Una geopolítica cambiante, la transición digital, la degradación del medioambiente y el cambio climático plantean grandes retos, pero también son oportunidades para fomentar un cambio positivo hacia sociedades más democráticas e inclusivas. En este contexto, la Comisión Europea y el Alto Representante han adoptado una Comunicación Conjunta y un nuevo Plan de acción de la UE sobre derechos humanos y democracia para 2020-2024. Además, han presentado una propuesta conjunta al Consejo para que actúe por mayoría cualificada en las cuestiones que se incluyen en el Plan, lo cual refleja su importancia estratégica. Su objetivo es fomentar una toma de decisiones más rápida y eficiente sobre los derechos humanos y la democracia.

El alto representante y vicepresidente, Josep Borrell, ha declarado con relación a este Plan de Acción que “las situaciones de crisis, como la que estamos viviendo por la pandemia de coronavirus, plantean especiales retos en lo relativo al ejercicio efectivo y la protección de los derechos humanos y ponen a prueba el funcionamiento de nuestras democracias. Es ésta una oportunidad para que Europa alce la voz en defensa de sus valores e intereses. Necesitamos el valor y la ambición suficientes para afrontar juntos los retos. Por ello, proponemos un plan ambicioso para defender los derechos humanos y la democracia en todo el mundo mediante el empleo de todos nuestros recursos de manera más rápida y eficaz”.

El nuevo Plan de Acción, basado en los logros de los anteriores, define las prioridades y las acciones clave para los cinco próximos años y marca el compromiso de garantizar que la UE desempeñe un papel más importante en la promoción y defensa de los derechos humanos y la democracia en toda su acción exterior. El Plan de Acción consta de cinco líneas:

  1. Proteger y empoderar a las personas.
  2. Construir sociedades resilientes, inclusivas y democráticas.
  3. Promover un sistema mundial en materia de derechos humanos y democracia.
  4. Aprovechar las oportunidades y afrontar los retos que plantea el uso de las nuevas tecnologías.
  5. Obtener resultados gracias a la colaboración.

Estas cinco líneas de acción servirán de base para las medidas operativas que se apliquen a nivel nacional, regional y multilateral, teniendo en cuenta las circunstancias y peculiaridades locales. En relación con el sector privado, el Plan recoge una serie de medidas en la tercera línea de acción, en la que se promueve un sistema mundial en materia de derechos humanos y democracia:

  • Colaborar con el sector empresarial en la defensa y promoción de los derechos humanos, en medidas anticorrupción y con las mejores prácticas en materia de responsabilidad social de las empresas, en diligencia debida, en rendición de cuentas y en el acceso a los recursos de manera participativa (por ejemplo, las cadenas de suministro, la tolerancia cero con respecto al trabajo infantil).
  • Fortalecer la participación, incluida una mejor coordinación entre los servicios de la Comisión, el Servicio Europeo de Acción Exterior, el Representante Especial de la Unión Europea para los Derechos Humanos y los Estados miembros, para promover y apoyar activamente los esfuerzos de los países asociados para aplicar los Principios Rectores de las Naciones Unidas sobre las Empresas y los Derechos Humanos, en particular mediante planes de acción nacionales y las directrices pertinentes sobre la debida diligencia.
  • Apoyar a los grupos de interés en desarrollar los procesos, aplicar y fortalecer las normas sobre la empresa y los derechos humanos y la diligencia debida, y colaborar con los bancos de desarrollo y las instituciones financieras internacionales. Promover proyectos regionales, el aprendizaje entre pares y el intercambio de buenas prácticas.
  • Mejorar la participación empresarial en la creación de empleo decente, en desarrollo sostenible y la labor de promoción a lo largo de la cadena de suministro.
  • Desarrollar herramientas y material de formación sobre la empresa y los derechos humanos, la conducta empresarial responsable, el diálogo entre los sectores público y privado y la diligencia en materia de derechos humanos para permitir que las delegaciones de la UE intensifiquen su compromiso con la empresa y los derechos humanos.

Consulta el documento: EU Action Plan on Human Rights and Democracy 2020-2024