El ODS 13 está conectado con los Principios: 7, 8 y 9 del Pacto Mundial

“Adoptar medidas urgentes para combatir el cambio climático y sus efectos”

¿En qué consiste el Objetivo de Desarrollo Sostenible 13?

El cambio climático es un fenómeno que afecta a todos los países y personas del mundo. Para António Guterres, secretario general de la ONU, “es el mayor riesgo sistémico a nivel global para el futuro cercano”. El calentamiento global aumenta a un ritmo mucho más acelerado de lo previsto, convirtiéndose en uno de los mayores desafíos de la humanidad.

La temperatura media mundial en 2018 superó aproximadamente 1 grado centígrado la línea de base preindustrial, siendo los últimos 4 años los más cálidos registrados. Desde el año 1971 en España se observa cómo las temperaturas medias son cada vez más elevadas a lo largo del año, aunque el ascenso se aprecia con más claridad en verano, habiendo además aumentado su duración casi 5 semanas más respecto a los comienzos de los años 80.

La concentración de CO2 en la atmósfera se ha acelerado en los últimos años, llegando a superar récords históricos en 2019 nunca vistos, como son las 415 partículas por millón (ppm). Las consecuencias sobre el planeta son directas, provocando el calentamiento de los océanos, el aumento del nivel del mar, la descongelación de los polos, la pérdida de biodiversidad y fenómenos meteorológicos extremos, tales como olas de calor prolongadas, incendios, desertificación de terrenos, sequías, terremotos, inundaciones y tsunamis.

«El ODS 13 pretende introducir el cambio climático como cuestión primordial en las políticas, estrategias y planes de países, empresas y sociedad civil, mejorando la respuesta»

Estos fenómenos impactan además sobre la población, especialmente sobre los grupos más vulnerables, desplazándolos de sus hogares y comunidades, destruyendo cultivos y alimentos, dificultando el acceso al agua, provocando enfermedades e impidiendo un verdadero progreso social y económico. 17,2 millones de personas tuvieron que abandonar sus casas debido a desastres naturales que les impidieron ejercer sus vidas con normalidad en 2018. En España, aproximadamente 32 millones de personas ya se han visto afectadas por el cambio climático. Entre 2004 y 2016, 446 personas fallecieron por exposición al calor excesivo.

Las consecuencias del cambio climático pueden ser irreversibles, si no se toman medidas urgentes. Tenemos a nuestro alcance soluciones viables para que los países y empresas puedan tener una actividad económica sostenible frente al cambio climático, pero se necesita una mayor voluntad para frenar el aumento de temperatura.

En la Conferencia de París sobre el Clima (COP21), celebrada en 2015, 195 países firmaron el Acuerdo de París, el primer acuerdo vinculante mundial sobre el clima. El objetivo es gestionar la transición hacia una economía baja en carbono y lograr que el aumento de las temperaturas se mantenga por debajo de los 2 grados centígrados, punto que sería crítico para el planeta, haciendo todo lo posible por limitar el aumento a 1,5, lo que reducirá considerablemente los riesgos y el impacto del cambio climático.

El informe publicado por el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) en 2018, Informe Especial sobre el Calentamiento Global de 1,5 grados, muestra los impactos que tendría el calentamiento global de superarse 1,5 grados los niveles preindustriales. El informe advierte que reducir la emisión de carbono no será suficiente para estabilizar las temperaturas mundiales en 1,5 grados, será también necesaria la captura directa de CO2 de la atmósfera. Las emisiones globales de CO2 tendrían que disminuir en 2030 alrededor de un 45% respecto de los niveles de 2010, y seguir disminuyendo hasta alcanzar la neutralidad en 2050 para cumplir con este objetivo y evitar consecuencias catastróficas y cambios irreversibles.

El ODS 13 pretende introducir el cambio climático como cuestión primordial en las políticas, estrategias y planes de países, empresas y sociedad civil, mejorando la respuesta a los problemas que genera, e impulsando la educación y sensibilización de toda la población en relación al fenómeno. Además, se insta a los estados a contribuir económicamente para lograr los objetivos de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático y a cooperar con los países en desarrollo y pequeños estados insulares para mejorar su capacidad de gestión del cambio climático, prestando especial atención a los problemas que genera en mujeres, jóvenes y comunidades marginadas.

El sector privado juega un papel protagonista en este sentido, debiendo establecer estrategias para reducir sus emisiones de CO2 a la atmósfera, impulsando las energías renovables en detrimento de las fósiles en sus actividades, invirtiendo en I+D+i para desarrollar innovaciones tecnológicas más sostenible y menos intensivas en emisiones y trabajando coordinadamente con la comunidad internacional para alcanzar los compromisos mundiales en materia de cambio climático.

¿Cómo pueden las empresas contribuir al ODS 13?

Las empresas pueden contribuir de diferentes maneras al ODS 13. Hay determinadas organizaciones cuyo núcleo de negocio está más directamente ligado a este Objetivo, como las del sector energético o las del sector industrial. No obstante, todas las empresas, independientemente de su sector, pueden tomar medidas para contribuir a este ODS. El estudio del Pacto Mundial, “Global Opportunity Explorer 2019”, se centra en el cambio climático por ser considerado uno de los riesgos más urgentes el cual está determinando cómo están evolucionando los mercados. Por ello, destaca que es una situación única para cambiar los negocios y convertir los riesgos climáticos en oportunidades climáticas.

En el ámbito interno:

  • Incorporando el cambio climático en la cultura empresarial integrándolo como pilar clave en la estrategia de la compañía.
  • Midiendo la huella de carbono en todas las actividades de la empresa y extendiéndola a su cadena de suministro para establecer objetivos públicos de reducción de emisiones a corto y largo plazo.
  • Compensando sus emisiones de CO2 a través de proyectos de reforestación.
  • Elaborando políticas y planes de actuación contra el cambio climático en línea con el Acuerdo de París.
  • Invirtiendo en adaptación climática para limitar las consecuencias del cambio climático y obtener beneficios no sólo ambientales sino también económicos a través de la innovación.
  • Formando a empleados, proveedores y al resto de grupos de interés en la lucha contra el cambio climático, para capacitarlos en sus puestos y concienciarlos entorno al fenómeno.
  • Llevando a cabo un análisis de riesgos y oportunidades del cambio climático en toda la cadena de valor.
  • Incluyendo acciones de mitigación y adaptación al cambio climático en sus planes de acción.
  • Invirtiendo en tecnología para la captura y almacenamiento de carbono.
  • Fijando un precio interno del carbono como herramienta de gestión.
  • Implantando sistemas de gestión ambiental certificados.
  • Disminuyendo gradualmente el uso de combustibles fósiles en las operaciones de la empresa y sustituyendo su uso por el de fuentes de energía renovable.
  • Invirtiendo en tecnologías más sostenibles y menos intensivas en la emisión de carbono e introducirlas progresivamente en las actividades e instalaciones de la empresa.
  • Fomentando la movilidad sostenible de empleados, proveedores y en la distribución de productos y servicios, para reducir emisiones provocadas por el transporte terrestre, aéreo y marítimo.
  • Estableciendo criterios de eficiencia energética, uso de energías renovables, reducción de emisiones y resiliencia a los desastres climáticos en los edificios e instalaciones de la empresa.
  • Introduciendo criterios de economía circular en las actividades de la empresa, utilizando los recursos naturales y materias primas de manera eficiente, empleando materiales reciclados, fomentando la reutilización, y reduciendo y valorizando los residuos.
  • Emitiendo bonos verdes para la financiación de proyectos sostenibles en áreas como las energías renovables, la eficiencia energética o el transporte limpio.
  • Respetando los ecosistemas y la biodiversidad en las operaciones de la empresa, llevando a cabo procesos para evitar impactos negativos en las áreas donde la empresa opere.
  • Invirtiendo en I+D+i para encontrar nuevas soluciones al cambio climático.
  • Diseñando e implementando planes de mitigación de riesgos, preparación, respuesta y recuperación en relación a los desastres naturales a través de la cadena de valor, especialmente en zonas de alto riesgo.

En el ámbito externo:

  • Estableciendo objetivos de reducción de emisiones basados en ciencia a través de iniciativas como Science Based Targets que evalúa de forma independiente los objetivos de reducción de emisiones corporativas en comparación con los últimos avances de la ciencia climática.
  • Apoyando la iniciativa Caring for Climate del Pacto Mundial de Naciones Unidas, destinada a guiar a las empresas en la lucha contra el cambio climático.
  • Utilizando los productos y servicios de la empresa para encontrar soluciones al cambio climático, por ejemplo, una empresa del sector energético, utilizando fuentes de energía renovable en detrimento de las fósiles o una empresa del sector de transportes, invirtiendo y utilizando vehículos limpios y no contaminantes.
  • Divulgando las actuaciones y resultados de la empresa en materia de cambio climático, a través de la memoria de sostenibilidad y otros medios.
  • Creando herramientas que favorezcan el cálculo de la huella de carbono y el ahorro energético en las organizaciones.
  • Fomentando la creación de alianzas entre diferentes actores.
  • Creando campañas de publicidad y marketing para concienciar a la población sobre los impactos negativos del cambio climático.
  • Promoviendo enfoques sectoriales en torno al cambio climático, para identificar soluciones y prácticas específicas para cada tipo de industria.
  • Ofreciendo orientación a las autoridades públicas y otras empresas y compartiendo herramientas para que sus prácticas sean más respetuosas con el medioambiente.
  • Apoyando la participación del sector privado en las negociaciones internacionales en materia de cambio climático.
  • Apoyando acciones climáticas más audaces por parte de los gobiernos contribuyendo así a los denominados “bucles de ambición”, bucles de retroalimentación positiva en los que el liderazgo del sector privado y las políticas gubernamentales se refuerzan entre sí.
  • Difundiendo buenas prácticas en workshops y jornadas en materia de lucha contra el cambio climático en la organización.
  • Sumándose a campañas como Our Only Future lideradas por el Pacto Mundial de las Naciones Unidas, la iniciativa de Science Based Targets y la coalición We Mean Business que busca limitar el aumento de la temperatura mundial a 1,5 grados.
  • Realizando proyectos de cooperación al desarrollo destinados a mitigar los efectos en las comunidades consecuencia del cambio climático, especialmente en relación a los grupos vulnerables y a aumentar su capacidad de adaptación.
  • Creando alianzas público-privadas con ONG, universidades, sector público y otras empresas para realizar proyectos que contribuyan a la lucha contra el cambio climático.
  • Aumentando la transparencia y mejorando la información reportada en cambio climático a través de organizaciones internacionales como CDP, que trabaja con inversores institucionales con el objetivo de motivar a las empresas a reportar sus esfuerzos para mitigar el cambio climático.

 Experiencias de nuestros socios

Algunas de las entidades socias del Pacto Mundial cuentan en primera persona casos de éxito con los que contribuyen a este ODS, puedes consultarlos a través de la plataforma online COMparte.

¿Cómo pueden medir las empresas su contribución al ODS 13?

Las empresas cuentan a su disposición con la guía SDG Compass, proyecto en común del Pacto Mundial de Naciones Unidas, WBCSD y Global Reporting Initiative. Esta guía contiene indicadores específicos para que las empresas puedan comprobar los avances en sus contribuciones a los diferentes Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Algunos ejemplos de indicadores relativos al ODS 13 son:

  • Emisiones de gases de efecto invernadero directas (Alcance 1), indirectas (Alcance 2) y otras (Alcance 3).
  • Reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero.
  • Intensidad de emisiones de gases de efecto invernadero.
  • Gastos totales de protección ambiental e inversiones por tipo.
  • Intensidad energética de edificios.
  • Reducciones en requerimientos energéticos de productos y servicios.
  • Importe total invertido en energías renovables.
  • Importe total invertido en mitigación y adaptación climática.
  • Porcentaje de energía de origen renovable consumida.

¿Qué herramientas y recursos tienen las empresas a su disposición para facilitar la contribución al ODS 13?

Las empresas cuentan con diferentes herramientas y recursos para guiar sus contribuciones a los ODS y más específicamente al ODS 13.

Internacionales:

  • SDG Compassguía que proporciona herramientas e información a las empresas para alinear sus estrategias, así como medir y gestionar su contribución a la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.
  • Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA): programa de Naciones Unidas que actúa como catalizador, defensor, educador y facilitador para promover el uso sensato y el desarrollo sostenible del medioambiente global. Caring for Climate: iniciativa del Pacto Mundial de Naciones Unidas para el Liderazgo Empresarial sobre Cambio Climático. Las empresas adheridas se comprometen a establecer objetivos de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero, a trabajar en colaboración con otras empresas y gobiernos, y a informar públicamente sobre el desempeño anual.
  • Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC): principal foro intergubernamental internacional para negociar la respuesta mundial al cambio climático.
  • Green House Gas Protocol: protocolo internacional de cálculo de gases de efecto invernadero desarrollado entre el World Resources Institute (WRI) y el World Business Council for Sustainable Development (WBCSD), junto con empresas, gobiernos y grupos ambientales de todo el mundo.
  • Iniciativa Science Based Targets: es una colaboración entre el Pacto Mundial de las Naciones Unidas, CDP, el Instituto de Recursos Mundiales (WRI) y el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) y uno de los compromisos de We Mean Business Coalition. Desarrolla herramientas, metodologías y recursos para que las empresas establezcan objetivos de reducción de emisiones que se alineen con el consenso científico prevaleciente.
  • The Ambition Loop: How Business and Government Can Advance Policies that Fast Track Zero-Carbon Economic Growth: informe del Pacto Mundial de Naciones Unidas, el Instituto de Recursos Mundiales (WRI) y el We Mean Business que ofrece orientación a las empresas y al gobierno para acelerar el crecimiento económico sin carbono.
  • NAZCA: el portal de Acción Mundial por el Clima es una plataforma en línea que captura los compromisos a la acción climática contraídos en la COP21 por empresas, ciudades, regiones, inversores y organizaciones de la sociedad civil.
  • Sustainable Energy for All: iniciativa de Naciones Unidas que agrupa a líderes de todos los sectores de la sociedad – gobiernos, empresas y sociedad civil – para trabajar juntos por la transformación de los sistemas energéticos actuales.
  • Plataforma para la compensación de la huella de carbono de Naciones Unidas: incluye proyectos certificados por el Secretariado de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático (CMNUCC) que reducen, evitan o eliminan de la atmósfera emisiones de gases de efecto invernadero.
  • Climate Neutral Now: iniciativa lanzada por el CMNUCC, cuyo objetivo es alentar y apoyar a todos los niveles de la sociedad a tomar medidas climáticas para lograr un mundo neutral para mediados de siglo. Esta iniciativa invita a las empresas, organizaciones, gobiernos y ciudadanos a trabajar hacia la neutralidad climática reduciendo su huella climática.

Nacionales:

  • El Ministerio para la Transición Ecológica tiene a su disposición una serie de herramientas:
  • Plataforma Española de Acción Climática: propone un marco de cooperación público-privada promoviendo la participación y alineamiento de las estrategias climáticas de las entidades con las acciones gubernamentales para impulsar el cumplimiento del Acuerdo de París.
  • Comunidad #PorElClima: iniciativa que busca articular a todos los actores sociales que se movilizan contra el cambio climático, sumando las acciones de todos: empresas, administraciones públicas, ONGs y personas.

En la biblioteca del Pacto Mundial de Naciones Unidas se encuentran varios recursos sobre Cambio Climático como los siguientes:

Datos y cifras del ODS 13

Internacionales:

  • Desde 1880 la temperatura media de la superficie mundial ha aumentado entre 0,8 y 1,2 grados aproximadamente.
  • En el último decenio se han producido 8 de los 10 años más cálidos de los que se tiene constancia.
  • Si no se logran grandes reducciones en las emisiones de gases de efecto la temperatura media mundial seguirá aumentando al ritmo actual y superará entre 2030 y 2052 la temperatura meta convenida como parte del Acuerdo de París y estará encaminado a los 3 grados de calentamiento para finales de siglo.
  • Para limitar el aumento de la temperatura global entre 1,5 y 2 grados, el mundo tendría que reducir sus emisiones de carbono en al menos el 49% de los niveles de 2017 para 2030 y luego alcanzar la neutralidad de carbono para 2050.
  • Los arrecifes de coral están siendo devastados de manera irrecuperable. El valor colectivo de los arrecifes de coral se ha estimado en 29.000 millones de dólares por año. Su pérdida tiene repercusiones en la pesca, el turismo, la salud de la comunidad, los medios de subsistencia y los hábitats marinos.
  • Cumplir con el Acuerdo de París es rentable para la economía mundial. Alcanzar la meta de los 2 grados tendrá un coste de 22 billones de dólares (19,5 billones de euros), pero se calcula que los ahorros de salud mundial –por la reducción de las muertes y enfermedades relacionadas por la contaminación de los combustibles fósiles– si se cumple ese objetivo ascenderían a unos 54 billones de dólares (47,8 billones de euros).
  • En 2018, la mayoría de los peligros naturales que afectaron a casi 62 millones de personas se asociaron con fenómenos climáticos extremos.
  • Entre 1901 y 2010, el nivel medio del mar aumentó 19 cm. Se prevé una elevación media del nivel del mar de entre 24 y 30 cm para 2065 y entre 40 y 63 cm para 2100.
  • La extensión del hielo marino del Ártico se ha reducido en los últimos decenios desde 1979, con una pérdida de hielo de 1,07 millones de km2 cada decenio.

Nacionales:

  • Aproximadamente 32 millones de personas ya se han visto afectadas por el cambio climático en España. Entre 2004 y 2016, 446 personas fallecieron por exposición al calor excesivo en España.
  • La temperatura superficial del Mediterráneo aumenta 0,34 grados por década desde principios de los años 80. El aporte de calor provoca una expansión termal que contribuye al aumento del nivel del mar Mediterráneo, se está produciendo un incremento del nivel estimado en 3,4 mm por año.
  • El verano actual en España es casi 5 semanas más largo que a comienzos de los años 80. Desde el año 1971 se observa como las temperaturas medias son cada vez más elevadas a lo largo del año, aunque el ascenso se aprecia con más claridad en verano.
  • En medio siglo la superficie con clima semiárido ha avanzado en España más de 30.000 km2, en torno al 6% de la extensión del país.

Metas del ODS 13

  • Fortalecer la resiliencia y la capacidad de adaptación a los riesgos relacionados con el clima y los desastres naturales en todos los países.
  • Incorporar medidas relativas al cambio climático en las políticas, estrategias y planes nacionales.
  • Mejorar la educación, la sensibilización y la capacidad humana e institucional en relación con la mitigación del cambio climático, la adaptación a él, la reducción de sus efectos y la alerta temprana.
  • Poner en práctica el compromiso contraído por los países desarrollados que son parte en la Convención Marco de las Naciones Unidas* sobre el Cambio Climático con el objetivo de movilizar conjuntamente 100.000 millones de dólares anuales para el año 2020, procedentes de todas las fuentes, a fin de atender a las necesidades de los países en desarrollo, en el contexto de una labor significativa de mitigación y de una aplicación transparente, y poner en pleno funcionamiento el Fondo Verde para el Clima capitalizándolo lo antes posible.
  • Promover mecanismos para aumentar la capacidad de planificación y gestión eficaces en relación con el cambio climático en los países menos adelantados y los pequeños Estados insulares en desarrollo, centrándose en particular en las mujeres, los jóvenes y las comunidades locales y marginadas.

* Reconociendo que la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático es el principal foro intergubernamental internacional para negociar la respuesta mundial al cambio climático.

Periódicamente organismos nacionales e internacionales publican informes y reportes especializados de donde se han extraído los datos: