El poder de los Diez Principios del Pacto Mundial de las Naciones Unidas como herramienta para la respuesta corporativa a la pandemia.

El poder de los Diez Principios del Pacto Mundial de las Naciones Unidas como herramienta para la respuesta corporativa a la pandemia.

El Pacto Mundial de Naciones Unidas hace un llamamiento a todas las empresas para que adopten medidas colectivas a fin de frenar el brote de COVID-19, apoyar a los trabajadores y facilitar la continuidad de las empresas para una rápida recuperación.

Ofrecer apoyo financiero:  Contribuya con fondos al Fondo de Respuesta Solidaria de Covid-19 para apoyar a la Organización Mundial de la Salud (OMS) y a sus asociados en un esfuerzo masivo por ayudar a los países a prevenir, detectar y gestionar el nuevo coronavirus, en particular a aquellos en los que las necesidades son mayores.

Manténganse unidos:  Es responsabilidad de las empresas respetar, proteger, cooperar y apoyar a la comunidad mundial para normalizar la situación, de conformidad con los Diez Principios del Pacto Mundial de las Naciones Unidas y en el espíritu de la solidaridad internacional.

Un llamamiento a las empresas para que anclen su respuesta al COVID-19 a los Diez Principios

Derechos Humanos

  • Asegurar que cualquier medida implementada para abordar el COVID-19 sea accesible sin discriminación de ningún tipo como raza, color, discapacidad, edad, género, religión, opinión política o de otro tipo, origen nacional o social, propiedad, nacimiento, orientación sexual, identidad de género u otra condición.
  • Asegurarse de que se preste la atención necesaria y adecuada a las necesidades de los más excluidos y/o vulnerables.

Normas laborales

  • Responda con flexibilidad, compasión y solidaridad al impacto en sus empleados y sus socios comerciales, especialmente en las pequeñas y medianas empresas.   Sus esfuerzos por limitar los impactos financieros no deben hacerse a expensas de los derechos y el bienestar de los trabajadores.
  • Asegure la continuidad estable de los ingresos y las prestaciones a pesar de las modalidades de trabajo flexibles:  El hecho de no trabajar por enfermedad, cuarentena o cuidado de un familiar enfermo puede dar lugar a la pérdida de salario o de empleo.  Asegurar la continuidad de los ingresos en estos casos prestando especial atención a las trabajadoras que a menudo asumen la carga del cuidado y a los trabajadores en situaciones de empleo precario, como los trabajadores con salarios bajos, los trabajadores con contratos y los trabajadores sin ninguna cobertura de protección social.
  • Los contratos actuales deben cumplirse en la mayor medida posible.  El compromiso con los proveedores es esencial para garantizar condiciones de trabajo decentes en las cadenas de suministro mundiales, al tiempo que se apoya la continuidad de las empresas al permitir la flexibilidad en la entrega y las cuotas. 
  • Aplicar los principios de prevención y garantizar un entorno de trabajo seguro limitando la exposición de los empleados al Coronavirus en el lugar de trabajo mediante el establecimiento de medidas de protección personal (higiene de las manos), medidas ambientales (limpieza de las superficies) y disposiciones laborales (disposiciones para trabajar desde el domicilio en la mayor medida posible, reducción del contacto entre personas).

Medioambiente

  • Fomentar el teletrabajo y las reuniones virtuales que tendrán un impacto positivo en el clima debido a la reducción de las emisiones de CO2 causadas por los viajes.  Asegurar el seguimiento de los impactos ambientales positivos del teletrabajo y las reuniones virtuales sobre su huella de carbono para evaluar qué prácticas podrían fomentarse a largo plazo.

Anticorrupción

  • Fomentar la confianza mediante comunicaciones y políticas coherentes, inclusivas y transparentes. 
  • Asegurar que los productos y servicios se distribuyan y vendan de manera ética.

Orientación adicional: economía y finanzas

  • Las empresas y sus directores financieros pueden trabajar conjuntamente con los bancos e inversores para garantizar la continuidad de los negocios y mitigar el impacto de la pandemia en las operaciones, especialmente cuando existe un riesgo de interrupción de los productos y servicios esenciales, incluso en las industrias de la salud, los alimentos y la logística. 
  • Los bancos pueden ofrecer líneas de crédito especiales y flexibilizar los plazos de reembolso de los productos crediticios existentes para las poblaciones de mayor riesgo y las empresas que ofrecen productos y servicios esenciales.
  • Los bancos comerciales y de desarrollo pueden estructurar instrumentos de financiación mixta aprovechando los fondos filantrópicos y de donantes, y repercutirlos en las inversiones para financiar empresas comerciales que apoyen las actividades fundamentales de prevención y mitigación que requiere la crisis.
  • Las compañías de seguros pueden garantizar el pago rápido y sin contratiempos de las prestaciones del seguro de discapacidad a corto plazo y del seguro de desempleo para los empleados y otros trabajadores afectados por COVID-19.
  • Las empresas de atención de la salud y de seguros médicos pueden trabajar juntas para aliviar la carga financiera de los pacientes que requieren cuidados críticos relacionados con el brote.
  • Los inversores pueden flexibilizar los plazos de reembolso temporal de los productos de renta fija pendientes para las empresas que ofrecen productos y servicios esenciales. 
  • Los inversores de impacto pueden invertir en empresas comerciales que apoyen las actividades de prevención y mitigación críticas requeridas por el COVID-19.

Para información específica de la ONU sobre la temática pinche aquí.

Puede encontrar la orientación de la ONU sobre los acuerdos de trabajo flexibles en el siguiente enlace.

Para obtener información actualizada sobre la situación de la OMS, siga este enlace.