en España el 25% de los acuíferos están gravemente sobreexplotados, de acuerdo a los Planes Hidrológicos y sin contar el agua que se consume de forma ilegal.
  • Se estima que hay más de medio millón de pozos ilegales.
  • Existen zonas en el sur y este del país que presentan los niveles más graves de sobreexplotación de Europa.
  • Se han construido más de 2.000 presas y varios trasvases, lo que nos ha situado como el noveno país del mundo con mayor número de grandes presas.
  • Se consume una media de 132 litros por habitante y día.

Metas del Objetivo 6

  • Para 2030, lograr el acceso universal y equitativo al agua potable, a un precio asequible para todos.
  • Para 2030, lograr el acceso equitativo a servicios de saneamiento e higiene adecuados para todos y poner fin a la defecación al aire libre, prestando especial atención a las necesidades de las mujeres y las niñas y las personas en situaciones vulnerables.
  • Para 2030, mejorar la calidad del agua mediante la reducción de la contaminación, la eliminación del vertimiento y la reducción al mínimo de la descarga de materiales y productos químicos peligrosos, la reducción a la mitad del porcentaje de aguas residuales sin tratar y un aumento sustancial del reciclado y la reutilización en condiciones de seguridad a nivel mundial.
  • Para 2030, aumentar sustancialmente la utilización eficiente de los recursos hídricos en todos los sectores y asegurar la sostenibilidad de la extracción y el abastecimiento de agua dulce para hacer frente a la escasez de agua y reducir sustancialmente el número de personas que sufren de escasez de agua.
  • Para 2030, poner en práctica la gestión integrada de los recursos hídricos a todos los niveles, incluso mediante la cooperación transfronteriza, según proceda.
  • Para 2020, proteger y restablecer los ecosistemas relacionados con el agua, incluidos los bosques, las montañas, los humedales, los ríos, los acuíferos y los lagos.
  • Para 2030, ampliar la cooperación internacional y el apoyo prestado a los países en desarrollo para la creación de capacidad en actividades y programas relativos al agua y el saneamiento, incluidos el acopio y almacenamiento de agua, la desalinización, el aprovechamiento eficiente de los recursos hídricos, el tratamiento de aguas residuales y las tecnologías de reciclaje y reutilización.
  • Apoyar y fortalecer la participación de las comunidades locales en la mejora de la gestión del agua y el saneamiento.

Periódicamente organismos nacionales e internacionales publican informes y reportes especializados de donde se han extraído los datos: