En la actualidad, el hambre en el mundo y el desperdicio de alimentos siguen siendo una problemática a nivel social y medioambiental que perjudica a nuestra sociedad, agravando la desigualdad entre personas y la creación de residuos innecesarios. Como empresa del sector alimentario, trabajamos en distintos programas para garantizar un derecho tan básico como es el acceso a la alimentación, a la vez que aseguramos la reducción de mermas y desperdicios durante el proceso productivo.

Además de lo comentado, el hecho de que Puratos sea una empresa pionera y líder en el desarrollo de innovaciones para la panadería, pastelería y chocolate, nos obliga a sensibilizar y concienciar a la sociedad y a todo el sector alimentario sobre una problemática que nos afecta de forma relevante: se calcula que, en 2019, unos 820 millones de personas padecieron hambre en el mundo y es fundamental entre todos corregir esta tendencia. Este dato pone de manifiesto el inmenso desafío que supone el alcanzar el Objetivo de Desarrollo Sostenible Hambre Cero (ODS 2) y el Objetivo de Producción y Consumo Responsables (ODS 12) descritos en la Agenda de 2030.

Puratos, como empresa multinacional familiar, hemos estado siempre muy comprometidos con nuestro planeta y la sociedad en general, ya que, desde las familias accionistas hasta cada uno de los empleados, creemos que lo que hacemos hoy va a asentar las bases para las futuras generaciones. Por este motivo, nos hemos comprometido a operar como una organización totalmente responsable y actuar bajo cinco pilares principales: la sostenibilidad de nuestro planeta, el abastecimiento responsable, las comunidades, el patrimonio de los productos y nuestros trabajadores. Todo ello con el fin de asegurar que no solo nuestra actividad afecta de forma positiva a nuestro entorno, sino que además promovemos un modelo de negocio sostenible.

En este sentido, queremos resaltar la apuesta por nuestro programa Cacao-Trace. Un programa íntegramente desarrollado por Puratos y centrado en la producción sostenible de chocolate con un sabor superior. El programa, presente en México, Costa de Marfil, Uganda, Vietnam, Filipinas y Papua Nueva Guinea, tiene el objetivo de generar valor en las comunidades locales donde actúa. Esto lo hace a través de la formación de todo el proceso de eficiencia en las plantaciones de cacao y en su posterior recogida y fermentación, así como el pago de primas a los cultivadores, además de un Bonus de Chocolate de 0.10€ por cada kilo de chocolate vendido. En 2019, mejoramos las condiciones de vida de 7.886 cultivadores, asegurando el acceso a la alimentación en las comunidades donde actuamos mediante la aportación de un bonus total de 288.000€.

Otra de las iniciativas emprendidas ha sido la adhesión a marcas Waste Warrior. Este manifiesto, firmado por varias empresas de prestigio, tiene el objetivo de realizar distintas acciones para reducir el desperdicio de alimentos en todas nuestras áreas de actuación. Como ejemplos ya implementados caben destacar: la creación de una APP Comedor para evitar la preparación de comidas extra, la donación a los trabajadores de los productos sobrantes en las pruebas realizadas en I+D y en el obrador, la renovación constante de la maquinaria de fábrica por soluciones más eficientes, la donación de productos no aptos para el consumo humano para la producción de comida animal y la venta de grasas extraídas de nuestros procesos productivos para la producción de biodiésel.

Estas y otras acciones forman parte de una estrategia con protocolos definidos que aseguran que la cantidad de desperdicios de alimentos en nuestra cadena de valor sea mínima.

Desde Puratos, seguiremos muy comprometidos con avanzar en nuevos planes que influyan de forma positiva en las comunidades locales, además de continuar innovando nuestros procesos productivos y nuestros procesos internos para aportar mejoras en los objetivos citados.

Jorge Grande Iglesias, director general de Puratos Iberia.