La ética y el compliance son para el Grupo Red Eléctrica pilares fundamentales para el buen funcionamiento de la actividad empresarial. Nuestro compromiso de actuar con la máxima integridad y transparencia en el desempeño de nuestras obligaciones y responsabilidades no es reciente. En 1987, poco tiempo después de la constitución de la compañía, ya contábamos con unos principios de actuación que incluían nuestro compromiso de hacer transparente la gestión de la empresa facilitando una información veraz que generara un clima y credibilidad en el entorno empresarial y social.

En el Grupo Red Eléctrica entendemos que la prevención de la corrupción no supone ningún tipo de dificultad para el desarrollo de nuestra actividad, sino una ventaja competitiva que valoran positivamente nuestros grupos de interés. Las ventajas competitivas que una compañía pueda alcanzar a través de la corrupción son insostenibles, pues solamente perviven en el largo plazo aquellas ventajas competitivas que se basan en una conducta integra.

Los beneficios de un comportamiento ético en el seno de las organizaciones van mucho más allá de evitar las posibles sanciones o condenas penales por conductas relacionadas con el soborno, la extorsión u otro tipo de corrupción. La necesaria prevención de la corrupción evita los perjuicios sociales, reputacionales y económicos para las compañías, las personas que la conforman y la sociedad en su conjunto.

La estrategia de prevención de la corrupción del Grupo Red Eléctrica se basa en los siguientes ejes:   

  • Acreditar con nuestras palabras y nuestros hechos nuestro compromiso de luchar contra la corrupción, en todas sus formas.  
  • Dar el apoyo necesario a todos los miembros de nuestra organización para mantener un comportamiento ético.  
  • Proporcionar canales de comunicación a los grupos de interés para que puedan poner en conocimiento de la organización cualquier actuación que pudiera estar vinculada con la corrupción, con las garantías necesarias.
  • Poner un especial cuidado en la selección y seguimiento de la integridad de los terceros con los que nos relacionamos.
  • Una función de compliance con capacidad de iniciativa y control en nuestro sistema de prevención de la corrupción, que cuenta con el impulso y el compromiso de los órganos de administración y dirección de la compañía.

Para romper el vínculo entre empresa y corrupción el Grupo Red Eléctrica ha optado por una actitud proactiva, a través de un binomio formado por el impulso de la cultura de la integridad y un adecuado control. La corrupción atenta contra la rentabilidad del negocio, así como contra su continuidad y la calidad de la gestión. Para el Grupo Red Eléctrica la prevención de la corrupción es un deber ético, que nos permita generar nuestro activo más importante, la confianza de nuestros grupos de interés.

Carlos Méndez-Trelles Garcia. Director de Auditoría Interna y Control de Riesgo en Grupo Red Eléctrica.