• Así lo refleja la guía “Empresas y Derechos Humanos: acciones y casos de éxito en el marco de la Agenda 2030”, editada por Red Española de Pacto Mundial y presentada esta mañana que, además, recopila buenas prácticas de 15 empresas españolas orientadas a cumplir con los estándares internacionales en derechos humanos.
  • Según las conclusiones del texto, el 82% de las empresas españolas adheridas a la Red Española del Pacto Mundial cuentan con políticas en derechos humanos.
  • Asimismo, la publicación aborda la conexión entre los derechos humanos y el cambio climático, cuestión sobre la que se ha debatido durante el acto de presentación.

Madrid, 4 de diciembre de 2019.- Existe una conexión incuestionable entre el marco de los Principios rectores sobre empresas y derechos humanos aprobados en 2011, que establecen la responsabilidad de las empresas de respetar los derechos humanos y los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible establecidos en 2015 para, entre otras metas, hacer realidad los derechos humanos de todas las personas. Esta relación queda reflejada junto con el análisis de los avances y desafíos empresariales en este ámbito, en la guía editada Red Española del Pacto Mundial “Empresas y Derechos Humanos: acciones y casos de éxito en el marco de la Agenda 2030que ha sido presentada esta mañana por su vicepresidente, Víctor Viñuales, en un acto inaugurado por Reyes Maroto, Ministra de Industria, Comercio y Turismo.

Durante su intervención, Maroto ha subrayado que el objetivo de esta sesión “es dar respuesta a la actuación de las empresas en el marco de los ODS, los derechos humanos y el cambio climático”. En este sentido, ha señalado que hay que crear “un sistema de comercio más justo que esté basado también en valores” con tres ejes de acción: “aumentar la presencia de las empresas en proyectos sostenibles, generas alianzas y ecosistemas en este entorno y afianzar el papel del sector privado en la consecución de los ODS”.

Además, en el encuentro se han dado cita representantes de varias organizaciones y expertos en la materia como Dante Pesce, miembro del Grupo de Trabajo sobre Empresas y DDHH de la ONU quien, junto a otros portavoces, han debatido sobre otro de los asuntos clave que recoge la guía: el desafío extraterritorial en las empresas españolas.

A este desafío ha querido referirse el vicepresidente de la Red Española durante su intervención, en la que ha destacado que “Para garantizar el respeto empresarial a los derechos humanos, es además importante hacerlo en todos los países del mundo, ya que las empresas están presentes en cualquier rincón del planeta. El desafío extraterritorial es por tanto una cuestión muy relevante para que las actividades directas de las compañías, de sus filiales y en las cadenas de suministro sean sostenibles a nivel social y ambiental.”

Importante avances y retos empresariales

La publicación recoge importantes avances por parte del sector privado en este ámbito, tanto a nivel mundial como nacional. Así, según datos del Pacto Mundial de Naciones Unidas, alrededor de un 91% de las empresas adheridas a la iniciativa cuentan con políticas o prácticas en materia de derechos humanos, y un 46% lleva a cabo formación para empleados en la temática. Sin embargo, solamente un 23% lleva a cabo evaluaciones de riesgos en derechos humanos.

En España, la tendencia es similar. La Red Española del Pacto Mundial concluye que el 82% de las empresas españolas adheridas a la red local, cuentan actualmente con políticas o prácticas en derechos humanos, cifra que, en el caso de las pymes, se sitúa en el 62%. El estudio justifica esta diferencia afirmando que el 46% de las pymes a nivel mundial tienen problemas para implantar procesos de respeto a los derechos humanos debido a la falta de recursos y el 36% por falta de conocimiento en la temática. Por otro lado, solo el 7% de las entidades españolas evalúan sus impactos en derechos humanos.

En este sentido, las cifras son algo más positivas en las empresas del IBEX 35, ya que el 43% de las entidades del índice bursátil afirman estar realizando evaluaciones de impacto en materia de derechos humanos y, de ellas, el 29% lo hace a través de un proceso de debida diligencia acorde a las pautas que establecen los principios rectores.

Además, el estudio de la Red Española del Pacto Mundial va más allá y recopila 15 casos de éxito de empresas españolas que han sido capaces de integrar en sus estrategias de negocio acciones para asegurar el respeto de los derechos humanos en sus actividades. A través del testimonio de sus portavoces, estas buenas prácticas sirven de ejemplo a otras instituciones para pasar de la teoría a la acción.

El análisis también se realiza a nivel gubernamental, destacando que de los 193 países que forman parte de las Naciones Unidas, solo 22 cuentan con un Plan nacional en empresas y derechos humanos. Entre ellos se encuentra España, que aprobó en junio de 2017 el Plan nacional sobre empresas y derechos humanos por parte del gobierno, cuya actualización está prevista en 2020.

La visión del Pacto Mundial: derechos humanos y cambio climático

En línea con la crítica situación medioambiental que vivimos, el documento concluye que es fundamental garantizar el derecho a vivir en un ambiente sano y sostenible y, por tanto, el derecho al aire limpio, a un clima estable, a una biodiversidad próspera y a ecosistemas saludables, para sentar las bases sobre las medidas que aborden los grandes retos ambientales que el planeta enfrenta.

Para ayudar a garantizar el cumplimiento de este derecho ambiental, la guía establece varios ejemplos de compromisos que deben adoptar las empresas. En concreto detalla consumir 100% energía renovable para 2022, conseguir residuos cero en 2030 y alcanzar la neutralidad en carbono en 2050.

Dado la relevancia de este asunto, durante la jornada ha tenido lugar la mesa debate “La conexión entre los derechos humanos y el cambio climático” que, moderada por María Peña, Consejera delegada del ICEX, varios ponentes han abordado el tema en profundidad.

Puedes descargar la guía aquí.