El Objetivo de Desarrollo Sostenible 16 está conectado con los Principios: 1 y 2, 3, 4, 5, 6 y 10 del Pacto Mundial

“Promover sociedades pacíficas e inclusivas para el desarrollo sostenible, facilitar el acceso a la justicia para todos y crear instituciones eficaces, responsables e inclusivas a todos los niveles”

¿En qué consiste el Objetivo de Desarrollo Sostenible 16?

Algunas regiones del mundo tienen niveles estables de paz y buen gobierno, mientras que otras se encuentran en situación permanente de conflicto, violencia e ingobernabilidad. La corrupción perjudica la democracia y el estado de derecho, lleva a violaciones de derechos humanos y permite prosperar el crimen organizado y el terrorismo. Un estado de derecho eficiente también ha de garantizar el acceso a la justicia a todas las personas. Actualmente dos tercios de la población mundial carece de acceso significativo a la justicia.    

Estos fenómenos impactan de forma significativa en las personas que quedan expuestas a diversas formas de abuso, incluida la trata, la violencia y la toma de decisiones no inclusiva, viéndose especialmente afectados determinados grupos más vulnerables, como las mujeres y los niños. Aunque cada vez son más los países que fortalecen sus esfuerzos para luchar contra la vulneración de los derechos humanos y para diseñar leyes y normativas que promuevan sociedades más justas, en 2018, el número de personas que huían de la guerra, la persecución y el conflicto superó los 70 millones, el nivel más alto registrado por el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados en casi 70 años. En España, algunos de los problemas más relevantes en derechos humanos, según Human Rights Watch, estarían relacionados con los derechos de los migrantes, la discriminación contra la mujer o la libertad de expresión.

«Es necesario fomentar la transparencia, el buen gobierno, el respeto a los derechos humanos la paz y la estabilidad»

Para conseguir sociedades pacíficas e inclusivas que promuevan el desarrollo sostenible es necesario impulsar el estado de derecho a nivel nacional e internacional. Esto significa promover sociedades basadas en: la transparencia y el buen gobierno, con instituciones públicas transparentes y responsables; el respeto a los derechos humanos, con ciudadanos que cuenten con las libertades y condiciones básicas para vivir en dignidad; y la paz y la estabilidad, con escenarios estables, donde los ciudadanos puedan ejercer sus derechos en igualdad y las instituciones puedan desarrollar sus funciones de forma segura.

La corrupción es un impedimento estructural para la protección de los derechos humanos, además puede aumentar los costes, impedir la inversión extranjera y generar riesgos legales y de reputación. Según el Índice de Percepción de la Corrupción de Transparencia Internacional, España estaría entre los países con más corrupción de la Unión Europea. Y de acuerdo con los datos recabados por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) que sitúan la corrupción y el fraude como uno de los principales problemas que preocupan a los españoles, es necesario trabajar por conseguir unas instituciones efectivas e inclusivas, que favorezcan un mercado estable, unas prácticas comerciales responsables y una competencia leal.

El ODS 16 pretende promover el estado de derecho a nivel nacional e internacional y garantizar la igualdad de acceso a la justicia para todos, reduciendo la corrupción y el soborno y creando instituciones responsables y transparentes, acabar con todas las formas de violencia y delincuencia organizada, especialmente contra los niños, impulsar el respeto de los derechos humanos, fortalecer la participación de los países en desarrollo en las decisiones globales y promover leyes y políticas en favor del desarrollo sostenible a nivel internacional.

El sector privado tiene un rol claro en la consecución de este Objetivo, incorporando el respeto a los derechos humanos y procesos de transparencia en la organización, evitando cualquier forma de violencia en su cadena de suministro e impulsando el estado de derecho en aquellos países en los que opere.

¿Cómo pueden las empresas contribuir al ODS 16?

Todas las empresas, independientemente de su sector, pueden tomar medidas para contribuir al ODS 16.

En el ámbito interno:

  • Cumpliendo con la legislación nacional de aquellos países en los que opere y con la legislación internacional en derechos humanos, tanto en sus operaciones directas, como a través de la cadena de suministro.
  • Elaborando una política contra el acoso, abuso, intimidación o violencia en la empresa y poniendo acciones en marcha para cumplirla.
  • Desarrollando un código ético y programas de evaluación y control interno en la organización para prevenir y luchar contra todas las formas de corrupción e impulsar la adhesión al código a toda la cadena de valor, contando con un buzón para recibir reclamaciones referentes al incumpliendo del código.
  • Creando una política de compromiso con los derechos humanos, para respetar los derechos humanos de empleados, proveedores, comunidades locales, clientes y otros grupos de interés.
  • Fomentando el respeto a los derechos humanos en la cadena de suministro, formando, evaluando e introduciendo cláusulas contractuales a proveedores.
  • Integrando los Principios Rectores sobre Empresas y Derechos Humanos a nivel interno.
  • Creando un sistema de reclamaciones a nivel operacional, que permita a los grupos de interés comunicar a la empresa los potenciales impactos sobre los derechos humanos de la compañía.
  • Formando a todos los empleados y proveedores en derechos humanos y en la lucha contra la corrupción y estableciendo mecanismos que permitan a todos los grupos de interés comunicar a la organización posibles incumplimientos en estos ámbitos.
  • Creando una política de regalos, para regular los obsequios recibidos por los empleados de la empresa, particularmente por administraciones públicas.
  • Implantando políticas y mecanismos para evitar evasiones fiscales en la empresa.
  • Implementando procesos sólidos de auditoría y debida diligencia en derechos humanos para identificar posibles casos de impactos en derechos humanos en la cadena de suministro, como trabajo forzoso o infantil y formando a proveedores para erradicar estas prácticas.
  • Asegurando que cualquier tipo de propiedad (intelectual, financiera o material) ha sido adquirida legalmente.
  • Garantizando la trazabilidad en la cadena de suministro para garantizar que los productos que se comercializan han sido extraídos y fabricados por trabajadores cuyos derechos han sido respetados.
  • Evaluando las operaciones de la empresa en las zonas afectadas por conflictos, para minimizar los impactos negativos y aumentar los positivos, por ejemplo, ofreciendo trabajo a grupos vulnerables o impulsando la economía en estas zonas.
  • Manteniendo una relación transparente y acorde al derecho internacional con los gobiernos de los países en los que opere la empresa, para prevenir la corrupción y el soborno.
  • Creando mecanismos que permitan la participación en la toma de decisiones de todos los trabajadores y comunidades locales próximas a las operaciones.

En el ámbito externo:

  • Utilizando las actividades de la empresa para fomentar la paz, los derechos humanos y el estado de derecho. Por ejemplo, una empresa del sector legal, ofreciendo asesoramiento legal gratuito a personas en situación de vulnerabilidad o una empresa del sector bancario no apoyando financieramente proyectos que puedan impulsar conflictos armados en determinados países.
  • Utilizando el marco Business for the Rule of Law del Pacto Mundial de Naciones Unidas, para impulsar el estado de derecho en aquellos países en los que opere la empresa.
  • Uniéndose a la iniciativa Business for Peace del Pacto Mundial de Naciones Unidas, y siguiendo los pasos recomendados para apoyar los procesos de paz en aquellos países en los que opere la empresa.
  • Atendiendo a los requerimientos de ayuda por parte de los gobiernos en los países en los que opere la empresa, para fortalecer el estado de derecho y ayudar en la consecución de la paz.
  • Trabajando conjuntamente con organizaciones de la sociedad civil o gobiernos para distribuir alimentos en zonas de conflicto o crisis humanitaria.
  • Participando en workshops, eventos y jornadas para promocionar el respeto de los derechos humanos por parte del sector empresarial, por ejemplo, en el Foro Anual sobre Empresas y Derechos Humanos de Ginebra.
  • Creando herramientas que fomenten la paz, los derechos humanos y el estado de derecho.
  • Fomentando comunidades basadas en un sentido compartido de identidad y propósito, superando las diferencias nacionales y culturales.
  • Apoyando e impulsando leyes y políticas en favor del desarrollo sostenible en los países en los que opere la empresa.
  • Realizando proyectos de cooperación al desarrollo, enfocados en el fortalecimiento del estado de derecho en países en desarrollo.
  • Creando alianzas público-privadas con ONG, universidades, sector público y otras empresas para realizar proyectos que contribuyan a la promoción de los derechos humanos y el estado de derecho.

Experiencias de nuestros socios

  • Algunas de las entidades socias del Pacto Mundial cuentan en primera persona casos de éxito con los que contribuyen a este ODS, puedes consultarlos a través de la plataforma online COMparte.

¿Cómo pueden medir las empresas su contribución al ODS 16?

Las empresas cuentan a su disposición con la guía SDG Compass, proyecto en común del Pacto Mundial de Naciones Unidas, WBCSD y Global Reporting Initiative. Esta guía contiene indicadores específicos para que las empresas puedan comprobar los avances en sus contribuciones a los diferentes Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Algunos ejemplos de indicadores relativos al ODS 16 son:

  • Porcentaje del personal de seguridad formado en derechos humanos.
  • Valor total de las contribuciones políticas por país y receptor/ beneficiario.
  • Incidentes confirmados de corrupción y medidas adoptadas.
  • Nivel de corrupción percibido por socios comerciales.
  • Descripción de los valores, principios, normas y estándares de comportamiento de la organización, como los códigos de conducta y de ética.
  • Número de proveedores evaluados por impactos sociales.
  • Medidas adoptadas por la organización destinadas a contribuir a la abolición efectiva del trabajo infantil y la esclavitud moderna.
  • Número de empleados formados en derechos humanos.
  • Número de empleados formados en lucha contra la corrupción.
  • Número de impactos en derechos humanos identificados.
  • Operaciones y proveedores con un riesgo significativo de incidentes en materia de trabajo infantil o forzoso.

¿Qué herramientas tienen las empresas a su disposición para facilitar la contribución al ODS 16?

Las empresas cuentan con diferentes herramientas para guiar sus contribuciones a los ODS y más específicamente al ODS 16.

  • SDG Compass: guía que proporciona herramientas e información a las empresas para alinear sus estrategias, así como medir y gestionar su contribución a la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.
  • Los Diez Principios del Pacto Mundial,  y la herramienta de elaboración del Informe de Progreso, con la cual reportar esta información.
  • Guía de Implantación de los Principios Rectores sobre Empresas y Derechos Humanos de Naciones Unidasherramienta que aporta conocimiento y formación, evalúa tu situación actual en materia de derechos humanos e identifica tus principales riesgos e impactos.
  • Oficina del Alto Comisionado de Derechos Humanos: organismo de Naciones Unidas cuyo mandato es promover y proteger todos los derechos humanos.
  • Departamento de Operaciones de Mantenimiento de la Paz: departamento de Naciones Unidas que se encarga de dirigir las operaciones y trabaja para crear las condiciones adecuadas para una paz duradera en un país afectado por un conflicto.
  • Business for the Rule of Law: marco que proporciona orientación sobre cómo las empresas pueden respetar y apoyar el estado de derecho.
  • Business for Peace: iniciativa que apoya las empresas en la implementación de prácticas empresariales responsables en zonas afectadas por conflictos o de alto riesgo.
  • Derechos del niño y principios empresariales: principios elaborados por el Pacto Mundial de Naciones Unidas junto con UNICEF y Save the Children, que establecen las acciones empresariales para respetar y promover los derechos del niño, con incidencia en temas educativos.
  • Business Call to Actioniniciativa promovida por el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), es una iniciativa que busca instar al sector privado a implementar modelos de negocio innovadores que combinen beneficio e impacto sobre el desarrollo.
  • Business: It’s Time to Act: guía desarrollada como parte de la Plataforma de Acción del Trabajo Decente en las Cadenas Globales de Suministro del Pacto Mundial de Naciones Unidas, que ofrece una visión general de los pasos que las empresas pueden tomar para ayudar a eliminar la esclavitud moderna, al tiempo que destaca recursos clave, iniciativas y oportunidades de participación para apoyar la acción comercial.
  • Decent Work in Global Supply Chains: informe que recoge desafíos y oportunidades clave que enfrentan las empresas en sus esfuerzos por desarrollar estrategias de adquisición más sostenibles. También ofrece ejemplos prácticos de las medidas adoptadas para combatir los problemas urgentes de derechos humanos en las cadenas de suministro y hace referencia a iniciativas y recursos para obtener más orientación sobre estos temas.

Datos y cifras del ODS 16

  • 5,1 billones de personas, dos tercios de la población mundial, carecen de acceso significativo a la justicia. Las mujeres y los niños son los más afectados: mil millones de niños son víctimas de violencia mientras la mitad de las mujeres piensan que no tiene sentido informar casos de acoso sexual de la policía.
  • Según el Global Peace Index, el impacto de la violencia en la economía global fue de 14,1 billones de dólares en 2018, mientras que dos tercios del gasto público fue hacia la seguridad militar e interna.
  • El registro del nacimiento es un derecho humano. Sin embargo, menos de tres cuartas partes de los niños menores de 5 años de todo el mundo están registrados.
  • Del 1 de enero al 31 de octubre de 2018, las Naciones Unidas registraron y verificaron un total de 397 asesinatos a defensores de derechos humanos, periodistas y sindicalistas en 41 países. Cada semana, un promedio de nueve personas fueron asesinadas en la vanguardia de los esfuerzos por construir sociedades más inclusivas e igualitarias: un aumento con respecto al promedio de una víctima por día entre los años 2015 y 2017.
  • En el año 2016, casi la mitad de las víctimas de trata de personas que fueron detectadas a nivel mundial fueron mujeres adultas y alrededor de un 23% fueron niñas. La mayoría de las víctimas de trata de personas fueron sometidas a la explotación sexual (alrededor de un 59%) y más de un tercio, a trabajos forzosos.
  • La cantidad de víctimas de homicidio aumentó en un 11%, desde 419.000 en el año 2000, a 464.000 en 2017.
  • Alrededor de un 80% del total de las víctimas de homicidio fueron hombres, pero las mujeres constituyeron la mayoría (64%) de las víctimas en los casos de homicidio cometido por el compañero íntimo o por un miembro de la familia. En el caso de los homicidios por parte del compañero íntimo, la proporción de víctimas mujeres fue incluso mayor, alcanzando un 82%.
  • La corrupción, el soborno, el robo y el fraude fiscal cuestan alrededor de 1,26 billones de dólares para los países en desarrollo al año; esta cantidad de dinero podría ser utilizada para elevar por encima de los 1,25 dólares diarios a las personas que viven con menos de ese dinero durante un mínimo de seis años.

Metas del ODS 16

  • Reducir considerablemente todas las formas de violencia y las tasas de mortalidad conexas en todo el mundo.
  • Poner fin al maltrato, la explotación, la trata, la tortura y todas las formas de violencia contra los niños.
  • Promover el estado de derecho en los planos nacional e internacional y garantizar la igualdad de acceso a la justicia para todos.
  • Para 2030, reducir de manera significativa las corrientes financieras y de armas ilícitas, fortalecer la recuperación y devolución de bienes robados y luchar contra todas las formas de delincuencia organizada.
  • Reducir sustancialmente la corrupción y el soborno en todas sus formas.
  • Crear instituciones eficaces, responsables y transparentes a todos los niveles.
  • Garantizar la adopción de decisiones inclusivas, participativas y representativas que respondan a las necesidades a todos los niveles.
  • Ampliar y fortalecer la participación de los países en desarrollo en las instituciones de gobernanza mundial.
  • Para 2030, proporcionar acceso a una identidad jurídica para todos, en particular mediante el registro de nacimientos.
  • Garantizar el acceso público a la información y proteger las libertades fundamentales, de conformidad con las leyes nacionales y los acuerdos internacionales.
  • Fortalecer las instituciones nacionales pertinentes, incluso mediante la cooperación internacional, con miras a crear capacidad a todos los niveles, en particular en los países en desarrollo, para prevenir la violencia y combatir el terrorismo y la delincuencia.
  • Promover y aplicar leyes y políticas no discriminatorias en favor del desarrollo sostenible.

Periódicamente organismos nacionales e internacionales publican informes y reportes especializados de donde se han extraído los datos: