Entrevista a Isabel Pardo, presidenta de ADIF y de ADIF Alta velocidad para la publicación «ODS, año 4. El liderazgo de las empresas españolas en la Agenda 2030».

Adif es una empresa firmemente comprometida con la sostenibilidad ¿Cómo puede una empresa liderar el movimiento transformador que supone la Agenda 2030?

Desde mi punto de vista el camino para liderar la contribución empresarial a la Agenda 2030 pasa esencialmente por dos cuestiones. La primera es estar firmemente convencido de la necesidad. Parece simple, pero es un primer paso imprescindible que no siempre se da. Es decir, es básico que los máximos responsables de la organización, con su CEO a la cabeza, tengan el firme convencimiento de que es totalmente necesario dar respuesta, desde la propia empresa, a los desafíos recogidos en la Agenda. Esto implica entender que los ODS nos interpelan a todos, nos afectan a nuestro negocio, y que todos tenemos una parte de responsabilidad para que lleguen a alcanzarse.

El segundo ingrediente para un liderazgo real es el alineamiento integral y riguroso de la estrategia empresarial con la Agenda 2030. Es fundamental no quedarse en el discurso y pasar a la acción, identificando las áreas de contribución, marcando objetivos y metas, dotando de recursos y haciendo un seguimiento para mejorar de manera continua.

¿Creéis en Adif que existen oportunidades de negocio ligadas a la Agenda 2030 en alguno de los muchos ámbitos que abarca?

Adif y Adif Alta Velocidad, por la naturaleza de nuestra actividad, tienen una gran capacidad de contribución a muchos de los ODS de la Agenda 2030. Y desde luego esta contribución, especialmente en los ODS 9, 11 y 13, la entendemos como una gran oportunidad. El ferrocarril, y a ello están orientados todos nuestros productos y servicios, debe ser un actor fundamental para conseguir una sociedad donde las infraestructuras sostenibles y resilientes dinamicen el desarrollo económico; también para avanzar hacia un modelo de ciudad sostenible descarbonizada e inclusiva, así como para luchar contra el cambio climático transformando el paradigma de movilidad actual.

Por ello, nuestra apuesta por un modelo de infraestructuras sostenibles (económica, social y ambientalmente), es un activo estratégico para contar con oportunidades de desarrollo de nuestra empresa, tanto dentro como fuera de nuestras fronteras.

En Adif ya estáis contribuyendo a la Agenda 2030, pero ¿qué tipo de alicientes necesitan aquellas empresas españolas que no están trabajando el marco para unirse a la transformación?

El impulso institucional y político es fundamental. Un impulso que deber producirse a escala internacional, europea y nacional. Si nos centramos en el ámbito nacional, creo que es muy importante para las empresas españolas contar con un consenso social y político en torno a la necesidad de avanzar desde el firme compromiso de país en esta dirección.

También es un aliciente importante desarrollar, de forma colaborativa, plataformas para compartir conocimiento, casos de éxito y, sobre todo, para abrir oportunidades de negocio a las empresas en su proceso de internacionalización basándose en soluciones alineadas con la Agenda 2030.

Por último, también sería muy positivo seguir avanzando en herramientas que permitan medir el retorno de la apuesta por la sostenibilidad de las empresas, ya que no hay mayor aliciente que comprobar que contribuir a la Agenda 2030 es la mejor forma de contar con una empresa exitosa y duradera en el tiempo.

Por último ¿cuáles son los principales retos que tenemos por delante para alcanzar los ODS en el año 2030?

El principal reto para alcanzar los ODS en 2030 es la determinación y la colaboración de los países y las empresas que lideran la economía mundial. Dejar de lado los intereses particulares y cortoplacistas no es fácil, pero hacerlo es la clave para que, entre todos, seamos capaces de no defraudar a las generaciones futuras, y no defraudarnos también a nosotros mismos por no haber estado a la altura de los retos que nos ha tocado vivir en este momento de la historia de la humanidad.