La emergencia sanitaria del COVID-19 ha llevado a los países a una situación sin precedentes, una crisis global en la que hoy más que nunca es urgente sumar esfuerzos y arrimar el hombro para entre todos frenar el impacto social y sanitario. Facilitar la continuidad de la prestación farmacéutica al conjunto de la sociedad ha sido el objetivo esencial marcado por la Organización Farmacéutica Colegial desde el inicio. Un objetivo alineado al ODS 3 de la Agenda 2030 de Naciones Unidas y a la necesidad de llevar a cabo actuaciones encaminadas a preservar la salud de todos los ciudadanos, sin dejar a nadie atrás.

Los farmacéuticos, como profesionales sanitarios, estamos respondiendo ante actual crisis sanitaria del COVID-19 con propuestas al Ministerio de Sanidad y las Consejerías de Sanidad, desde el Consejo General y los Colegios de Farmacéuticos. Estamos en permanente contacto con las autoridades sanitarias, ofreciendo soluciones para asegurar la continuidad de los tratamientos y reclamando también la protección de los profesionales sanitarios que están en la primera línea de atención sanitaria.

Contamos unos extraordinarios profesionales sanitarios que lo están dando todo en esta emergencia, y a los que nunca estaremos lo suficientemente agradecidos. Más de 74.000 farmacéuticos estamos actuando en la investigación, en laboratorios, hospitales, atención primaria, salud pública, farmacia militar y, por supuesto, en la farmacia comunitaria.

Una red en la que trabajan 54.000 farmacéuticos que diariamente están actuando con la máxima responsabilidad, aconsejando, detectando pacientes, trasmitiendo tranquilidad y advirtiendo de la importancia de seguir las recomendaciones. Una red que está demostrando y desplegando todo su valor sanitario y social para ayudar a la población y a las autoridades sanitarias.

Queremos garantizar que los pacientes más vulnerables no salgan de sus hogares y continúen teniendo sus medicamentos. Para ello, las más de 22.000 farmacias y las 200.000 personas voluntarias de la Cruz Roja hemos sumado fuerzas para facilitar la entrega a domicilio de medicamentos a pacientes en cuarentena, con problemas de movilidad, con enfermedades respiratorias, inmunodeprimidos, diabéticos o con enfermedades cardiovasculares. Un acuerdo que ha sido autorizado por el Ministerio de Sanidad y que se está extendiendo en las diferentes Comunidades Autónomas.

También, gracias a una autorización del Ministerio de Sanidad, en algunas Comunidades Autónomas, como Cataluña, Cantabria o Andalucía, pacientes que hasta ahora tenían que ir hasta su hospital a recoger la medicación, ahora pueden hacerlo a través de su farmacia comunitaria, evitando desplazamientos  a pacientes a los que debemos proteger especialmente en esta emergencia.

Otro colectivo muy importante son las mujeres víctimas de la violencia de género, para el que hemos extendido por muchos puntos de España la iniciativa Mascarilla 19, surgida en Canarias y que está facilitando la denuncia a través de las farmacias que se ponen en contacto con el teléfono de emergencia. También estamos colaborando con la Guardia Civil para en el caso de detectar personas que no están reclamando su medicación ponerlo en su conocimiento ya que puede ser un indicio de que necesiten ayuda.

Es el momento de estar unidos y por eso los farmacéuticos estamos donde nos corresponde, apoyando a los ciudadanos, desde la absoluta lealtad a las autoridades sanitarias y sumando para que juntos salgamos de esta situación cuanto antes. Una vocación sanitaria y de servicio público que demostramos cada día y que nos hace aliados esenciales en la emergencia actual.

Jesús Aguilar. Presidente del Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos de España.