El tiempo se agota. Nos quedan tan solo diez años para alcanzar las 169 metas propuestas y todavía no hemos avanzado lo suficiente. Si bien hemos progresado en algunos campos: se ha reducido a la mitad la pobreza extrema y la mortalidad infantil en todo el mundo y se ha duplicado el acceso a electricidad en los países en desarrollo; aún quedan áreas de mejora urgentes como el cambio climático o las desigualdades en y entre países, en las que incluso, se han dado pasos hacia atrás.

Viendo el estado de los ODS actual, no podemos evitar pensar en los efectos que ha tenido la pandemia en la Agenda 2030. Sin embargo, ya antes de que ésta estallara existía un amplio consenso en que la transformación no estaba siendo lo suficientemente rápida ni había tenido el suficiente impacto. De hecho, todos las estimaciones mostraban entonces que no se estaba avanzando al ritmo suficiente y que, de seguir así, la Agenda 2030 sería papel mojado.

Es por ello que, en septiembre de 2019, durante la 74ª Asamblea General de Naciones Unidas, el Secretario General Antonio Guterres hizo un llamamiento a gobiernos, empresas y sociedad civil para que intensificaran su acción sobre los Objetivos globales, declarando los próximos 10 años como la Década de Acción sobre los ODS.

Una década para la que Naciones Unidas ha identificado tres ámbitos clave sobre los que trabajar con el objetivo de acelerar el avance de los ODS:

1. Movilización:

La ONU afirma que para lograr la Agenda 2030 es necesario que todas las personas del mundo conozcan y tomen conciencia de la importancia de su impacto en la misma. Los datos muestran que actualmente 3/4 ciudadanos (el 74%) a nivel mundial afirma haber oído hablar de los ODS, un dato que, a pesar de ser bastante positivo, no resulta suficiente si tenemos en cuenta lo ambicioso de las metas marcadas.
Por ello, desde la Red Española del Pacto Mundial se alienta a las empresas a que actúen como activistas del cambio y generen un liderazgo colectivo. Todo ello con el fin de que la Agenda 2030 traspase las fronteras de los departamentos de RSE y sostenibilidad y permee en toda la organización. De este modo, a través del sector empresarial se estará llegando a la sociedad general, y aumentando la conciencia colectiva sobre el desarrollo sostenible.

2. Aumento de la ambición:

Naciones Unidas señala que, si los Objetivos marcados son ambiciosos, también deben serlo las acciones puestas en marcha para conseguirlo. En este sentido, todos los actores han de apuntar más alto y elevar su nivel de ambición, a través de compromisos y medidas claras, concretas y medibles que impacten a gran escala en los 17 ODS. Precisamente con este objetivo el Pacto Mundial de Naciones Unidas ha lanzado en los últimos años varias iniciativas dirigidas a aumentar la ambición empresarial en diferentes áreas críticas como el cambio climático o la desigualdad de género. Éstas son:

  • Business Ambition for 1.5°C: iniciativa que alienta a las empresas a establecer compromisos climáticos en consonancia con la limitación del aumento de la temperatura global a 1,5°C.
  • Target Gender Equality: este programa ayuda a las organizaciones a establecer objetivos empresariales ambiciosos en términos de representación y liderazgo de las mujeres.
  • SDG Ambition facilita a las empresas el establecimiento de compromisos cuantificables y con límite de tiempo alineados con los 17 ODS y a integrar la Agenda 2030 en sus modelos de negocio.

3. Soluciones innovadoras:

Ya en el Objetivo 9 de la Agenda 2030 Naciones Unidas deja constancia de que la innovación es esencial para la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Y es que ahora más que nunca, se requieren ideas y soluciones realmente innovadoras que sean capaces de cambiar las reglas del juego: acuerdos globales entre gobiernos y empresas, iniciativas sectoriales entre compañías, tecnologías que hagan posible lo imposible o inversiones sostenibles con un verdadero impacto sobre los ODS.

Para ello, debemos tener en cuenta que la innovación lleva aparejado el trabajo en equipo puesto que los grandes avances nacen de la unión. Por ello, desde la Red Española impulsamos la colaboración entre actores a través de grupos de trabajo nacionales e internacionales y promovemos la difusión de buenas prácticas a través de nuestra plataforma COMparte. Ésta cuenta con más de 700 buenas prácticas de organizaciones españolas alineadas con la Agenda 2030 y los Diez Principios, las cuales sirven de ejemplo e inspiración para otras organizaciones.